dijous, 23 de maig de 2019

Entrevista a Nacho Zubizarreta autor de ‘Juegos Salvajes’


El escritor de Sitges Nacho Zubizarreta presenta su segunda novela 'Juegos Salvajes' con la comarca del Garraf entre sus escenarios

¿Cómo fue la idea inicial de crear esta novela?
Pues no sabría decirte. No surge nunca de una idea concreta si no de un batiburrillo de situaciones e imágenes que me llaman la atención y que pululan por mi mente. Al sentarme a desarrollar una historia van saliendo y voy intentando ponerlas en orden.

Lo que sí tira mí, y es algo que desconocía hasta que empecé a escribir, son las ganas de rebelarme contra los poderes establecidos. Esa es la idea que subyace en mis dos novelas, una especie de lucha de clase, del individuo contra el poder que le oprime. Y también el derecho a equivocarnos. Esas dos ideas son parte de la base de las tramas de las dos novelas tanto en esta Juegos Salvajes, como en la anterior, Nada es cierto. 

¿Qué hay de real en la antigua mansión, Vadalaigua, en el Garraf escenario de la novela?
Esa es la pregunta que siempre me hacen, si existe Vadalaigua o no. Y debo decir que desgraciadamente, no, no hay nada real en Vadalaigua. Todo es ficticio. No existe una mansión así en el Garraf. Y es un pena porque sería un lugar fantástico.

La idea de Vadalaigua surge de mi pasión por el terror gótico. Me encantan las novelas y las películas con casas encantadas.  Siempre me ha fascinado Manderley, la mansión donde sucede Rebecca de Dafne du Maurier que Hitchcock llevó magistralmente al cine. De hecho en mi anterior novela Nada es cierto, también hay una mansión misteriosa, cuando Lucas va a Sevilla a entrevistarse con Valerio de Campoamor, pero la casa no tiene tanto protagonismo como Vadalaigua en Juegos Salvajes. 

¿Le pedía la narración un ritmo alto en esta trama?
Cuando me planteo escribir, mi primera pretensión es entretener al lector, que pase un buen rato. Entiendo que si el lector no está disfrutando de la lectura, ya le puedes contar la historia más sublime del mundo, que no se va a enganchar. Luego si quiere, puede sacar punta a otros temas que plantea la novela, pero para llegar a ese momento, lo fundamental es que se divierta.
Hoy en día estamos todos saturados de estímulos y nuestra capacidad de prestar atención es menor. Por ese motivo intento hacer novelas bastante trepidantes (no solo yo, la mayoría de los thrillers actuales son muy ágiles). Por otro lado esta novela es compleja en cuanto a tramas. Si estuviera desarrollada de una forma más pausada podría llegar tranquilamente a las 600 páginas, lo que asusta a más de un lector curtido y a los editores.

¿Cómo ha sido el salto a escribir sobre paranormal?
Aunque no crea en nada de eso, me encantan los temas paranormales. Como ya he dicho antes, en Nada es cierto ya había un pasaje con pequeños detalles que rozaban lo paranormal. En Juegos Salvajes, aunque es un thriller, me he permitido incluir algunos detalles que tocan lo paranormal. Pero siempre dejando abierta la puerta a una posible explicación lógica.
Supongo que tarde o temprano acabaré escribiendo una novela de terror. Pero de terror de verdad, que acojone.  Tengo alguna idea al respecto.

¿En qué o quién se ha  inspirado para crear el personaje de Lucas Rozman?
Evidentemente tiene mucho de mí. En algunos aspectos es un Nacho Zubizarreta idealizado, por otro lado yo no soy tan taciturno ni tan apagado. Claro que Lucas ha sufrido mucho, el pobre. Me he prometido que la tercera entrega (que ya estoy con ella) Lucas la viva sólo como investigador, desde la barrera, sin que le afecte personalmente. Aunque no se si lo conseguiré.

Hacia el final de Juegos Salvajes el protagonista toma decisiones que se podrían considerar conflictivas desde el punto de vista moral.
Es cierto. Juegos Salvajes tiene un final muy potente que empuja al protagonista a realizar actos cuestionables. Pero creo que eso positivo. El lector resolverá si esas decisiones son correctas o no. Lo escribí para provocar alguna reacción en ese sentido. Y me gustan los personajes que son ambivalentes. Eso los enriquece. 

En otro anterior libro suyo ya hablaba de El Garraf ¿Se siente a gusto o le inspira la comarca?
Me siento muy a gusto en Sitges, donde vivo desde hace cuatro años. Por un lado creo que ubicar las novelas en un entorno real le da un plus de verosimilitud. Cómo lector me gustan las historias que suceden en una ciudad o zona concreta. Las hace más reales y próximas. Por otro lado me aprovecho de la imagen que proyecta el Garraf y Sitges de lugar idílico y tranquilo (que lo son) para ofrecer su lado perverso. Mostrar lo que hay en la otra cara de la moneda, en el otro lado del espejo.

Hace escaso tiempo de su debut literario ¿Cómo ha sido el tránsito a esta nueva novela?
Publicar esta novela ha sido más complicado de lo que me esperaba. De hecho, la tenía acabada desde hace un año y mi intención era que saliera el otoño pasado. Pero cuando mi anterior editorial empezó a pedirme cambios en la novela que implicaban a Lucas, el personaje principal, vi claro que mejor sería trabajar con otro editor. Así que empecé de nuevo el proceso de enviar manuscritos y esperar respuesta. Esto hizo que la salida de la novela se retrasara. Finalmente llegué a un acuerdo con Serial Ediciones, que respetó el texto íntegro tal como está y estoy bastante contento. 
Lo más complicado para los autores independientes es darnos a conocer, llegar a la gente. Las editoriales pequeñas hacen lo que pueden, pero la promoción de las novelas independientes queda en manos totalmente de los autores. Así que las redes sociales son fundamentales, pues los medios de comunicación pasan bastante de nosotros. Desde entonces dedico mucho tiempo a conseguir seguidores de forma orgánica e ir dando a conocer mis trabajos. Es laborioso pero he conseguido contactos muy interesantes que de otra forma no conseguiría. 

¿Qué le inspira el Greco para elegir que se roben cuadros suyos y no de otro pintor?
No estoy muy puesto en arte, la verdad. Pero me resultó curioso que hubiera dos cuadros tan importantes del Greco en el museo Cau Ferrat de Sitges. Creo que ese dato es bastante desconocido. Luego indagué un poco y la historia de como Santiago Rusiñol se hizo con ellos y los trajo al pueblo, me pareció fascinante. Así que decidí sacar partido a esa circunstancia y arrancar la novela con el robo de estos dos cuadros.
El Cau Ferran alberga obras maravillosas de Casas y el propio Rusiñol entre otros. Pero entiendo que las del Greco, por el propio artista y por el plus que da el tiempo, tiene más solera.

