dimecres, 1 de juliol de 2020

'El Solitario' - Lorenzo Silva y Manuel Marlasca


Jaime Giménez Arbe (Madrid, 1956) tuvo en jaque durante 14 años, primero, a la Guardia Civil y su Unidad Central Operativa (UCO) y después a la Policía Nacional y su Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, mientras en ese lapso de tiempo atracaba uno tras otro Cajas de Ahorro y algún Banco de los cuales llegó a sustraer en total un botín de más de 740 mil euros, más de 120 millones de las antiguas pesetas. Su mejor botín ascendió a 111 mil euros, en Calas parra, Murcia, despidiéndose de los empleados del banco con un: “gracias por su colaboración”. Su peor atraco solo le proporcionó 800 míseros euros, en Sarria, Lugo, lo que con toda probabilidad provocó su enfado, hasta tal punto de dispararle en una pierna a un empleado del banco con munición calibre 45 GECO.

La sangre fría con la que actuaba en sus primeros asaltos, sus milimétricos procedimientos, su temple, su destreza en el manejo de las armas, la confianza en sí mismo y la facilidad con que cometía los atracos, hicieron de él el enemigo público número uno en 2004 cuando la policía emitió un cartel de “Se Busca”, un modus operandi rara vez utilizado para localizar a delincuentes comunes (sí se había hecho para miembros de ETA, Grapo o los terroristas del 11M) amén de matar a balazos a dos Guardia Civiles (previamente un Policía Nacional había resultado muerto en una refriega entre un grupo de agentes y Giménez Arbe a la salida de una oficina bancaria, aunque todo apunta que dicho agente murió por el fuego amigo.

El Solitario, así se le empezó a conocer a Giménez Arbe no se tenía por un vulgar ladrón de bancos, él era más un expropiador de bancos, una especie de Robin Hood moderno, lástima que todo lo robado fuera para él y su novia brasileña y no para el pueblo oprimido.

Los periodistas Lorenzo Silva (Madrid, 1966) y Manuel Marlasca (Madrid, 1967) junto al ilustrador Cristóbal Fortúnez (Santiago de Compostela, 1980) dan forma a esta oscura historia de la España negra de forma matemática, arrebatadora y concisa, en una novela psuedo gráfica (no es un cómic propiamente dicho, hay más letra que dibujo, pero las ilustraciones pueden llevar a esa interpretación) que atrapa desde la primera página.

Tras su lectura conocemos la vida de Giménez Arbe: no vivía debajo de un puente para necesitar robar; tenía su propia visión del mundo en el que habitaba; aun viendo la frialdad de sus actos parece ser que todo lo hacía por amor; era minucioso con todo lo que hacia, hasta el punto de guardar en su casa el DNI robado a un empleado en Viveiro en el segundo de sus robos allá por el año 1994.

El 23 de julio de 2007, en Figueira da Foz, ciudad costera perteneciente a la Región de Coimbra en nuestra vecina Portugal, miembros de la Policía Judiciária portuguesa en colaboración estrecha con los cuerpos de la Policía Nacional y la Guardia Civil española, llevaron a cabo la detención de El Solitario justo cuando este tenía previsto realizar un último atraco con el que poder viajar a Brasil y contraer matrimonio con su novia de entonces, Iris Roberta Martins, poniendo fin con ello a 14 años de delitos continuados, tres muertes y tener en jaque a los cuerpos de seguridad del estado.

Giménez Arbe no era un recién llegado al mundo criminal. Su primera detención databa de 1972, cuando sólo tenía dieciséis años. Fue arrestado junto a su hermano Álvaro y a José Antonio Martín Gardoqui, el que fuera batería de la exitosa banda madrileña Burning. Entre 1976 y 1977 fue detenido en Londres y en Malmö (Suecia) por tráfico de drogas. Y se cree que varios de sus viajes a Suecia, Noruega y Finlandia fueron para introducir ilegalmente anfetaminas en el norte de Europa, trabajo que realizaba con su primera esposa. En 1978 la Brigada de Investigación Criminal le detuvo con trescientas recetas falsas de Maxibamato. En 1982 fue detenido por un presunto apuñalamiento en un pub durante una bronca. Tenía denuncias de sus vecinos de Las Rozas por pequeños conflictos: peleas e intentos de atropellos.

