dilluns, 30 de setembre de 2019

'Ella no está' - Tamsin Grey


Lucy Mwembe es madre de dos niños: Jonah de nueve años y Raff su hermano pequeño. Ambos llaman Mayo a Lucy, así es como se conocen a las madres en Zambia, país originario de la familia de LucyRoland es el padre. Inglés. Viven en el sur de Londres. Ahora Roland está en la cárcel. Los hechos ocurridos en el llamado Sábado del enfado dieron con sus huesos entre rejas. Ese día, el padre de Jonah y Raff, arremetió con todas sus fuerzas contra uno de sus vecinos, Félix Curtis en un ataque violento. Aquel día la Yaya Mala, la madre de Roland quiso quedarse con la custodia de los niños. Bueno, en realidad uno de ellos, Jonah, a Raff quería meterlo en un orfanato. De ahí que su sobrenombre sea ese: la Yaya Mala.
La vida no es fácil. Pero hasta ese fatídico lunes de julio de 2013.
Jonah y Raff despiertan ese lunes y comprueban que su madre no está en casa. Jonah sabe lo suficiente de la vida como mantener su ausencia en secreto. Si alguien se entera de que Lucy los ha dejado solos ¿quién sabe lo que les puede pasar a su hermano pequeño y a él? Sin duda lo que más temen es la llegada de la Yaya Mala y que con su celo acabe separando a los hermanos. Nunca quiso a Lucy. Por su raza no era mujer para su hijo. Y Raff salió a su madre.
A partir de ese lunes y hasta el siguiente sábado, la debutante Tamsin Grey nos cuenta bajo la inocente pero a la vez rebelde voz de ambos niños, las aventuras que deberán pasar para conseguir que nadie en el vecindario ni en el colegio se entere de que su madre desapareció.
Por suerte para ambos Saviour, vecino y amigo de la familia junto a su mujer Dora y su hija Emerald acudirán en su ayuda. Parece que el único que sabe algo sobre la desaparición de su madre es él, si descontamos a El Hombre Andrajoso, un mendigo que vive en La Casa Rota, una vivienda abandonada sita al lado de la casa de los niños.
Sin ningún tipo de duda la grandeza de la novela radica en las voces de ambos niños, siendo Raff quien más destaca de los dos, sus malos modales, sus contestaciones y sus salidas de tono sin duda son dignos de un niño de su edad.
Pero Jonah le anda a la zaga. Él será quien intente encajar las piezas del rompecabezas para poder encontrar a Lucy. Buscará su diario, su móvil, su ropa favorita, y poco a poco como un detective profesional intentará llegar al fondo de la cuestión.
Y por supuesto intentará seguir con la vida de él y de Raff como si no hubiera pasado nada. Seguirán yendo al colegio después de almorzar, aunque no tengan nada en casa y deban pedirlo a la vecina, buscará dinero para comprar leche y cereales, aunque tengan que acabar apostando a los caballos como cuando iban con su padre a la casa de apuestas, allí conseguirán su mayor fortuna al apostar por un caballo llamado Ella no está, leerá el diario de su madre buscando más pistas que le lleven a la verdad, e incluso se harán pasar por ella mandando mensajes de texto a los vecinos desde el móvil de su madre encontrado medio enterrado en una maceta del patio trasero de la casa.
Con una introducción cinco años después, en julio de 2018 y una coda que transcurre en esa misma fecha, el eje central del libro son esos seis días de la semana más larga de esos pobres niños que de un día para otro ven como peligra su zona de confort.
Ella no está resulta emocionante, intrigante, con unos diálogos entre los hermanos de lo más divertidos, propios de niños de su edad, la gran baza de Greyen toda la novela, haber conseguido acertar con su prosa el pensamiento de un niño de nueve años, y lo más destacable, no se hace pesada, aun siendo unos niños los que acaban contando la historia.
SALVA G.
Título: Ella no está
Autor: Tamsin Grey
Traducción: Carlos Ramos Malavé
Editorial: Harper Collins
Edición: 1ª edición, julio de 2019
Número de páginas: 430 pp.
I.S.B.N. 978-84-9139-383-2