¿Le ha gustado la relación con festivales de novela negra?
Pues no me han invitado a demasiados todavía. Pero a los pocos que he ido sí que lo he disfrutado. Estás rodeado de gente con gustos afines, personas que aman la novela negra y el gén

ero policiaco. Hay auténticos expertos. Luego es muy grato intercambiar experiencias y conocer a otros escritores. Es una vivencia muy gratificante. Espero que mi participación en el próximo Cubelles Noir sea tan amena como instructiva y divertida tanto para los participantes como para los asistentes.

Recientemente se ha estrenado escribiendo teatro ¿Qué tal la experiencia?
Llegué al teatro un poco por casualidad. Conocí a una gente que hacía teatro, nos caímos bien y les escribí una micro (una obra de 15 -20 mins), que poco a poco se fue convirtiendo en una obra larga, hasta llegar a las hora y diez minutos de duración definitivos.
La obra se llama Materia Extraña y no es de género negro, pero sí que hay un misterio a resolver. Trata sobre dos personajes que se encuentran en una estación y se dan cuenta de que el tren no llega y ellos no pueden salir del andén. 
Resulta algo extraño ver como un texto tuyo lo reinterprete alguien ajeno a ti mismo. No negaré que hubo alguna tensión en ciertos momentos, pero lo entiendo como parte del proceso creativo. Y es una experiencia muy enriquecedora y, francemente, estoy muy contento con los resultados. Estrenamos hace un mes en el teatro Cal Ninyo de Sant Boi. Ahora estamos haciendo unos bolos básicamente por el Baix Llobregat, para aterrizar en julio en el Teatro Almería de Barcelona. La verdad es que soy como loco. Jamás hubiera podido pensar algo así. Pero reconozco que la compañía ha hecho un trabajo maravilloso con el texto.

Xavier Borrell Campos

Juegos Salvajes
Nacho Zubizarreta
Serial Ediciones
Año 2019
ISBN-13: 978-8412034301
416 pag.











dimarts, 21 de maig de 2019

Entrevista a Pedro D. Verdugo autor de ‘Profetas en la nube’



Pedro D. Verdugo presenta nueva novela 'Profetas en la nube' en en que el mundo cibernético, que conoce bien, está muy presente

¿Cuál fue la idea que le inspiró a escribir esta ciber novela negra?
Creo que no es exagerado afirmar que nos encontramos en el momento de la historia en que los padres y madres con hijos adolescentes debemos mantenernos más alerta. La manera de relacionarse e intercambiar información de las generaciones nativas digitales es totalmente diferente a la nuestra, debido entre otros factores a la llegada y popularización de Internet, al éxito masivo de las redes sociales, al boom de los teléfonos inteligentes o a la propagación viral de las fake news, todo ello potenciado por la ubicuidad de los dispositivos que nos hacen estar conectados a la “nube” 24 horas al día.
En mi caso, hará más o menos un par de años decidí interesarme por ciertos youtubers e influencers cuando comprobé su poder de convocatoria y cómo ejercían de líderes de opinión para estas nuevas generaciones. Algunas cosas que vi me gustaron, otras no tanto, y tuve ocasión de reflexionar sobre cómo mis propios hijos vivían ese nuevo paradigma tecnológico, en contraposición a cuando yo tenía su edad. Más o menos durante ese mismo período estaba planeando escribir una nueva novela negra. Sin pretenderlo, estas dos situaciones aparentemente desconectadas acabaron generando en mi cabeza una serie de ideas para una trama tecnológico-criminal. Esa trama primaria, convenientemente evolucionada y adaptada, es la que he presentado en esta nueva novela, ‘Profetas en la Nube’.

¿Por qué decidió cambiar el registro y pasar al mundo de internet?
Mi primera novela, ‘La Falsa metáfora del Péndulo de Newton’ era también una trama negro-criminal ambientada en el mundo de las grandes editoriales y de los pequeños escritores. Para la nueva historia, desde el principio deseaba plantear algo más original y que tocara temas y situaciones que se salieran de lo habitual en este tipo de obras, así que opté por aprovechar algunos de mis conocimientos profesionales sobre sistemas informáticos, programación y redes sociales para una trama de ficción. La idea base que trato de desarrollar a lo largo del libro es que no podemos acusar a las herramientas informáticas o a las nuevas tecnologías de lo malo que nos pasa en ellas, sino a las personas que las utilizan de manera fraudulenta o delictiva.

¿Ha deseado matar, aunque fuera literariamente, a algún youtuber inaguantable?
No desvelo ningún secreto al explicar que la primera escena de la novela describe con todo lujo de detalles el asesinato de un youtuber en directo, transmitido a todo el mundo por las redes de la información, así que algo hay de ese deseo secreto y profundo en el libro. Bromas aparte, está claro que esta es una novela de ficción, y que personajes y hechos son fruto de mi imaginación, aunque debo confesar que inspirados en ciertas personas y situaciones reales. Para documentarme pasé bastantes horas visualizando vídeos de algunos de los youtubers más famosos, y la verdad es que para los ojos y los oídos de un cuarentón, algunos de ellos son bastante insoportables en sus formas y en sus temáticas. Como en cualquier otro sector, tuve claro desde el principio que filtrar el grano de la paja era crucial para hacerse una idea real de cómo funciona este mundo.

¿En el mundo de la súper exposición en redes sociales corremos más peligro que antes?
Según como se mire. En la novela no pretendo ser apocalíptico, tan sólo hacer reflexionar a los usuarios de esas redes sociales, cualquiera que sea su edad. Lo que sí es cierto es que ahora todos estamos más expuestos: de manera más o menos inconsciente publicamos fotos de nuestros hijos y de nuestros viajes, decimos dónde hemos estado cenando, y expresamos sin tapujos nuestros gustos de ocio y consumo o nuestras opciones políticas y deportivas, y hay que entender que toda esa información va a ser utilizada para, en el mejor de los casos, vendernos un producto o captarnos como cliente. En el peor, incluso podrían usar esos datos para saber cuando no estamos en casa, para intentar robar nuestras cuentas bancarias, o para extorsionarnos. La clave de todo, como casi siempre, es ser conscientes del medio en el que nos movemos cuando nos conectamos a internet, y utilizar el sentido común en nuestras interacciones virtuales.

