dijous, 21 de gener de 2021

'Simón' - Miqui Otero

Tan solo diez años después de aquel soplo de aire fresco que representó Hilo musical (Alpha Decay, 2010) primera obra de Miqui Otero (Barcelona, 1980) en el panorama de las letras españolas, llega lo que sin duda es la novela más madura, humana y redonda de cuantas Otero haya escrito a día de hoy, que no por ello la mejor, como bien decían aquellos: lo mejor está por venir.

Aquellos lejanos Tristán, el Capitán NemoAlma y El Submarino se tornan en este Simón en: SimónRicoEstela y El Baraja, protagonistas absolutos de esta magnífica obra a la que tan solo podemos recriminar su extensión, para gusto personal del que esto suscribe: breve. Ese dibujo de unas tijeras enmarcado no debería haber hecho su función antes de acabar colgado en la pared o bien podría haberse editado la novela en dos o incluso tres tomos, como Vernon Subutex, por poner un ejemplo contemporáneo.

Simón, la novela, inicia su andadura en la Barcelona borracha de olimpiadas del verano de 1992 y acaba 400 páginas más allá, en la primavera de 2018, la que debía haber sido la Primavera Catalana tras las votaciones del 1 de octubre del año anterior.

En esos 26 años conocemos la historia de Simón Rico, el protagonista de esta novela, por algo la misma lleva su nombre en el título, pero también conocemos a su primohermano Ricardo Rico; a los padres de ambos: las hermanas Dolores y Socorro Merlín y los hermanos Lolo y Elías Rico; a la fauna del Baraja: la Chula, el Juez, el Queyalosé, el Lecturas, el Capitán o a Ringo; al misterioso el Sastre; a los amigos de ambos en todos esos años: Betty/Beth, Biel, Ona, Estela Candela.

                                                     “Todo está en los libros”

Es la frase que Rico le dice siempre a Simón cuando este cuenta con ocho años de edad, en ese verano del 92. Rico es para Simón un faro que le guía, la voz de la experiencia, un amigo para sus juegos, un auténtico primohermano. Su vida en el bar Baraja, el bar que regentan sus padres, les unió casi como fueran hermanos, aun siendo primos, por eso ellos se denominan primohermano.

Simón es más que una novela, es una vida, contada de forma magistral por Miqui Otero, que dota a todos sus personajes de vida propia (habrá spin off de alguno de ellos en un futuro) les hace subir y bajar, reír y llorar, pararse y correr y todo ello con una sutileza, un vocabulario, una emoción y una magia que sin duda hace de Simón un clásico contemporáneo.

Poco tiene que ver en que un servidor haya visto pasar su vida en esas páginas. También mi adolescencia tuvo lugar en un bar regentado por mi madre, con todos esos parroquianos de extraños apodos venidos de cualquier parte de la península compartiendo tardes con chatos de vino y noches de Sant Joan hasta altas horas de la madrugada comiendo la famosa coca catalana de Sant Joan y mis primeras copas de cava. También mi vida giró en torno a la vida de mi primo un año mayor que yo, siendo un servidor hijo único tuvo que buscar compañeros de juegos en sus primos, vecinos de toda la vida en un conocido barrio barcelonés hasta que finalmente marcharon de él cuando es que esto suscribe ya se había casado.

No, Simón tiene vida propia y no una, muchas, pero sin duda, en alguna de esas vidas, veremos reflejada una parte de la nuestra. Ahí radica la grandeza de Simón como novela, representa pequeñas porciones de nuestra propia vida. Por eso llega al corazón. Amén del gran trabajo que Otero hace en su redacción, básica para el triunfo final de la misma. Su lectura no dejará indiferente a nadie y con total probabilidad esos personajes y esos lugares que rondan nos llevarán en algún instante a esos tiempos pretéritos que vivimos todos y que nos hicieron llegar al punto exacto en el que hoy en día estamos: invierno de 2021.

Simón, el personaje, representa sin quererlo, ese “héroe” de fábula que todos llevamos, alguna vez, dentro.

SALVA G.


 Título: Simón

Autor: Miqui Otero

Editorial: Blackie Books

Edición: 1ª edición, septiembre de 2020

Número de páginas: 447 pp.