No, Giménez Arbe no resultó ser un santo y el tiempo lo puso en su sitio.

A día de hoy se encuentra en la prisión de Zuera. Con sesenta y tres años sus múltiples condenas son una garantía de que no saldrá en libertad hasta cumplir, como mínimo, los setenta años. Siempre que tiene la oportunidad, sigue interpretando el papel de su vida, el de El Solitario, histriónico egocéntrico con delirios de grandeza, aunque el paso del tiempo desdibujó su personaje hasta el punto de desaparecer de la vida cotidiana, hasta hoy, cuando Silva, Marlasca y Fortúnez lo reviven en esta magnífica obra de orfebrería policial y lo ponen así en conocimiento de las nuevas generaciones.

SALVA G.

Título: El Solitario
Autor: Lorenzo Silva y Manuel Marlasca
Ilustraciones: Cristóbal Fortúnez
Editorial: Random Cómics
Edición: 1ª edición, marzo de 2020
Número de páginas: 185 pp.
I.S.B.N. 978-84-17247-65-2

dilluns, 29 de juny de 2020

'La Mujer del bosque' - John Connolly



El deshielo deja al descubierto en un bosque de Maine el cadáver de una mujer joven que por los análisis del cuerpo, parece que acababa de dar a luz antes de morir. ¿Dónde está el bebé, muerto, vive? Esta podría ser la breve descripción de lo que vamos a encontrar en este libro, pero. . .  nos dejaríamos casi todo lo demás. Y ahí está  la verdadera historia.

Charlie Parker comenzará la búsqueda de la criatura por encargo de su amigo y abogado Noxie Casting, pero el investigador en seguida va a darse cuenta que no está solo en esta búsqueda y que esta lleva activa desde que la mujer embarazada desapareció con su bebe todavía en su vientre y un misterioso libro escondido, hace ya cuatro años.

Aquí aparecen en escena dos personajes, casi de otro mundo Quayle y Mors que van dejando tras de si muerte y sufrimiento y que no están dispuestos a parar hasta conseguir el libro, aunque Charli tampoco está dispuesto a dejar que lo consigan, ‘of course’.

Intensa, muy intensa esta nueva entrega de la saga de Charlie Parker donde  John Connally tras este thriller de búsqueda, muerte y maltrato machista  juega la baza psicológica con nuestros fantasmas, los que cada uno tenemos en nuestras vidas y que a veces son incluso más reales que la propia realidad.

Brindis al sol por parte del autor al problema de racismo endémico en los estados del sur de EEUU, pero que ahora con la eclosión de la ultraderecha americana (thanks to Mr. Trump) se reproduce como un virus, también en los estados del norte, y por desgracia por todo el mundo.

Excelente historia con todos los ingredientes de la novela negra y escrita con la maestría habitual de John Connolly. 

Muy, pero que muy recomendable.

Marcial García 

La Mujer del bosque
John Connolly

Editorial: Tusquets Editores S.A.
Temática: Novela negra | Novelas de detectives
Colección: Andanzas | Serie Detective Charlie Parker
Traductor: Vicente Campos González
Número de páginas: 520
ISBN: 9788490668535
Año de edición: 2020

dijous, 25 de juny de 2020

'Mujeres que no perdonan / Dones que no perdonen' - Camilla Läckberg

 