¿Le fue complicado plasmar historias de nuevas tecnologías en un medio tan tradicional como el papel?
Como profesional de la informática, el trabajo con ordenadores forma parte de mi entorno habitual, y lo utilizo intensivamente tanto en la oficina como en el tiempo libre. Así que más que traspasar las historias entre papel y ordenador o viceversa, lo que hice fue tomar ventaja de la combinación de ambos medios. En ocasiones, sobre todo al principio, usé mucho las notas a mano en papel. A medida que avanzaba la novela, y sobre todo a partir de tener más o menos definido el mapa de personajes y acciones, centré más el trabajo en la edición por ordenador, para utilizar ventajas como las múltiples versiones en diferentes ficheros o el control de cambios.

¿Qué recomendaría a los jóvenes que quieren ser youtubers?
Tiempo atrás habría contestado que no soy la persona más indicada para dar ningún tipo de consejo a esos nuevos youtubers. Sin embargo, después de escribir la novela, creo que puedo proponer (humildemente y sin ánimo de ser exhaustivo) una serie de aspectos que en mi opinión serían interesantes en este sentido:

·         En Youtube, el continente suele ser más importante que el contenido.

·         La cantidad prima sobre la calidad. Se debe publicar cada pocos días.

·         Hay que buscar la viralidad en los vídeos, aunque los virales no deben parecer que lo son.

·         Los Gameplays o partidas grabadas es lo que mejor se distribuye, y son fáciles y baratos de hacer.

·        El proceso de postproducción es clave para hacer un vídeo publicable y divertido que llegue a la mayoría del público objetivo deseado.

·         Todo este trabajo debe ser compartido no solo en Youtube sino en todas las redes sociales posibles, por lo que cada youtuber debe construir una imagen de marca personal muy clara y diferenciada del resto.

·         Las empresas o marcas buscan valor en los youtubers, y ellos deben ofrecer ese valor añadido, diferenciándonos de otros youtubers y de otras propuestas comerciales.

·         Hay que transmitir emociones, e involucrarse en el producto aun en el caso de que no se crea en él.
·         Ser polémico o incomodar a ciertos colectivos no deben ser barreras para emitir el mensaje deseado. Al contrario, pueden llegar a potenciarlo.

·         Hay que entender que, como en otros muchos medios, el público en Youtube no va a ser siempre justo.

¿Cree que está la policía suficientemente preparada para investigar en el mundo de la nube virtual?
Sin lugar a dudas. Las unidades de delitos tecnológicos de los cuerpos policiales, tanto nacionales como internacionales, se encargan de investigar y resolver todo tipo de actos delictivos en la red con un alto porcentaje de éxito. Lo que también es cierto es que, mientras me documentaba para la novela, me asaltaba con frecuencia la duda de si los ‘buenos’ siempre iban a rebufo de los delincuentes, siendo estos últimos los que realmente innovaban en el diseño de estafas, extorsiones y delitos en base a las nuevas tecnologías, a medida que nuevas opciones y soluciones asaltaban el mercado.

¿Le costó encontrar el estilo narrativo adecuado para una trama de estas características?
Al contrario de la primera novela, para esta segunda me preparé mucho más formalmente desde el punto de vista literario. Mi pretensión, una vez conocidas las reglas básicas, era poder adaptarlas a mi conveniencia para obtener los resultados que deseaba. Por ejemplo, utilizo en cada capítulo de manera exclusiva uno de estos dos puntos de vista: en primera persona del pasado cuando se expresa el sargento Gálvez, y en tercera del tiempo presente cuando no está él presente en la escena. Además, creo que la estructura de esta novela es algo más compleja que lo que suele recomendar el canon de novela negra, llegando a ser casi como un juego de muñecas rusas o una versión literaria de una “escape room”. En realidad, no me preocupa demasiado el éxito o fracaso comercial de la propuesta, ya que la planteé como un reto intelectual y creativo con el propósito de mejorar los resultados de la primera, y creo que esto lo he conseguido.

¿CÓmo fueron las sensaciones al presentar el libro en un templo de la ciencia ficción y la fantasía como es la librería 'Gigamesh'?
Indescriptibles. He estado en la librería como cliente en innumerables ocasiones, y tan pronto como la editorial me lo propuso, no dudé en aceptar esa posibilidad. La presentación en sí fue un éxito, con numeroso público, buenas ventas y la amabilidad y la atención exquisita de la gente de Gigamesh. El mes posterior, ‘Profetas en la Nube’ incluso se colocó en el puesto número 13 de los más vendidos de la tienda, todo un orgullo personal que nadie me podrá quitar.

Por si es interesante, aquí adjunto el link de youtube con la presentación en Gigamesh.


Xavier Borrell Campos

Profetas en la nube
Pedro D. Verdugo
ISBN : 978-84-17649-04-3
Fecha de edición : 14/02/2019
Nº de páginas : 344
Colección : HEROES DE PAPEL




divendres, 17 de maig de 2019

Entrevista a Magda Polo, autora dels poemaris ‘A contratemps’ i ‘Gris alma’




A contratemps (editorial In-verso) i Gris alma (Parnass ediciones) són les teves dues primeres obres poètiques. Ets professora d’Estètica i Teoria de les Arts i d’Història de la Música a la Universitat de Barcelona i fins ara havies publicat 27 títols sobre la teva especialitat. Com és que has decidit donar el pas ara publicant poesia?
A vegades hi ha coses que no les tens previstes però que el destí les fa possible. Jo era molt gelosa dels meus poemes i només els havia compartit am gent molt propera. Un dia, un poeta amic meu em va dir que els volia llegir. Vam quedar per fer-ho. Quan els va llegir va dir que li van sorprendre, que no m'imaginava que fossin tan treballats, que es pensava que seria una poesia molt primerenca, i que va veure que hi havia moltes hores i temps d'escriure. De fet, ell no ho sabia, però jo vaig començar a escriure als deu anys i des d'aleshores no he deixat de fer-ho Arran d'això em va dir que em presentaria la seva editora i que li portés els originals. Així ho vaig fer i, l'Amàlia Sanchís, de Parnass Ediciones i In-verso, va dir que els editava i no només un, sinó tots dos. La veritat és que va ser una gran alegria, vaig estar molt contenta, la veritat. Perquè malgrat no m'havia imaginat que els publicaria, sí que hi ha un moment que el que escrius vols que sigui universal...
  
Com va néixer cada un dels teus poemaris?
La paraula poètica en mi sempre ha nascut d'una espontaneïtat de manifestar els sentiments que he viscut en un període de la meva vida i d'expressar-los amb la meva nuesa. El polze poètic et porta a una necessitat vital de no deixar d'escriure, encara que sigui per a un mateix. Aquest va ser l'origen dels dos poemaris: no poder no escriure.

