dilluns, 15 d’octubre de 2018

'Caída libre' - Neus Arqués (Premio Marta de Mont Marçal 2018)



En caída libre. Así están las tres, sí, ni una, ni dos, tres, protagonistas de, valga de redundancia, Caída libre, la última novela de Neus Arqués (Barcelona, 1963).

ÁngelaCarolina y Luisa no se conocen, aunque las tres mujeres caminen a paso rápido por el paseo de Gracia a las ocho de la mañana del último jueves de marzo en la primera página de esta novela.

Ángela es viuda desde hace dos años. Vive con su hija Cecilia, aunque le queda poco para que ella se marche del nido familiar a vivir con David su novio. Es editora en Ediciones de Abril. Tiene a su cargo el sello de no ficción y ensayo. Su jefe se lo deja claro: “si no llegamos a objetivos, tendremos que plantearnos qué hacemos con tu sello”

Caída libre.

Carolina es una alta ejecutiva de Alimex, una multinacional de productos de alimentación. La jubilación del director ejecutivo de la compañía está en el horizonte, y ella quiere ese puesto. Está preparada.

Carolina es una mujer grande en un cuerpo pequeño, con unas tetas muy bien puestas.

No lo digo yo, que conste en acta, no es un comentario sexista, ni mucho menos, esas palabras son de la propia autora a la hora de definir el personaje de Carolina. Es más, el sexo, rápido y por placer, tiene un lugar fijo en el día a día de Carolina. Tanto que está sometida bajo el yugo de uno de sus ligues, el Presidiario. En realidad se llama Raúl, pero la foto de su perfil  en la web de citas le daba ese aire a presidio. El sexo con él es eso: sexo, puro y muy duro. Hasta que éste le chantajea, le acosa, y no tiene límites, algo que a Carolina le está impidiendo ganar puntos en su ascenso al Olimpo de los directores.

Caída libre.

Luisa no lleva la vida que quiso de joven. Ella estaba casada, tenía un hijo, una casa y un trabajo. Pero…un error acabó con su sueño. Se lió con Danny, un roquero de pelo largo que solo viste de negro y duerme por el día, la noche es su vida, se quedó embarazada y el marido le pidió el divorcio. Con él perdió más que ganó. Jaime, su ex marido tiene nueva novia, la Gorda Sebosa, llamada Espe, y no traga a  Luisa, le está buscando las cosquillas día sí día también. En los juzgados por supuesto. En su trabajo le hacen el vacío, ella es la mala, dejó a su marido cornudo y muy embarazada, Danny no tiene trabajo, el periodismo freelance en tiempos de crisis es muy inestable y como sigan así no llegarán a fin de mes.

Caída libre.

Tras el encuentro de las tres protagonistas, casual, como todo lo que ocurre en esta vida, en un centro de estética regentado por Merche y su socia, comienza la acción en el libro, acción por cierto que no decaerá en ningún instante y que nos mantendrá pegados a él día y noche.

Ángela se reencuentra con Roberto Iglesias, un antiguo compañero de facultad al cual el paso de los años maltrató. Iglesias nunca tuvo dinero. Rateaba por el bar de la facultad café tras café para poder seguir, pero ahora está en las últimas. De afamado promotor inmobiliario ha pasado a estar perseguido por la mafia rusa. Ángela ve en él el último clavo ardiendo al que agarrarse para salir de la crisis. Robertito escribirá su historia, denunciará los hechos en el libro y todos ganan.

Hasta que este desaparece, claro.

Es en ese instante cuando entran en escena personajes como Jotapé Castillejos, el comisario que lleva la investigación del caso y que no duda en coger toda la confianza que pueda con ÁngelaIrina, la rusa que gracias a su cuerpo está donde está, es la mujer, veinte años más joven, de un millonario ruso, Serguéi Tkachenko que se ven relacionados con el libro que Iglesias publica; Mía SimónPAPersonal assistant de los Tkachenko, quien también se verá salpicada por los negocios de su único jefe; El propio Serguéi Tkachenko en particular y la mafia rusa en general; el Presidiario, un obseso sexual, machista, barriobajero y pasado de vueltas a quien hay que darle su propia medicina para poder mantenerlo a raya; y el barrio de Gracia, al completo. La autora retrata el barrio de una forma amable, pero no dudando un instante en poner los puntos sobre la íes al dejar entrever que dicho barrio en los últimos años se está gentrificando.

Con pequeñas pinceladas sobre los personajes, pero suficientes para comprender sus inquietudes, sus anhelos, y sus acciones, Arqués escribe un libro a priori entretenido, pero con poso básico: la lucha de las mujeres, centradas en este caso en aquellas que ya pasan los cincuenta, como la propia autora, para conseguir poder seguir adelante en su vida, personal y profesional. Las luchas que tienen día a día para que se les tenga más en cuenta, darse visibilidad en una sociedad machista, y las claves para superar esas crisis que todos tenemos. Maldita sea, un servidor de ustedes está en capilla para la cincuentena y sinceramente, aún no lo digirió. Espero estar preparado cuando llegue el día. No me imagino lo que debe ser mujer y llegar a esa cifra.

Sí, Caída libre podría ser un libro de mujeres para mujeres, un chick lit en toda regla, pero nada más lejos de la realidad, Caída libre se torna en uno de sus múltiples giros en un thriller en toda regla, rozando la novela negra por momentos.

SALVA G.

Título: Caída libre
Autora: Neus Arqués
Editorial: Rocaeditorial
Edición: 1ª edición, septiembre de 2018
Número de páginas: 315 pp.
I.S.B.N. 978-84-17092-97-9

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada