dimarts, 29 de desembre de 2009

El Muro de Berlín - Frederick Taylor






El Muro de Berlín
Frederick Taylor
RBA Libros
1ª edición, 2009

Género: Ensayo / Historia
576 páginas
ISBN 9788498676365 

En este año 2009 se han cumplido 20 años de la caída del Muro de Berlín, que separaba dos mundos opuestos por la Guerra Fría, el comunista y el capitalista occidental. La ciudad empezaba a sacar la cabeza por encima de las miserias de la posguerra. Pero ¿qué pasó entre la caída de la capital alemana por parte de los dos grandes bloques, soviético y aliado, en 1945, y la construcción del muro en 1961? ¿Cómo se fundó y por que cayó la RDA? ¿Cuál fue la causa de la diferencia de desarrollos de ambos países alemanes?

Todas estas preguntas, anécdotas, datos y más están respondidas en este libro del británico Frederick Taylor detalladamente, con tal exactitud y sinceridad que en los pasajes de la historia donde los archivos soviéticos eran fundamentalmente necesarios para investigar, el autor reconoce los obstáculos a su acceso. Se incluyen biografías de los protagonistas de la edificación y de la caída del muro en todas las nacionalidades implicadas, las anécdotas curiosas y lamentables que surgieron tras los primeros años de su construcción, e incluso la vida de los berlineses en cada uno de los dos lados divididos.

Evidentemente, 44 años de historia dejan innumerables sucesos descritos con detalle, como la declaración del presidente Kennedy “Todos somos berlineses”, o la de su homólogo futuro en la presidencia de los EEUU Ronald Reagan a Mijail Gorbachov “Derribe ese muro”. Otros hechos patéticos como el bloqueo a la ciudad alemana por los soviéticos para convencer a sus habitantes de que se hicieran comunistas, resuelto mediante un Luftbrücke (puente aéreo) totalmente exitoso en 1948, o los célebres intentos de los habitantes de la RFA en conseguir ayudar y convencer a los compañeros del otro lado a cruzar la infranqueable barrera.

Sencillamente este libro es la enciclopedia del Muro de Berlín, con las imprescindibles ilustraciones incluidas, en el que el lector no solo encontrará los datos y explicaciones que busca sobre el tema, si no que también será atrapado por sus páginas gracias a la solvencia del escritor, con una historia que tiene como argumento, un pueblo que fue dividido por la voluntad de naciones externas, tras una guerra sangrienta en la que nadie les preguntó si querían intervenir.

Xavier Borrell

dissabte, 14 de novembre de 2009

El símbolo perdido - Dan Brown

El símbolo perdido
Dan Brown
Planeta Castellano
Empuries Catalán
Año 2009
576 páginas

Robert Langdon ha sido llamado a dar una conferencia en el Capitolio de la ciudad de Washington por su amigo el millonario masón Peter Solomon. Al llegar allí encuentra que dicha conferencia no existe y que alguien ha dejado una mano humana con el anillo de su amigo y unos tatuajes que simbolizan la búsqueda de un poder. La CIA rápidamente acudirá a Langdon, debido a una llamada de teléfono que dice que solo él puede descifrar las claves que necesita el secuestrador de Peter para encontrar la máxima sabiduría, con la condición de dejar a su amigo en libertad. Rápidamente nuestro protagonista se verá zambullido en una cuenta atrás repleta de  símbolos históricos, que le deben llevar al lugar donde se halla Solomon y posteriormente, donde se encuentra encerrado el poder que los antiguos masones que crearon la nación americana protegen de ajenos intereses. Para ello contará con la ayuda de Katherine Solomon, hermana de Peter, que a la vez está inmiscuida en un experimento con la mente humana, en relación  a la sabiduría masónica.

La cuarta novela de Robert Langdon le ha hecho volver a sus inicios en cuanto a la calidad de sus escritos. Pues en la fortaleza digital, su primer libro, el argumento en torno a un ordenador central  era soporífero, y en este a diferencia de los otros dos, ha vuelto a enredarse en símbolos, leyendas e interpretaciones filosóficas de una manera relativamente poco seria.
Dan Brown se defiende diciendo que todo lo que pone en su novela es real, pero hay que añadir que no es lo mismo real que relativamente real. Encuentra símbolos y enigmas en los lugares menos creíbles y los enlaza para llevarnos a la resolución del libro a su antojo. Un desenlace que ya hemos visto en múltiples ocasiones, dándonos a pensar que los escritores que no saben cómo acabar sus novelas, acuden a buscar la verdad en el mismo lugar (perdonen que no sea más exacto por no desvelar el final). Ya lo ha hecho él mismo en sus otras novelas, aunque por dos veces se le perdonaba, y lo han hecho múltiples escritores, como Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke con su monolito de 2001 una odisea del espacio, el primero que me viene a la cabeza, es decir el original creador de la idea, y muchos más.
Me enganché a Brown con El código da Vinci, continué viendo que era algo diferente con Ángeles y Demonios, me desilusioné con La fortaleza digital (aunque pensé que al ser su primera novela era lógico que la calidad fuera inferior) y con El símbolo perdido he perdido a un ídolo, pensaba que Dan Brown sería más inteligente y que con esta entrega escribiría algo diferente y acerté, pero diferente de pésimo.

Xavier Borrell