A què es deu que hagis escrit dos poemaris en llengües diferents, un en català i un altra en castellà, i que els publiquis alhora?
El primer, Gris alma, el vaig escriure el 2002 quan tenia una relació sentimental amb una persona que no entenia el català i, per aquest motiu, el vaig escriure en castellà. És un poemari que parla del desig, la generositat, l'amor... són temes que l'inunden des del principi. I volia que la meva parella els pogués entendre. L'altre, A contratemps, és fruit de la reflexió que he fet durant una bona pila d'anys sobre la vida, l'amor, la bogeria, etc. Aquest segon poemari, escrit el 2018 reflecteix una veu que neix del dolor i el patiment. Vaig passar un càncer que em va passejar entre la vida i la mort. Quan et passen aquestes coses tot canvia, la concepció del món és molt diferent, perquè tu, essent la mateixa persona o ho ets. I està escrit en català perquè és la meva veu més pura, sense cap mena de filtre lingüístic.

Et sents més còmode escrivint en un dels dos idiomes?
No podria dir que es tracta de comoditat. Es tracta del tema dels poemes i a qui van adreçats. Sé que en castellà t'adreces a un públic més ampli i en català no, però en el fons, això no és tan important. L'important és que les persones que et llegeixen rebin el missatge degudament, que sentin que el que jo he escrit en els poemes ells poden sentir-ho i viure-ho d'una manera molt semblant.
Sincerament penso que estem tan immersos en el bilingüisme que podem escriure en les dues llengües indistintament, sempre que no sigui res forçat.

Com definiries la teva poesia?
La meva poesia és molt sensorial, està plena d'imatges i d'una forta càrrega filosòfica. A més, tant la forma com el contingut tenen la mateixa importància, d'aquí que els meus poemes es versifiquin amb composicions gràfiques diferents.

Quins requisits creus que ha de tenir la bona poesia?
Un dels requisits que ha de tenir una bona poesia és que sigui autèntica, que s'escrigui des del cor, des de l'ànima. Que no expliqui les coses que al lector li puguin interessar sinó experiències viscudes i emocions reals que el poeta ha transformat en jocs de paraules plenes de màgia i encant, plenes de foc i aigua.
 
Quins són els teus poetes i poetesses referents?
En tinc molts, n'hi ha uns deu que sempre em venen a visitar però en seleccionaré tres. El poeta que més m'ha influenciat, des de petita, és Miquel Martí i Pol. De fet, ell era de Roda de Ter i jo de Manlleu i vaig tenir l'oportunitat de conèixer-lo i em va impactar que la seva poesia neix de la fragància subtil de la quotidiniat. També m'agrada molt Pedro Salinas i la sensualitat dels seus versos en La voz a ti debida i, de manera especial, María Zambrano, per la càrrega filosòfica, per la seva voluntat de crear una raó poètica.
  
I quins estàs llegint actualment?
Jo sóc d'aquelles persones que llegeix diferents llibres a la vegada. Ara estic llegint dos llibres de poesia, un, que vaig buscar-lo en diferents llibreries i que m'ha costat de trobar però finalment el vaig aconseguir i que sintonitza molt bé amb com entenc el món i es titula Es magia lo que ves, de la jove poeta María Lorente i un altre que va sortir el 2018, que és de María Zambrano, i es titula Poemas. També estic llegint Correspondencia, un epistolari entre Rainer Maria Rilke i Lou Andreas Salomé, i els llibres d'assaig Regreso al futuro de Luciano Berio i Fluxus et la musique d'Olivier Lussac.

Quin consell li donaries als poetes i poetesses que tot just comencen ara a escriure poesia i que es volen obrir camí en aquest món?
Que no deixin mai d'escriure. Que incorporin l'escriptura en la seva vida com ho és el respirar constantment. Que l'exercici de la poesia és un exercici que el necessita la nostra ànima, ens és vital. Que la inspiració o l'empenta sempre acaba venint i que, moltes vegades, el que cal és obrir més els ulls o tenir les orelles més obertes, les mans a punt de tocar... I sempre estar molt i molt viu. Sempre hem d'estar a punt perquè la vida ens regali més vida.

Veurem publicats, més endavant, altres poemaris teus?
Estic escrivint tres poemaris a la vegada a un ritme lent i tranquil. M'agradaria veure traduït A contratemps en castellà (estic buscant editorial, per cert) i a alguna altra llengua, la veritat. I també estic començant una novel·la i actualitzant una cinquena edició del meu llibre Historia de la música. O sigui, que ja veieu que no paro. Escriure per a mi és una de les meves grans passions juntament amb escoltar música.

Xavier Borrell

dimarts, 14 de maig de 2019

La presentación de las novelas Díxame pescá con tú y S’emboira el ziel cierra el I Ciclo Letras, Canciones y diálogos en el Centro Aragonés de Barcelona


El martes 7 de mayo, a las 19:30 h., tuvo lugar la presentación de las novelas en lengua aragonesa Díxame pescá con tú, de Juan Carlos Marco, y S’emboira el ziel, de José Solana Dueso, en el Centro Aragonés de Barcelona.

Díxame pescá con tú ganó el Premio de Novela Corta Ciudad de Barbastro en 2018. Se trata de una obra que nos habla del miedo, del rencor y de lo fuerte que el amor puede llegar a ser. Su protagonista, Hans Fischer, es un joven estudiante de Filología Románica por la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich que consigue una beca para estudiar en España, concretamente en la Baja Ribagorza. Allí tratará de finalizar su tesis doctoral estudiando la lengua de la zona e integrándose en una sociedad atrasada y rural. Casi 50 años más tarde, en el sur de Gran Canaria, deberá enfrentarse a todo el sufrimiento que aquello le supuso.

S’emboira el ziel es una novela que se hace eco de un evento histórico destacado: la expedición de un ejército franco, comandado por Guillermo de Aquitania y el normando Robert Crispin, que atravesó diferentes puertos del Pirineo para unirse en Graus con las tropas aragonesas del rey Sancho Ramírez y las catalanas de Armengol III de Urgel, además de otras tropas del sureste francés e italiano. Corría el año 1064 y el objetivo militar era tomar la gran ciudad musulmana de Barbastro. Las tropas cristianas fueron empujadas por la promesa del Papa Alejandro II, quien transformó la Reconquista española en una cruzada al conceder indulgencia plenaria a los soldados que participaran en la toma de Barbastro. Nacía así la idea de la guerra santa contra los musulmanes.

Ambas obras están publicadas por la editorial aragonesa Gara d’Edizions, cuyo editor, Chusé Aragües, acompañó a los autores en el acto. Al finalizar la presentación se realizó una cata de vino aragonés D.O. Las Cinco Villas.