dimecres, 25 de setembre de 2019

'Lena y Karl. Una novela' - Mo Daviau


Karl Bender pasa de la cuarentena. En su días de gloria fue integrante de una banda de culto de indie-rock: The Axis. A día de hoy ve pasar la vida tras la barra de su bar, el Dictator's Club en Chicago. Es allí donde conoce a Wayne DeMint un viejo fan de The Axis. Ambos comparten esa afición en todos los hombres solteros: ven su pasado con tanto amor y sentimiento de pérdida que cada día que pasa es como si le clavasen un cuchillo en el estómago.
En la veintena su vida estaba llena de rock y coraje. En la cuarentena vivían a base de alcohol y viejas bandas de rock.
Hasta el día en que Karl pierde una de sus botas militares compradas por dieciséis dólares en 1991 en una tienda de excedentes militares de Boston.
Buscándolas dentro de su armario acabo viajando en el tiempo sin quererlo. Acabó en un concierto de hacía tres meses en el Empty Bottle, donde una panda de adolescentes sin talento tocaban versiones de Liz Phair como si estas no significaran nada.
Karl había hecho su primer viaje en el tiempo.
Lo primero que hizo al regresar a su presente fue contárselo a Wayne. Este programó sus ordenadores y con un increíble sistema de navegación a través de las curvaturas en el espacio-tiempo y aprovechando la atracción direccional del agujero de gusano, les permitió elegir dónde y cuándo aterrizar en sus viajes.
A partir de ese día comenzaron un negocio de viajes en el tiempo que por expreso deseo de Karl, al fin y al cabo se salía desde su armario, solo podían ser a conciertos.
  • Woodstock 1969
  • El tour del Steel Wheels de los Rolling Stones
  • The Smiths, Londres, 1985
  • El concierto de Halloween de Frank Zappa, 1977
  • R.E.M., Athens, 1980-83

Estos fueron algunos de los conciertos que amigos y clientes eligieron entre otros muchos.
Hasta el día en que Wayne quiso arreglar el mundo con los viajes.
Su idea era viajar a 1980 y conseguir que Mark David Chapman no asesinase a sangre fría a John Lennon.
Todo muy ético. Aun con la reticencia de Karl acaba enviando a Wayne a salvar a Lennon. Pero no sale como ellos hubieran pensando. Al teclear el año Karl omite el uno inicial y Wayne acaba en el año 980.
Es en este punto de la historia donde entra Lena Geduldig: el pelo con mechas color fucsia recogido en dos coletas que sobresalían por la parte posterior de la cabeza, calcetines a rayas verdes y blancas hasta las rodillas, camiseta de Hüsker  con el cuello recortado que dejaba a la vista un tatuaje indescifrable que se extiende entre cu clavícula y sus generosos pechos. Lena es una chica gruesa, con una barriga considerable que choca contra las mesas de los bares y unas pantorrillas macizas que asoman por debajo de una falda de confección casera cuyo estampado tiene un par de tibias y una calavera.
No es baladí su descripción, pero eso es algo que no podemos contar aquí, no queremos spoliers, pero si leéis la novela lo descubriréis vosotros mismos.
Lo que sí podemos decir de Lena es que es astrofísica y Karl necesita de su ayuda para poder traer al presente a su amigo Wayne.
A partir de este momento Karl y LenaLena y Karl, tanto monta, monta tanto, comienzan un periplo por su pasado a través de los viajes en el tiempo que hará modificar su presente, a veces queriendo, otras sin querer pero siempre con modificaciones destacables.
¿Son Karl y Lena almas gemelas aun separándoles diez años de edad?
Ambos comparten un tatuaje de un verso de una canción de Elliott Smith. Ambos perdieron a sus madres siendo ellos unos adolescentes. Les gustan las mismas bandas. Y se encuentran en esta vida casi por obligación.
Mo Daviau (Fresno) presenta su primera y exitosa novela, que como muy bien reza el fajín que acompaña a la edición del libro, es un cruce entre Alta Fidelidad de mi adorado Nick Hornby, Regreso al futuro de Robert Zemeckis, posiblemente la única película de los ochenta que respeto y las novelas de Kurt Vonnegut.
Maldita sea, como cantaba el orondo y genial Meat Loaf en su disco más conocido: dos de tres no está nada mal. Debía ser mía.
Cuenta Mo que de todos modos nada de esto es verdad. Su principal inspiración fue La mujer del viajero en el tiempo de Audrey Niffenegger en cuanto a lectura se refiere. Y si hablamos de imagen sería A través del tiempo de Donald Bellisario, sí el mismo que creó la famosa Magnum P.I., serie de finales de los ochenta principios de los noventa en la cual un científico viaja a través del tiempo entrando en la mente de otras personas.
Pero sea o no sea verdad uno u otra cosa, estamos ante una primera novela esperanzadora. Sí que resulta algo confuso tanto viaje, sobretodo cuando Karl decide ir al futuro apocalíptico viajando al Seattle del año 2031, pero la suerte de estar de vacaciones hizo que mis cinco sentidos estuvieran pendientes del relato y eso no fue un problema a la hora de disfrutar del mismo.
Está claro que la novela se convertirá en todo un referente de los fans del indie-rock, ¡si hasta su título original está extraído de un verso de un tema de Sebadoh! Lectores de Mondosonoro haceos con una copia. Si la protagonista tiene un gato de nombre Ian por Joy DivisionEcho & The Bunnymen y Fugazi deberíais rendirle pleitesía.
Pero además de toda esa melomanía que desprende la novela en cada una de sus páginas (e incluso su título, como ya dijimos anteriormente) Lena y Karl llega muy adentro de nuestro ser. Quién no soñó una vez en volver al pasado y arreglar alguno de sus errores.
Nuestra vida es eso: un montón de errores, que no tendrán solución, pero de los cuales, sin duda, aprendemos.
Y en la vida de Karl y Lena hay muchos y gracias a Dios (o es a la ciencia) tienen una segunda oportunidad para subsanarlos.
Lena y Karl. Una novela es un libro amargo, que nos habla de esas decisiones importantes que todos tomamos en nuestra vida y que con el paso del tiempo querríamos cambiar y obviamente no podemos, excepto que tuviéramos un agujero de gusano para poder viajar en el tiempo, pero también es todo un poema de amor a la música (por supuesto aquella a la que la escritora ama) pero que podría ser extensible a nuestros gustos personales. Ante la pregunta: “Si pudieras viajar en el tiempo y ver un grupo en directo, ¿cuál escogerías? No creo que nadie nos resistiéramos. Otra cosa bien distinta es si sería una al que no hayamos asistido u otro al que sí lo hubiéramos hecho y quisiéramos revivir el momento.
Un servidor de ustedes para la primera opción elegiría Led Zeppelin, Earls Court, 1975, literalmente gasté y creo que hasta quemé la cinta de casete con el pirata de una de las noches con su set acústico y para la segunda opción, es tan extensa la lista que no sabría a cuál regresar. Es lo que tiene ser un melómano.
SALVA G.
Título: Lena y Karl. Una novela
Autor: Mo Daviau
Traducción: Carles Andreu
Editorial: Blackie Books
Edición: 1ª edición, mayo de 2019
Número de páginas: 308 pp.
I.S.B.N. 978-84-17552-33-6

dijous, 19 de setembre de 2019

'El juramento de Whitechapel' - Javier Abasolo


No vamos a presentar aquí a Javier Abasolo. Cualquier aficionado al género que se precie lo tiene a él y a Goiko, su personaje más reconocible, en el radar desde hace mucho tiempo, así que ponerme a hablar ahora de sus dotes sería tan absurdo como vender neveras en el polo. Otra cosa es hablar de El juramento de Whitechapel (Erein, 2019), la novela que hoy nos ocupa, que sí merece unas cuantas líneas por la apuesta arriesgada que supone, con la que Abasolo se sale de su zona de confort.

Apuesta ganadora, por cierto, para felicidad de todo aquel que disfrute de la buena literatura, no ya negra, sino así, en general.

Decía que la apuesta es arriesgada. ¿Otra novela sobre Jack el Destripador? Pues sí, ya ve usted. ¿Pero no se ha escrito y/o filmado ya todo sobre ese asunto? Pues verá usted, parece que no. Deje que le cuente el argumento, deje.

Tras dejar los estudios, el joven Sabino Arana (sí, el mismo, el fundador del PNV, más adelante hablo sobre este aspecto) viaja a Londres para aprender el idioma y tomar contacto con el mundo de los negocios bajo la tutela de Peter Kingsfield, viejo socio y amigo de su padre, respetado empresario y miembro de la cámara de los Lores. Su llegada coincidirá con la macabra aparición de la primera víctima de Jack el Destripador. Charles, el inteligente y decidido hijo de Lord Kingsfield, en compañía del joven Sabino, tratarán de averiguar qué se esconde detrás de los pavorosos crímenes.