¿Es ético matar a una persona? ¿resulta moralmente aceptable matarla si con ello salvamos una o más vidas?
Estas dos preguntas nos asaltan tras la lectura de la nueva novela de la aclamada escritora sueca Camilla Läckberg (Fjällbacka, 1974).
Si la ética se refiere a los principios generales que definen qué comportamientos son beneficiosos para todas las personas, está claro que no resulta muy ético matar a nadie. Pero si la moral se encarga de determinar qué conductas son adecuadas y cuáles no en un contexto determinado, es obvio que matar a tres maridos que a su manera restan libertad a sus tres mujeres, es moralmente aceptable.
Ingrid SteenBirgitta Nilsson y Victoria BrunbergVolkova tres años antes, son tres mujeres muy diferentes entre sí, pero con una maldición sobre ellas: sus maridos las tienen sometidas, por una u otra razón a su propia voluntad.
Ingrid dejó de lado su carrera profesional para criar a su hija Lovisa, fruto de su matrimonio con Tommy, actualmente director del periódico Aftonpressen. Él se lo paga liándose con una jovencita de la redacción.
Birgitta vive con un maltratador. Lleva pegándole desde antes que nacieran sus gemelos hace 22 años. Con un incipiente cáncer no se atreve ni a ir al médico por temor a que se descubran las secuelas de las palizas que Jacob, su marido, le mete día sí día también.
Victoria Volkova, como su propio apellido indica, es de procedencia rusa. Allí la conocían como La Princesa de la Mafia. Su relación con Yuri, un mafioso ruso hacía que viviera en un cuento de hadas. Hasta que la muerte le sobrevino a este último. Un tiro en el pecho acabó con su vida y con el sueño de Victoria. Siguiendo los consejos de su propia madre, Victoria huyó a Suecia con un matrimonio concertado. Lo que en un principio parecía una continuación de su sueño junto a un hombre que la quería, devino en una auténtica pesadilla. Victoria pasó a ser literalmente la esclava sexual de Malte Brunberg quien también le donó su apellido.
Tres años después de la llegada de Victoria a Suecia, la vida de ella y de las otras dos mujeres se hace insoportable y deciden matar a sus maridos.
Con esta premisa Läckberg teje una telaraña que unirá la vida de estas tres mujeres que solo tienen un fin en la vida, bueno dos, el primero, acabar con sus maridos para poder ser libres, y el segundo, poder vivir por fin su propia vida.
Läckberg resulta directa, concisa, sin florituras que rellenen una escritura que a la postre resulta sencilla pero efectiva. Sin duda estamos antes la novela negra más negra de la autora, fría y calculadora. La venganza es un plato que se sirve frío, pero también la libertad es un derecho básico para el ser humano. Y VictoriaIngrid y Birgitta es lo único que desean: libertad.
Con toda seguridad el movimiento #MeToo esté detrás de la escritura de Mujeres que no perdonan, el poder de las mujeres es infinito y éste comenzó con la valentía y el más absoluto de los derechos de romper el silencio en cuanto a situaciones de acoso y agresión sexual que cometían muchos hombres contra demasiadas mujeres. Casualmente hoy mismo apareció la noticia de que el famoso productor Harvey Weinstein ha sido acusado de más delitos sexuales y que una de sus demandantes era menor de edad en el momento en que se produjo dicho abuso. El propio Weinstein le amenazó con que nunca trabajaría en el cine si contaba algo. Sin duda había que acabar con esos comportamientos de abuso de poder y por supuesto de abuso sexual. Pero también es cierto que lo que Läckberg hace con sus protagonistas femeninas es justicia un derecho que todo el mundo debería tener.
Sí que encontramos empoderamiento femenino pero no creo que podamos hablar de venganza ya que lo que en realidad hacen esas tres mujeres es justicia.
No hay razón lógica de tratar a un ser humano como esos tres hombres tratan a sus mujeres, ni existe explicación razonable para comportarse como ellos lo hacen, más allá de ser seres inhumanos. Toda persona tiene un límite y para estas mujeres llegó un frío día de invierno.
Mujeres que no perdonan resulta como una sinfonía en la cual sus protagonistas consiguen un crescendo que desemboca e un apoteósico y explosivo final.
Como decían Metallica en el título de su tercer disco y el Juramento de Lealtad de los E.E.U.U en su línea final: “...y justicia para todos”...todas en este caso.
SALVA G.
Título: Mujeres que no perdonan /  Dones que no perdonen
Autor: Camilla Läckberg
Traducción: Claudia Conde / Marc Delgado
Editorial: Planeta / Amsterdam
Edición: 1ª edición, mayo de 2020
Número de páginas: 224 pp./ 208
I.S.B.N. 978-84-08-22961-2 / 9788417918262

Popular