Se trata de la última actividad que ha cerrado el I Ciclo Letras, Canciones y diálogos, un programa del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y del Centro Aragonés de Barcelona.

Redacción

dilluns, 13 de maig de 2019

Entrevista a José María García Sánchez autor de ‘Tráfico’

 
José María García Sánchez publica 'Tráfico' novela ganadora del premio del Festival Black Mountain Bossost 2018 sobre el tráfico de órganos y las desigualdades sociales. 

¿Cuál fue la fuente de inspiración que le llevó a escribir esta novela?
Hacía tiempo que le daba vueltas a cuál podía ser el extremo de la desigualdad social, y concluí que es quitarle la vida a una persona (normalmente pobre) para dársela a otra (siempre rica). Eso me llevó a construir una historia en la que ante una situación límite, se traspasan todas las líneas rojas en el afán de salvar la vida de un ser querido, a costa de lo que sea.

¿Por qué su principal fuente son los temas sociales?
Supongo que mi origen tiene mucho que ver en ello. Yo nací en el seno de una familia trabajadora que en los años ochenta sufrió el golpe del desempleo y la precariedad económica. Crecí en un entorno complicado, en el que algunos de mis amigos cayeron en las garras de la droga, la delincuencia que conlleva, la cárcel e incluso algunos de ellos la muerte prematura. La desigualdad social es una de las cuestiones que más me preocupa, porque es el germen de la injusticia. Por ello, en la contraportada de TRÁFICO incluí una sentencia: ¿Iguales? Ni al nacer, menos al vivir, ni siquiera para morir

¿Cómo es el tránsito de hacerse escritor de un abogado nacido en Santa Coloma de Gramanet?
El tránsito complicado no es el de pasar de abogado a escritor: es el de ser de Santa Coloma a abogado, por las cosas que comentaba al contestar la anterior pregunta. Para poder estudiar Derecho tuve que hacer un gran esfuerzo. Hacerse escritor es un privilegio, una suerte y un regalo. Y desde el ejercicio de mi profesión he tenido la oportunidad de conocer muchas situaciones y conflictos que me han proporcionado temas y argumentos para escribir ficción.

¿La diferencia de clases entre la parte baja y la alta de Barcelona es extrapolable a la de otras ciudades?
Absolutamente sí. En este sentido, Barcelona tiene la ventaja para el escritor de que la parte alta de la ciudad cobija a la clase alta de la sociedad, y la parte baja  de la urbe, a los desheredados, de modo que hay una equivalencia entre situación geográfica y estatus social.
Pero todas las ciudades del mundo se dividen en zonas en función del estrato social de sus habitantes, porque la obsesión de los ricos es y ha sido siempre no mezclarse con los pobres, en Barcelona, Valencia, Oslo o Sebastopol. Si nos damos una vuelta por Madrid, veremos que san Blas, Ciudad Lineal o Canillejas tienen muy poco que ver con el barrio de Salamanca, y que los habitantes (personajes para un escritor) que pululan por unos o pasean por el otro parecen de planetas distintos. 
Recientemente hay la sospecha de un futbolista que pudo haber comprado un órgano para un trasplante ¿Puede ser más común de lo que creemos?
Quiero pensar que en España ello no es así. Pero en algunos lugares del mundo, está incluso institucionalizado. Por ejemplo, en Israel puedes contratar un seguro médico que incluye transplantes de órganos entre vivos y el viaje hasta Sudáfrica y la estancia allí, donde se llevará a cabo la intervención. De este modo se evita la territorialidad de las leyes penales y los tribunales no podrán perseguir al receptor . Los órganos los venden personas del tercer mundo (India y Pakistán son los principales paises “donantes”) que por unos dos mil dólares USA entregan un riñón. Y en Sudáfrica hay una suerte de turismo hospitalario porque allí la legislación es muy “liberal” y no peguntan: si una compañía de seguros médicos contrata  la intervención quirúrgica y aporta un donante, se encargan de todo. Es toda una actividad económica, con sus circuitos perfectamente establecidos, que mueve cientos de millones de dólares.

Por no hablar de la cantidad de veces que se han encontrado cadáveres eviscerados en  México, o los secuestros sin un aparente fin económico en el que nunca aparecen los cuerpos. 

¿Quién le influencia literariamente hablando?
Los escritores, en el fondo, somos lo que leemos. Como influencia remota, Kafka, que tiene dos obras maestras como son La metamorfosis y El Proceso que leí en mi juventud y he releido varias veces. Como maestro de la novela negra, Jim Thomson, que me enseñó a ver las historias desde el punto de vista del malo, y que me llevó a intentar explicarlas desde la óptica de la víctima. De los españoles, Miguel Delibes, por su prosa perfecta y su enfoque social, González Ledesma porque fue mi primera lectura de novela negra. Y de los vivos, David Llorente (Madrid: frontera; Te quiero porque me das de comer), Eduardo Mendoza (La ciudad de los prodigios) y Carlos Augusto Casas  (Ya no quedan junglas a donde regresar). Hay muchos más, en realidad de todo lo que lees de una forma u otra acabas tomando algo.

En 2018 se alzó con el premio a la mejor novela del festival Mountain Black Bossost ex aequo ¿Que sintió al momento de conocer el veredicto?
Es una sensación increíble. De repente te vienen a la cabeza un montón de sentimientos, especialmente de agradecimiento a tu familia, a tu pareja, al jurado. Y una absoluta incredulidad, porque todos los finalistas eran de gran calidad y nunca pensé que podría ganarlo.

¿Qué le aporta escribir novela negra?
Escribir novela negra me aporta felicidad. El ejercicio creativo, el diseño de tramas y personajes, el dar vida a una historia que modelas en tu cabeza y luego plasmas en el papel es muy placentero. Eso es predicable de cualquier género, pero en la novela negra tiene ese plus de morbosidad que da el tratar con la vida y la muerte, la violencia o la injusticia. Cuando escribes la novela eres tú quien decide sobre el bien y el mal, y puedes hacer y decir con cierta impunidad  cosas que serían escandalosas en otro tipo de texto.

¿Se siente honrado al estar en una colección como La Orilla Negra de la editorial Serbal con plumas de tan alto prestigio?
Por supuesto. Cuando veo mi nombre en la solapa del libro, después de los monstruos que me preceden, creo que es un error de imprenta y yo no debería estar allí. Lo cierto es que aun hoy lo veo y no acabo de creerlo.