Nos encontramos así al padre del nacionalismo vasco convertido en una suerte de Doctor Watson. No es solo él quien se encuentra en una posición que ya conocemos de otras obras anteriores. Hay, además, un sacerdote que, días antes de ser fusilado por las tropas franquistas, hace las veces de narrador del mismo modo que Adso de Melk lo hace en El nombre de la rosa (aunque este último era conocedor directo de los hechos) y que traslada al lector la historia que él, a su vez, recibió de Sabino en su lecho de muerte. El papel que ejercía el médico en las novelas de Conan Doyle, Abasolo lo divide en dos personajes distintos con una habilidad que ya quisiera uno para sí mismo.

Javier Abasolo mezcla personajes ficticios y reales para construir una teoría sólida, tan buena como cualquier otra, sobre quién fue Jack el Destripador y cuáles los motivos que le llevaron a cometer los crímenes. El tono de la novela es marcadamente victoriano, otro riesgo añadido a esa apuesta que, de nuevo, constituye un gran acierto, pues la historia por todos conocida, el Londres insalubre de la época, los personajes, pertenecientes unos a la alta burguesía y otros exponentes de lo más infame de la sociedad, necesitan ese estilo. Cualquier otro sonaría impostado, si no directamente ridículo. No está al alcance de todo el mundo escribir en ese registro, pero Abasolo lo hace con una soltura que firmarían gustosamente Charles Dickens o Conan Doyle y así lo percibe el lector a lo largo de toda la novela, sin altibajos ni disonancias. Esa bajada a la entrada del infierno que supone adentrarse en el barrio de Whitechapel, exponerse a sus peligros, tratar con sus habitantes, conocer sus necesidades y miedos y enfrentarse a ellos en ocasiones, forjarán la personalidad aún inexperta y algo timorata de Sabino Arana mientras poco a poco va entrando en su cabeza la idea que le llevó a fundar, años después, el Partido Nacionalista Vasco.

Quizás Sabino Arana, que no despierta muchas simpatías fuera de Euskadi, las cosas como son, eche para atrás a algunos lectores. Quizás Abasolo, por ponerle algún pero, incida en alguna ocasión más de lo estrictamente necesario en mostrarnos ese germen nacionalista que incuba Arana, que parece simpatizar con todo movimiento separatista, más o menos fundado, más o menos popular. Pero eso es algo subjetivo, y no debería influir a la hora de decantarse o no por esta estupenda novela que es El juramento de Whitechapel.

Háganme caso y vayan a hacerse con su ejemplar. Se verán transportados a otro tiempo en el que la literatura era mucho más de lo que es hoy.

Alberto Pasamontes

El juramento de Whitechapel
Javier Abasolo
Páginas: 432
Fecha de publicación: 16-05-2019
ISBN: 978-84-9109-461-6
Erein Editorial