I.S.B.N. 978-84-18187-30-8

dilluns, 18 de gener de 2021

'Vardø. La isla de las mujeres. de Kiran Milwood Hargrave' - Kiran Milwood Hargrave


Vardø es una pequeña y fría isla de pescadores en el noroeste de Noruega. El 24 de diciembre de 1617 los hombres del pueblo están pescando en alta mar. 10 barcos. 40 hombres. Una terrible tormenta se desata. Nueve días después de que el cielo caiga sobre la tierra los hombres regresan a ella. Pero no lo hacen en barco. Es el mar quien uno a uno los arrastra hasta la orilla en la calita negra. Sin ellos, viudas y/o huérfanas, pero todas ellas solas, luchan por salir adelante en un mundo sin hombres. De un patriarcado absoluto pasan a un matriarcado obligado. Deben tomar la decisión de salir a pescar si quieren sobrevivir. Cuatro meses después de la tragedia arriba al pueblo desde Varanger el pastor Nils Kurtsson. Este no les ofrece palabras de confort. Sus sermones son fríos y apáticos. En cuanto pronuncia el último amén del sermón sale disparado a sus aposentos.

Esto vendría a ser el primer capítulo del libro: La tormenta

Dieciocho meses después del terrible suceso llega al pueblo Absalom Cornet un escocés experto en la caza de brujas (esto último literal no figurativamente, no tiene nada que ver con la que inició el senador Joseph McCarthy) junto a su joven esposa Ursa. Con su llegada empiezan los chismorreos, las idas y las venidas, los temores, el querer saber, el esconder y el juego a dos bandas. Ursa, la mujer del comisario Cornet se posiciona del lado de las mujeres de Vardø, debido en parte a que no tolera los actos de su marido, y en parte, su unión fue forzada por el padre de esta al no poder hacerse cargo de ella y su enferma hermana tras la muerte de su mujer y la pérdida de casi todo su dinero.

Esto vendría a ser el segundo capítulo del libro: La llegada

En el último de ellos, titulado La caza, poco a poco, el comisario va deteniendo a las mujeres por brujas. ¿Qué debe hacer una mujer para ser considerada bruja? Pues muy poco o en realidad casi nada: estar en desacuerdo con tus vecinos, usar hierbas medicinales, no ser cristiana, bordar en el Sabbat, usar un lenguaje que no se considera femenino o incluso vestir de forma excéntrica. O como les pasó a las mujeres de Vardø: invocar al viento para crear una tormenta y matar a sus maridos.

La misma ley estaba en su contra. El rey Cristián IV escribió un decreto sobre brujería en Dinamarca y Noruega en 1617.

Efectivamente, tenían las de perder.

Kiran Millwood Hargrave (Londres, 1990) se vale de una historia real para ficcionar una relato donde las mujeres son las absolutas protagonistas. Aunque hay muchas en la novela destacaremos a Marten, que pierde a su padre, a su hermano y a su prometido, y a Ursa, la joven mujer de ciudad que en un tiempo fue adinerada y que acaba en un pueblo costero de mala muerte siguiendo a su cruel marido, y la amistad que nace entre ellas, llegando incluso al amor.

La autora consigue con su prosa pausada llevarnos a ese pueblo donde a simple vista nunca pasa nada pero donde en realidad pasa de todo detrás de cada una de las puertas de las casas del mismo.

Vardø, la novela, es inquietante, casi tanto como el pueblo tras la llegada del comisario. Oscuro, como los días de invierno en él. Pero también un canto a la amistad, a la fuerza de un pueblo abatido por la desgracia, a la lucha constante contra todo tipo de elementos externos. Sí, Vardø bien podría ser un canto desesperado a la  vida  detrás de tanta muerte.

SALVA G.


 Título:  Vardø.La isla de las mujeres. de Kiran Milwood Hargrave

Autor: Kiran Milwood Hargrave

Traducción: Aitana Vega Casiano

Editorial: Ático de los libros

Edición: 1ª edición, septiembre de 2020

Número de páginas: 340 pp.

I.S.B.N. 978-84-17443-61-1

divendres, 15 de gener de 2021

Los chicos de la Nickel / Els nois de la Nickel' - Colson Whitehead (Premio Pulitzer 2020)


La última novela de Colson Whitehead (Nueva York, 1969), flamante ganador (de nuevo) del prestigioso Premio Pulitzer de Novela 2020, se vuelve a basar en un hecho real para contar una dura historia sobre los problemas raciales que golpean día tras día Estados Unidos (lo vemos a diario en la televisión: George FloydJacob Blake)

En Los chicos de la Nickel el nombre el Elwood Curtis, que al igual que los anteriormente citados su único delito es ser afroamericano.