Xavier Borrell Campos

Tráfico
Autor:García Sánchez, José María
Ediciones del Serbal
Colección: La orilla negra
ISBN: 978847628934
212 pag.
Año 2019

dimecres, 8 de maig de 2019

Cubelles Noir dins el 'Garraf sona més que mai'


El passat 11 d’abril Cubelles Noir es va incorporar al “Garraf Sona”. Node Garraf publicava aquesta nota:

Per iniciativa de NODE Garraf la diversitat i els atractius que composen el calendari anual d’esdeveniments escènics a la comarca s’han encerclat en un gran recurs promocional: Garraf Sona, Terra de Festivals

Dijous 11 d’abril, a les 12h, a Finca Mas Solers, Sant Pere de Ribes, pujarà a l’escenari una nova iniciativa per promocionar la comarca del Garraf, aquesta vegada amb la partitura Garraf Sona, Terra de Festivals.

En l’acte de presentació hi participaran ajuntaments i entitats organitzadores de festivals i esdeveniments d’arts escèniques, musicals, literàries i enogastronòmiques. L’empenta promocional recau en l’àrea de turisme de l’Agència de Desenvolupament NODE Garraf.

El segell Garraf Sona proposa la posada en marxa i desenvolupament d’un programa per la promoció i la comunicació dels festivals que amb periodicitat regular i de manera estable es celebren a la comarca del Garraf.

El propòsit de Garraf Sona és aplegar l’oferta d’esdeveniments i activitats relacionats amb la música, les arts escèniques, el cinema i la literatura, entre d’altres, per tal de compartir recursos que afavoreixin una major eficiència pressupostària de cadascun dels certàmens, com també l’intercanvi de dades de proveïdors de productes i serveis.

Per a la demarcació del Garraf, la promoció conjunta de totes aquestes activitats propiciarà una major atracció de visitants i alhora permetrà consolidar una imatge de marca com a terra i mar de festivals.

A l’acte de dijous ja han confirmat la seva assistència els organitzadors de Cubelles Noir, El Tingladu, Feel Chill, Fes + Chapeau, Festival Jardins Terramar, FIMPT,  La Daurada, La Verema Cubelles, NEXT, Nowa Reggae, Secret Vida, Sitges Film Festival, Sons Solers, Temps de Vi i Vida Festival. Tots ells subscriuran un document d’adhesió, com a primer acte d’aquest nou recurs promocional del Garraf.

Redacció

dilluns, 6 de maig de 2019

'Los Asquerosos' - Santiago Lorenzo



Manuel acuchilla a un policía antidisturbios que quería pegarle. Huye. Se esconde en una aldea abandonada. Sobrevive de libros Austral, vegetales de los alrededores, una pequeña compra en el Lidl que le envía su tío. Y se da cuenta de que cuanto menos tiene, menos necesita. Un thriller estático, una versión de Robinson Crusoe ambientada en la España vacía, una redefinición del concepto «austeridad». Una historia que nos hace plantearnos si los únicos sanos son los que saben que esta sociedad está enferma. Santiago Lorenzo ha escrito su novela más rabiosamente política, lírica y hermosa.

BIOGRAFÍA.

Se llama Santiago Lorenzo. Los astros se alinearon para que naciera un buen día de 1964 en Portugalete, Vizcaya, España, Europa, la Tierra. el Universo. Primero miró, luego observó, después filmó y ahora escribe. En todas esas etapas vivió y en ninguna hizo lo que hacen los actores: actuar. Denle una goma de borrar Milan y unas tijeras y les creará un mundo. Aunque hace tiempo que con un teclado hace lo mismo y mejor. Este artista pretecnológico de pulsaciones lentas (quizás por su corazón grande) vive a caballo (o a autobús de varios caballos) entre Madrid y un taller que ha elegido en una aldea de Segovia que podría servir para ejemplificar la recurrente expresión "alejado del mundanal ruido". No siempre fue así. Estudió imagen y guión en la Universidad Complutense y dirección escénica en la RESAD de la capital del reino. Siempre tuvo claro que ante problemas reales, sólo sirven las soluciones imaginarias, así que en ese año constelación que fue 1992 creó la productora El Lápiz de la Factoría, con la que dirigió cortometrajes como Bru, Es asunto mío o el aplaudido Manualidades. Porque además de eso, al artista artesano Lorenzo siempre le gustó construir maquetas imposibles trabajadas con las manos: una cómoda con cajones que se abren por los dos lados, puertas por donde sólo podría pasar el Hombre más Delgado del Mundo y teatritos donde los Madelman son los protagonistas. Si no gozara del don de la escritura, podría haberse empleado en cualquier oficio antiguo: sereno, porque tranquilo lo es un rato, o jefe de estación ferroviaria, porque los trenes portátiles le gustan más que a un hombre alegre una pandereta. En 1995, produjo Caracol, col, col, que le valió pisar con calma la alfombra roja de los Premios Goya, que ganó en la categoría a Mejor Corto de Animación. Cuatro años después se empeñó en estrenar Mamá es boba, la historia palentina de un niño algo alelado, pero a la vez muy lúcido, acosado en el colegio  (la película fue una de las primeras en abordar el tema del bullying) y con unos padres que, a su pesar, le provocan una vergüenza tremenda. La película pasará a la historia como uno de los filmes de culto de la comedia agridulce y podría servir como mito fundacional del post-humor que busca la risa helada e incómoda. Con ella fue nominado, para su sorpresa, al Premio FIPRESCI en el Festival de Cine de Londres. En 2001 abrió, junto a Mer García Navas, Lana S.A., un taller dedicado al diseño de escenografía y decorados con el que hicieron tanto muñequitos de plastilina para el anuncio del euro como la catedral que aparece en una de las entregas de Torrente. En 2007 estrenó Un buen día lo tiene cualquiera, donde volvía a elevar una historia de una persona para explicar un problema colectivo: la incapacidad, afectiva e inmobiliaria, para encontrar un sitio en el mundo (o un piso en la ciudad, para el caso). Harto de los tejemanejes del mundo del cine, decidió cederle sus ideas a esto de la literatura, por lo que en 2010 publicó la novela Los millones (Mondo Brutto), uno de los libros del año con un gancho cómico y un golpe más bien trágico: a uno del GRAPO le toca la lotería primitiva; no puede cobrar el premio porque carece de DNI. Desde entonces, ha escrito Los Huerfanitos, se ha deleitado con ábsides de catedrales y ha continuado atacando los vicios de la sociedad de la única forma posible: con la risa, el recurso de los hombres que gozan de una inteligencia libre de presunción. También ha seguido hablando con voz grave, lanzando chanzas coheteras y fumando un pitillo a cada hora en punto con tiros cortos. Ha hecho, en definitiva, muchas cosas, pero su mayor temor continúa siendo caerse a la ría desde lo alto del puente colgante de Portugalete, patrimonio de la Humanidad desde 2006.