dilluns, 16 de setembre de 2019

'El río de la música. Del jazz y blues al rock' - Miquel Jurado


La nueva obra del periodista musical Miquel Jurado (Barcelona, 1951) contiene un título tan explícito que resulta casi imposible explicar su contenido habiendo visto dicho título. Y más si lo escribimos al completo: El río de la música. Del jazz y blues al rock. Desde Memphis a Nueva Orleans.
Jurado se embarca en un viaje a lo largo no a través del río Misisipi, para encontrar el nacimiento no solo del Jazz, sino del Blues y el Rock y a todos aquellos músicos que o bien fueron los precursores de dichos sonidos o bien fueron sus cabezas más visibles, ergo, más famosas. Nadie duda de que Elvis es el Rey del Rock, pero nada fue el primer artista en grabar un rock and roll.
Pero no contento con eso, Jurado nos propone un auténtico viaje a los lugares exactos donde tuvieron lugar esos acontecimientos, desde el archiconocido Graceland, parada obligada en cualquier viaje a Memphis, hasta la transitada, casi dieciocho millones de visitantes al año, Bourbon Street en Nueva Orleans, que como descubrimos en el libro, nada tiene que ver con el famoso whisky y sí mucho con tal vez más conocida cada de los Borbones. Entre una y otra hacemos parada y fonda en Tupelo, enclave que vio el nacimiento de Elvis, Clarksdale, con su famoso cruce de caminos donde el mismísimo Diablo pactó con Robert Johnson, Indinalo, para una visita al B.B. King Museum, antes Jurado había estado en el B.B. King Blues Club en Nashville, o en el Ryman Auditorium, por poner unos claros ejemplos.
Jurado viaja en coche, duerme en hoteles baratos, que sí o sí le ofrecen un hielo que nunca usa, desayuna platos típicos junto a café espantoso, en definitiva, allí donde va se empapa de las costumbres locales, además de tomar notas sin descanso para luego plasmarlas en el libro que tenemos entre mano.
Algo que como él mismo indica en la introducción del mismo no es fruto de un único viaje, sino de varios, una completa experiencia transcrita en una única historia para que su lectura resulte más amena y damos fe de que así es.
Su lectura no solo resulta más que interesante, sino que nos descubre lugares, olores, músicas, colores y sabores de sitios a los cuales solo podemos soñar ir.
Sinceramente su lectura me satisfizo como si de unas vacaciones se tratara, ya que con él viajé por una parte del sur de los Estados Unidos en donde, como melómano que soy, la música tiene mucho que decir.
Quince días recorriendo la rivera del Misisipi por los estados de Tennesse, Arkansas, Luisiana y como no, Misisipi, visitando sus capitales, sus ciudades, pero también pequeños pueblos que guardan secretos musicales más que interesantes.
Sinceramente, espero un nuevo tomo de la colección en donde el autor visite ciudades como Seattle, allí nació también un nuevo sonido musical llamado Grunge, San Francisco y su área de la bahía, aun viendo como cientos de grupos nacían en ella también fue la cuna de un nuevo sonido, el thrash metal, Palm Desert y su hipnótico sonido Stoner, y por supuesto el sur de California, cuna del sonido más veraniego que existe, la música Surf.
Sí, creemos que Jurado bien podría seguir viajando Ad eternum escribiendo libros sobre esos lugares tan preciados para el nacimiento de todas esas músicas que alegran nuestro día a día, igual que El río de la música. Del jazz y blues al rock nos alegró la primera semana de vacaciones.
Una peculiar forma de viajar sin tener que sufrir los retrasos de las aerolíneas ni el engorro de perder las maletas pero sin duda más educativa y sorprendente.
SALVA G.
Título: El río de la música. Del jazz y blues al rock
Autor: Miquel Jurado
Editorial: MA NON TROPPO
Edición: 1ª edición 2019
Número de páginas: 318 pp.
I.S.B.N. 978-84-120048-6-1

dimarts, 10 de setembre de 2019

'Rialto, 11' - Belén Rubiano


Belén Rubiano (Sevilla, 1970) fue monaguillo antes que cura, o lo que es lo mismo, lectora compulsiva y librera antes que escritora profesional. Así que sabe de lo que habla. Y más cuando lo hace explicando sus propias vivencias personales.

Corría el año 1997 cuando Rubiano tuvo la osadía de abrir una librería. La ciudad elegida, la suya, Sevilla, la dirección exacta, plaza Padre Jerónimo de Córdoba, 11. Aunque como muy bien dice la propia autora en la primera página de su libro: no preguntéis a un sevillano por esa dirección, pues a menos que viva al lado os dirá que, aunque le suena mucho, no la ubica.

La plaza se conoce con el nombre de Rialto. Allí hubo un antiguo cine con ese nombre.

Cinco años después de aquel atrevimiento, la librería Rialto, al igual que el cine de mismo nombre con el que se conoce a la plaza, acabó cerrando.

Rialto, 11 es una novela de no ficción, aunque muchas de sus anécdotas puedan parecer ficticias. Sus 238 páginas resultan escasas, seguro que en esos cinco años en los que Rialto estuvo abierta ocurrieron muchas más historias que Belén no cuenta, pero que bien podría hacer en un segundo volumen.

Aunque la historia resulta triste, cerrar un negocio por mucho sueño personal que resulte ser, no deja de ser un descalabro económico, y todos sabemos que algo así puede acabar con tus huesos en la calle, literalmente, resulta ser, gracias a la prosa desenfadada de Rubiano, una historia divertida, agradable, desenfadada, y para nada llena de rencor.

Tal vez visto desde un ángulo llano, podría llegar a parecer una escrito elitista, con ligeros toques snobs (su animadversión a Los pilares de la tierra lo parece) pero gracias a que esas vivencias resultan a la larga y a la corta, deliciosas, y que casi todos sus momentos son delirantes, la novela acaba llegándonos a lo más profundo de nuestro corazón.