Curtis es un adolescente pobre, huérfano y negro que siente auténtica devoción por los discursos de Martin Luther King, que escucha en el viejo tocadiscos de su abuela Harriet (¿tendrá algo que ver Araminta Ross en la elección del nombre de la abuela por parte de Whitehead?) y por los libros de James Baldwin. Las ideas de este último por los derechos civiles le incitan a convertirse en un estudiante prometedor para poder soñar con un futuro digno. Pero el día más importante de su vida, cuando ya está yendo a la Universidad, un malentendido hace que Curtis acabe con sus huesos en la Academia Nickel, un reformatorio que se vanagloria de convertir a sus internos en hombres hechos y derechos.

Una instrucción física, intelectual y moral hace de los chicos internos personas de bien, pero en realidad este lugar oculta un gran secreto.

Allí conoce a Turner y ambos vivirán a su manera el encierro en la Nickel.

Los chicos de la Nickel está basado en el estremecedor caso real del colegio masculino (reformatorio) Arthur G. Dozier en Marianna, Florida que estuvo en funcionamiento durante más de un siglo y acabó con la vida de miles de niños. En el año 2014 se encontraron los restos de más de 80 de estos jóvenes enterrados en el cementerio del centro, tras haber clausurado el mismo el año 2011 tras varios alegatos sobre torturas, abuso sexual, golpes y asesinatos que sucedieron en las décadas de 1940, 1950 y 1960.

Whitehead divide la historia en tres capítulos perfectamente diferenciados. El primero de ellos es poner al lector en antecedentes, dibujando la vida de Elwood con su abuela Harriet. Estamos en la década de los sesenta. Elwood vive en Frenchtown (Tallahassee) en época de segregación racial en Estados Unidos. Época regida por las leyes Jim Crow, aquella que segregó las escuelas públicas, los lugares públicos, el transporte público, baños, restaurantes y hasta fuentes de agua potable.

Todo es, dentro de lo que cabe, bucólico. Hasta el día en que Elwood gracias al Sr. Hill, su profesor en el instituto consigue ir a la Universidad. Estar en el sitio y el momento equivocado le trae a Elwood demasiados problemas. Montarse en ese coche para llegar a la Universidad hace que su vida cambie radicalmente.

El segundo capítulo del libro es aquel que recoge las vicisitudes del protagonista en la Nickel. Los maltratos, el terror, los abusos, una cárcel a buen seguro que torna la lectura claustrofóbica, tensa, y donde el lector, a buen seguro, se teme lo peor, sobre todo desde el momento en que Elwood y Turner planean fugarse, sabiendo como saben que si lo hacen lo más probable es que acaben muertos.

Aquí Whitehead parece que no quiere echar mucha leña al fuego, no quiere entrar en el morbo de contar con pelos y señales lo que de verdad ocurría en el reformatorio. Aboga más por el final de la historia que por el camino andado para llegar a ella.

Por suerte la tercera parte hace que la novela gane enteros. Su resolución además de ser toda una sorpresa, resulta magnífica. Y es ahí donde Whitehead quería llegar. Es era su meta. Y sinceramente, llega como un auténtico campeón.

Los chicos de la Nickel bien podría haber tenido mil páginas, dentro de ese reformatorio habría cientos de historias que contar, pero Whitehead centra su novela en una de ellas que bien podría ser extensible al resto de internos y nos hace partícipes de un uso y abuso de la ley en contra de una raza, que sigue avergonzando al país aun a día de hoy.

Whitehead sigue revisando la historia de los Estados Unidos con cada una de sus novelas, mostrando las vergüenzas del país más contradictorio del mundo, aquel que creó unas leyes en las que su lema era: separados pero iguales.

Solo esperamos una versión cinematográfica digna, mientras estamos expectantes por la serie de El Ferrocarril Subterráneo, anterior libro de Whitehead, que estrenará Amazon en unos meses.

SALVA G.


 Título: Los chicos de la Nickel / Els nois de la Nickel

Autor: Colson Whitehead

Traducción: Luis Murillo Fort / Laia Font Mateu

Editorial: Random House / Edicions Del Periscopi

Edición: 1ª edición, septiembre de 2020

Número de páginas: 219 pp. / 256 pp.

I.S.B.N. 978-84-9942-904-5 / 978-84-1733-946-3

Popular