RESEÑA

La sorpresa de la temporada, Los Asquerosos. Santiago Lorenzo.
A pesar de las buenas críticas, incluso entusiastas, cogí el libro con cierta prevención. Después de tantas desilusiones no me fío un pelo de los fenómenos editoriales. Las opiniones de mis amigos variaban de “es una obra maestra” a “no pude con él”. Pero la curiosidad mató al gato y no pude evitar hacerme con un asqueroso. La verdad es que me duró un suspiro. La dificultad de escribir una trama en un pueblo abandonado en el que aparentemente no pasa nada y  que no puedes soltar solo la puede entender un escritor (si eres Daniel Defoe la comprensión  te viene de fábrica), y al poco que empieces a leerlo te das cuenta de que  ese libro es una pequeña joya que enseña cómo se puede hacer todo con muy poco. Como Manuel.

Manuel es un tipo normal y corriente. Anodino, bajito, inteligente de incógnito, ingeniero. La crisis económica le golpea y deambula de trabajo triste a trabajo peor. Una tarde decide comprarse una churrera (de esas antiguas, con las boquillas de distinta forma, yo tengo una) y ahí comienza su serie de catastróficas desdichas al defenderse de un antidisturbios con su destornillador. Manuel decide huir de su destino carcelario, se convierte en un fugitivo y acaba refugiándose en un pueblo abandonado. Y hasta ahí puedo leer. Las aventuras de Manuel para sobrevivir en un entorno hostil, para hacer fuego, para procurarse de comida más allá del pedido que su tío le manda desde Lidl todas las semanas, la evolución de la personalidad al estar viviendo en total aislamiento, su conversión en anacoreta en la tradición más austera de los santos castellanos, su alimentación a todas luces asquerosa, el reciclaje de todo tipo de materiales…la vida en la casa abandonada es una sucesión de situaciones hilarantes y desasosegadoras al mismo tiempo. Manuel se está convirtiendo en un ultrahipster ecológico extremo y no sabes si eso te fascina o te horroriza.

Hay un momento maravilloso en el que esa soledad del pueblo abandonado se ve rota y su deriva hacia ermitaño-radical se trunca. Quizá los párrafos más desternillantes de toda la novela. No voy a desvelar lo que ocurre porque la tienen que leer ustedes. No solo por la trama tan original y divertida; lo importante de este libro además de lo bien escrito que está, es la carga filosófica, la protesta social que planea todo el tiempo en forma de cargas de profundidad que resuenan en nuestra mente removiendo conciencias a puñalada limpia. El uso del lenguaje ayuda: Santiago Lorenzo mezcla palabras coloquiales, cultismos, una riqueza de vocabulario que va desde especialización agraria hasta el quinto sustantivo  del diccionario, arcaísmos, todo en un guiso suculento que está a punto de ser pedante pero acaba por deslizarse con suavidad hasta el final , ese final poético y precioso que arranca alguna lagrimilla tonta.

En fin. Píllense “Los asquerosos”. Lo odiarán o lo amarán, puede que lo consideren asqueroso, pero no les dejará en ningún modo indiferentes.

Nieves Abarca.

LOS ASQUEROSOS
Santiago Lorenzo.
Editorial Blakie Books.
Número de páginas: 222 pags
ISBN: 9788417059997
2018

dijous, 2 de maig de 2019

'El último Barco' - Domingo Villar



Es cierto que son más de setecientas páginas, que su tempo, de velocidad crucero, unidos a un paisaje conocido y a unos personajes que a pesar de ser la cuarta novela conocemos de sobra, a alguno que otro le puede echar para atrás. Pues quizá sea cuestión de confianza o quizás no, como diría un gallego, pero a mí me llevó terminarla tres días ahora que leo poco.

Igual supe o pude disfrutar del camino, de las preguntas sin respuesta y las otras que hacen surgir más preguntas, de la apacible desesperación de quién se sienta a contemplar el paisaje cuando tiene prisa y no le importa. En realidad y según avanzaba, me daba igual quién había matado a Mónica Andrade y dónde estaba, es más, ya creí saberlo cuando me quedaban más de doscientas páginas y me dio igual, hasta me resistí a llegar a la última temiendo que Domingo Villar me hiciera esperar otro poco de ese tiempo que el aprovecha hasta echarme a los ojos la siguiente de Caldas.

En fin, es probable que esto no sea crédito suficiente para los indecisos, para los adictos a Domingo Villar, que los hay y muchos, no hace falta añadir ni una coma y más después de todo este tiempo de espera.

Alguno podría añadir a todo esto, incluso que las novelas de Domingo Villar no son novela negra, pues bien, yo paso de discutir eso y afirmo con mucha rotundidad y probablemente poca autoridad, que es literatura de la buena, porque este hombre sabe escribir y sabe vertebrar una buena historia dosificándola a base de diálogos precisos, a veces contundentes, de personajes creíbles y entrañables, plenos de cotidianeidad y quizás si o quizás no, sea esto lo que pueda convertir la novela de Villar en algo que si no es negro, resulta muy oscuro.

José Ramón Gómez Cabezas

El último Barco
Domingo Villar
Siruela, 
2019
ISBN 9788417624279
712 pag.





dilluns, 29 d’abril de 2019

'Soy una pornógrafa' - Saskia Vogel


 

Cuando el padre de Echo desaparece arrastrado por la corriente en la costa de Los Ángeles, ésta se queda sola y perdida. Sin amigos ni familia a la que recurrir: su única amiga dejó de llamarle cuando ambas fueron sorprendidas por el padre de la primera manteniendo relaciones, y  la convivencia  con su madre resulta problemática, y con una carrera como actriz irónicamente llena de nubarrones en la soleada California, se sume en un estado de parálisis y desesperación, que encuentra salida cuando Echo conoce a Orly, su nueva vecina, una dominatriz que vive con su esclavo. Con ella establecerá una peligrosa relación de dependencia y que le introducirá en un mundo nuevo de erotismo y sexo casual. Echoabraza el riesgo, con la esperanza de que el miedo, la desconfianza y la incertidumbre reactiven su excitación y sus ganas de vivir.

Soy una pornógrafa es la primera incursión en la novela de Saskia Vogel (Los Ángeles), escritora, articulista y traductora literaria y una nueva Venus in furs para el nuevo siglo.

La obra no trata tanto el sexo como de la dependencia o la permisión, al fin y al cabo su título original es ese: Permisión.

Echo empieza buscando algo a lo que aferrarse tras la pérdida de su amiga primero y de su padre después, y lo encuentra en el sexo primero y en la dependencia después. Echo se convierte en la esclava de Orly.