Alguien que ama los libros no puede hablar mal de ellos, ocurra lo que ocurra y sople el viento por donde sople.

Así Belén no tiene ni una mala palabra para sus clientes, por muy raros o excéntricos que resulten, tanto ellos, como sus demandas (la mejor sin duda la pérdida de virginidad), ni para las editoriales, sean estas lo poderosas que sea (sin duda la anécdota sobre el señor Lara, creador de Planeta se lleva la palma del libro)

Sin duda todas esas pequeñas anécdotas que conforman la historia resultan extrapolables a por ejemplo, una tienda de discos. Y tal vez sea esa la mayor razón por la que disfruté tanto con Rialto, 11: veía que todas y cada una de las anécdotas de Rubiano habían ocurrido en las tiendas de discos de mis amigos aquí en Barcelona, incluyendo todas aquellas que tuvieron que cerrar tras el desembarco de las grandes cadenas, primero Virgin, luego FNAC.

Y ni esos fieles clientes que defendíamos a capa y espada nuestras pequeñas tiendas de discos de barrio ante cualquiera que intentara convencernos para cambiarlas, consiguieron que acabaran cerrando (un pequeño recuerdo para Hi-Hat y su alma máter Miguel, allí pasé mis mejores tardes hablando de música con auténticos expertos y allí nacieron varias amistades que aún conservo a día de hoy, todo ello a finales de los ochenta principio de los noventa)

Sin duda a todos aquellos que aman la lectura, por el mero placer de leer, como un servidor, Rialto, 11 les emocionará, pero también les cabreará, cuando algo se hace con y por amor, debería durar eternamente, pero todos sabemos que a cualquier cosa le llega su fin. Rubiano cuenta el auge y la caída de no solo una librería de barrio, si no de un sueño, de una aventura, y lo hace con tanto amor, que acaba enamorándonos a nosotros también. Nuevamente debo hablar en un término musical, es como aquel que te habla de un grupo con tanta pasión que al final acaba contagiándote ese amor por la banda. Ramón Gener sería un buen ejemplo de esto. Tras dejar el canto pasó a divulgador musical, y lo hace con tanta pasión que nos enamora.

Justo hace unas horas que acabé el visionado de La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey, la película basada en la novela de mismo nombre, y durante todo su metraje me pregunté cómo sería Rialto, 11 en celuloide. I admirada Isabel Coixet bien podría hacerse cargo de su dirección, podría resultar como una continuación a La Librería.

Rialto, 11 es todo un canto de amor, aunque resulte ser finalmente un canto de cisne, tanto a los libros como a la forma en que estos llegan a nuestras manos.

SALVA G.

Título: Rialto, 11
Autor: Belén Rubiano
Editorial: Libros del Asteroide
Edición: 1ª edición, abril de 2019
Número de páginas: 238 pp.
I.S.B.N. 978-84-17007-75-1

dijous, 5 de setembre de 2019

'Baraka' - Javier Hernández Velázquez


Baraka es una palabra de largo recorrido en la sabiduría oriental, también es la última novela de Javier Hernández, pero por encima de este binomio simplificado, Baraka es la historia de otros muchos múltiplos; hazañas, traiciones, orgullos, errores, venganzas, la historia de dos hermanos, de las dos Españas.

Es probable que a muchos ni les suene la guerra del norte de África, si acaso el Rif o El desastre de Annual, lo más seguro es que ni esas, entre otras cosas porque los cronistas oficiales, hace tiempo, le dieron la espalda a la última frustración colonial de la España de Pizarro. Javier Hernández no ha desaprovechado la oportunidad y nos relata con precisión cirujana cada uno de los detalles vergonzosos  o no, que allí acontecieron, llevándolo al más que probable extremo de una historia fraternal, dolorosa, preámbulo, o continuación, de todas aquellas que inevitablemente se viven en cualquier guerra civil.

Baraka  pone el listón alto, desde el preámbulo diría yo, consiguiendo con virtuosismo de tempo narrativo mantenerlo hasta casi el final, dónde, un buen amante del deporte como Javier, sitúa la meta en un puerto de primera categoría.

Baraka no es novela negra, si es que alguien sabe clasificar este concepto fuera del criterio personal, pero en ella hay decadencia, épica, un llanero solitario olvidado del mundo y pequeños, muy pequeños, brotes verdes de optimismo.

Conozcan, apasiónense, disfruten en definitiva con la excelente puesta en escena de Javier Hernández Velázquez y  quédense, por encima de todo con dos de los adjetivos, puede que manidos, pero en este caso más sinceros que les puedo escribir: recomendable y necesaria.

José Ramón Gómez Cabezas

Baraka
Javier Hernández Velázquez
M.A.R. editores
2019
259 pág
ISBN: 978-84-17433-16-1


dilluns, 2 de setembre de 2019

'Led Zeppelin: todos los álbumes, todas las canciones' - Martin Popoff


La excelente, minuciosa y referente obra del periodista musical Martin Popoff (Canada, 1963) que tenemos en nuestras manos, es, literalmente, lo que su título expone: todos los álbumes, todas las canciones de, posiblemente, la banda de rock más grande de la década de los setenta, Led Zeppelin.
La obra de comienzo con una pequeña introducción por parte de Popoff en la que explica de forma rápida, breve y concisa, las razones que le llevaron a escribir esta obra, la idea de la cual le vino tras las reediciones deluxe de 2014 de toda la discografía de la banda, y esa resulta a la postre la gran diferencia entre el libro de Martin y los otros libros que ya existen, él lo hace desde la perspectiva de haber escuchado esas nuevas grabaciones que llenaban las ediciones deluxe de la obra de Led Zeppelin.

Este magno proyecto no le es ajeno al autor, no en vano en su carrera lleva contabilizadas más de 7900 críticas de discos, en realidad su lista de tareas incluye la intención de conseguir un récord Guinnes oficial, así que sentarse para escribir nueve reseñas más, los nueve discos que editaron Led Zeppelin en estudio, no resultó una difícil tarea.

Seguramente lo difícil fue no escribir más sobre cada uno de ellos. Y es que no solo habla de los discos en general sino que se lo hace también de cada canción en particular. Sí, hay temas que los ventila en una página, pero en otros puede ofrecer una explicación de hasta cuatro.

Led Zeppelin: todos los álbumes, todas las canciones, es una obra esencial para los amantes del grupo, entre los que obviamente se encuentra el autor, sabemos que Physical Graffiti, el álbum doble del grupo editado en 1975 es el disco favorito de todos los tiempos de Popoff, sino que para todos aquellos músicos, amateurs o profesionales que quieran indagar e incluso aprender técnicas de grabación, trucos o sonidos, les puede ser de gran ayuda.

La edición del mismo en tapa dura y formato grande, repleto de fotos e información musical, personal y técnica, hace del libro una experiencia nueva dentro del universo Zeppelin.

Tras su lectura debo admitir que a día de hoy veo a Coda, el último disco editado por la banda tras la muerte de su batería, con otros ojos. Lo que en su día me pareció un disco para acabar con su contrato de cinco álbumes para Atlantic con temas de relleno, hoy me parece un disco que desde su inicio a su final el disco está montado de forma cronológica, así que podemos escuchar a la banda desde sus inicios hasta su final.

Antes de entrar de lleno en cada uno de los temas que conforman esos nueve discos, el autor nos propone una pequeña introducción al mismo, con unas palabras sobre él además de una ficha técnica completa (año de edición, año de grabación, lugar de grabación, músicos participantes, listado de temas y duración) en definitiva una pequeña reseña del mismo.

La música de Led Zeppelin se describe simplemente como heavy en muchos casos, pero en realidad es una compleja amalgama de blues, rock, folk y country. Popoff disecciona cada una de las 81 grabaciones de estudio de Led Zeppelin y las circunstancias que llevaron a su creación, los procesos de grabación y sus contextos históricos. Con impresionantes fotografías en el escenario y fuera de él, y de recuerdos relacionados con la banda, el resultado es una maravillosa visión del cuarteto que sentó las bases de la banda moderna de rock 'n' roll.

Critica realizada con la banda sonora de The song remains the same de Led Zeppelin edición deluxe 2008 de fondo sonando a través de un Technics SU-VX620 MOSClass AA desde un SL-1210MK2.

SALVA G.

Título: Led Zeppelin: todos los álbumes, todas las canciones
Autor: Martin Popoff
Traducción: Remedios Diéguez Diéguez
Editorial: BLUME
Edición: 1ª edición en lengua española 2019
Número de páginas: 253 pp.
I.S.B.N. 978-84-17492-62-5