Y ese “algo” resulta ser el sexo, primero con desconocidos, después con su vecina.
Soy una pornógrafa no es una novela erótica ni sexual, lejos está  de querer serlo, ni de acabar siéndolo, Soy una pornógrafa es una novela sobre la intimidad, muy al estilo de casualmente y valga la redundancia,  Intimidad la obra de Hanif Kureishi, donde poco importa lo que le ocurra a los protagonistas más allá de conocer las razones de sus encuentros.

Sin lugar a dudas Soy una pornógrafa se engloba en ese género llamado coming-of-age, y más específicamente en el Bildungsroman, ya que Echo nos cuenta la transición de su juventud a su vida adulta, más que su crecimiento personal y sus cambios emocionales.

La Echo que conocemos al inicio de la novela, no es la misma que se despide al final de la misma, y es esa transición la que nos explica Vogel en Soy una pornógrafa. Atrás quedaron sus fobias y sus filias y mira al futuro con ojos renovados.

SALVA G.

Título: Soy una pornógrafa
Autora: Saskia Vogel
Traducción: Núria Molines
Editorial: Alpha Decay
Edición: 1ª edición, marzo de 2019
Número de páginas: 208 pp.
I.S.B.N. 978-84-949581-4-4

divendres, 26 d’abril de 2019

'Vuelve' - Samuel Benchetrit


Existe un cuento que se explica en cierta región sita en Groenlandia, en el que se dice que un padre esquimal crió a su hijo él solo tras la muerte de su madre en el parto. El padre no hablaba. Jamás le dijo palabra alguna a su vástago. Le llevaba a pescar. Le daba de comer. Lo lavaba. Le sonreía. Le murmuraba canciones hasta que caía dormido. Pero ni una sola palabra. Al cumplir los quince años, como es tradición en la zona, el hijo deja su casa para emprender un viaje de varios meses por los glaciares.  El padre le prepara los bártulos: un arco, una lanza y algo que comer. Lo acompaña a la salida de la aldea. Allí se miran largo rato. Finalmente, el padre le dice una palabra a su hijo. La primera de su vida. ¿Cuál es esa palabra?

La nueva novela del escritor, actor, guionista y director de cine y teatro Samuel Benchetrit (Champigny-sur-Marne, 1973) nos ofrece la respuesta a esa pregunta.

El protagonista de Vuelve, escritor para más señas, es adicto a los cigarrillos y al alcohol, y se pasa el día buscando la inspiración para redactar su próxima obra. Ésta jamás llega. Vive con su hijo, tras la marcha de éste del apartamento de su madre, ex mujer del protagonista para trasladarse a casa de su padre. Pero ahora mismo está de viaje. Indefinido. De tantos libros de exploradores que le leyó su padre de pequeño, el hijo no dudó un instante en convertirse en uno de ellos en cuanto tuvo ocasión. Su padre habla vía email con él cada vez que puede. Ahora nuestro protagonista anda tras la búsqueda física de Hormigón armado, uno de sus libros. Una novela que transcurre en el extrarradio parisino y que cuenta la vida en él. Un productor televisivo quiere hacer una serie de él, pero antes, por muy interesado que esté, quiere leerlo. Así que nuestro héroe necesita a toda costa ese libro. Nadie sabe dar con él, así que no duda en comprarlo en Amazon. Pero el gigante también falla. A partir de ese momento, y ese pequeño McGuffin, salvando las distancias, que es hacerse con una copia del libro, el autor nos sumerge en las locuras por las que deberá pasar el protagonista convertido en un anti héroe de tomo y lomo, ya que todo le sale mal.

Malentendidos, romances, histerias, locuras, sensibilidad, pasión, pérdida, o distanciamiento son parte de la novela, pero también encontramos el humor absurdo, ilógico y bastante caótico que tienen las últimas películas francesas que llegan a nuestra cartelera.

¿Ejemplos? Ahí van unos cuantos.

El protagonista decide comprar un pato vivo y así poder conquistar a su nueva amada.

Su nueva amada, Suzanne,  es enfermera en una residencia geriátrica en la que el protagonista lee libros de Pierre Lamberti, un autor que vende infinidad de libros y que casualmente está en su misma editorial y que por supuesto odia con toda su alma.

Absurdo resulta también el vendedor de patos vivos a quien el protagonista debe cargar a la espalda para ir a ver a la granja contigua a la suya a su ex mujer que vive con su amante para poder llegar a un acuerdo y comprar el pato.

La ex mujer del vendedor vive con un tipo apodado Madrid. No tiene nada que ver con el país tan solo vivió en él. Pero también lo hizo en Moscú, Milán o Río. Porqué se puso Madrid nadie lo sabe.

Su portera no lo tiene en muy buena estima, y menos cuando éste le secuestra su gato Pistache y la propia portera lo encuentra asustado en casa del escritor bajo el nombre de Fellini.

Sí, todo le sale mal a nuestro protagonista, el mundo está en su contra, sus día a día está lleno de situaciones absurdas, el repartidor de Amazon llamando a su puerta a las tres de la madrugada es sin duda la más fantasmagórica de todas, pero todas sus vidas paralelas que inventa y da por sentadas también resultan harto divertidas, por lo absurdo de las situaciones.

Benchetrit entrega una novela alocada, plagada de humor, humor absurdo, con situaciones comprometidas, pero vistas con mirada alegre, pero también tenemos en Vuelve el amor de un padre por su hijo, el sufrimiento del mismo por su ausencia en ese eterno viaje explorando el mundo que finalmente tendrá un sentido para su progenitor al recibir una carta urgente de una amiga de su hijo y que leerá sin demora. Aquí también tenemos una nueva situación cómica. Tras la lectura de la carta y habiendo comprobado que no es para tanto, decide volver a leerla y parar de hacerlo si descubre que no lo escrito es demasiado privado para que él pueda estar leyéndolo.

Sí, Benchetrit ofrece una sucesión de gags hilvanados de forma magistral en capítulos cortos para componer una oda al amor paterno, pero también a la soledad, al temor y a la vejez. Sin duda Vuelve es toda una revelación en estos tiempos, no resulta ser políticamente correcta, pero mantiene unos márgenes estrictos en cuanto a su humor se refiere, pero no da esa sensación en ningún momento, se podría decir que Vuelve es un poco el último divertimento de su autor, pero estaríamos siendo demasiados banales a la hora de intentar resumir en una palabra la obra, teniendo como tiene esta tantas aristas.

SALVA G.

Título: Vuelve
Autora: Samuel Benchetrit
Traducción: Isabel González-Gallarza
Editorial: Destino
Edición: 1ª edición, marzo de 2019
Número de páginas: 255 pp.
I.S.B.N. 978-84-233-5509-9