dimarts, 10 de juliol de 2018

'Adiós a Cinecittà' - Julián Comas


 La nueva ¿primera? novela de Julián Comas (Sabadell, 1966), no es solo un tributo a Cinecittà, esa Fábrica de sueños primero, El Hollywwod sobre el Tíber después, si no que va más allá y abraza con amor no solo a los protagonistas de todas aquellas memorables películas, si no que en particular le presenta sus respetos a una de ellas: Adiós a las armas, la versión dirigida por Charles Vidor en 1957 con producción del todopoderoso David O. Selznick y protagonizada por Rock Hudson, Jennifer Jones y el maestro Vittorio de Sica y a todos aquellos que con su esfuerzo lograron que más de 3000 películas salieran de los estudios italianos creados por Mussolinien 1937.
La acción se inicia en 2017, cuando un periodista americano llega a la capital italiana para escribir un reportaje sobre el cierre de la mítica instalación cinematográfica, allí donde Fellini y De Sica rodaron algunas de sus obras maestras.
Jerry Weintraub, así se llama dicho periodista, conoce en las instalaciones a Gino Grecchi, un anciano que toda su vida trabajó en los estudios y que le empieza a contar sus recuerdos del turbulento rodaje de Adiós a las armas.
En cuanto Gino toma la palabra nos trasportamos a la Roma de 1957, cuando John Huston deja el rodaje dejando al tiránico productor en la estacada. Vidor debe viajar deprisa y corriendo hasta Roma para hacerse cargo de una película llena de memorándums constantes que a nadie gustan pero que obedecen sin rechistar. Jennifer Jones en aquella época esposa de Selznick ve la oportunidad de relanzar su carrera, y Rock Hudson vive un romance con un integrante del reparto.
Mientras todo esto acontece,  conoceremos las vicisitudes de los trabajadores de los estudio, tanto autóctonos, italianos,  como extranjeros, americanos, en particular de Gino y Kate,  que al igual que la Princesa AnneBradley en Vacaciones en Roma deberán mantener en secreto todo aquello que ocurra en La Ciudad Eterna durante ese verano de rodaje.
Comas sabe de lo que habla, y su pasión por el celuloide se transmite en cada una de sus palabras. Su admiración por todo lo clásico es evidente y disfruta con cada una de sus pequeñas historias que refuerzan el conjunto.
Y por supuesto, ese inesperado final nos sorprende tanto que llega a emocionarnos más de lo que a nuestra edad permitiría cualquier facultativo. Ese giro concluyente le concede a la novela un notable alto.
Adiós a Cinecittà es una novela para los amantes del cine clásico en general, y para los amantes del cine italiano en particular, entre los que un servidor se encuentra, Fellini es sin duda uno de los grandes, y por supuesto, no solo acabé fotografiándome a las puertas del estudio, si no que visité todos y cada uno de los escenarios en donde Audrey Hepburn rodó Vacaciones en Roma, el año en que dicha película cumplía su medio siglo de vida y Roma era todo un tributo a ella. Me sentí transportado de nuevo a Roma durante la lectura del capítulo nueve, aquel donde Gino enseña Roma a Kate y visitan el Antico Caffè GrecoSanta Maria in Cosmedin y su Bocca della Verità o esas románticas trattorias del bullicioso, colorido y ruidoso Trastévere.
HitchcockWilderReedBrandoMontyde HavillandB. MayerHayworthWellsPeckBogartBacallEkbergCagney o Mastroianni aparecen en la novela de una forma u otra, así que con nombres como esos es imposible aburrirse durante su rápida y voraz lectura.
Todo un acierto para los amantes del séptimo arte.
SALVA G.
Título: Adiós a Cinecittà
Autor: Julián Comas
Editorial: Ediciones B
Edición: 1ª edición, mayo de 2018
Número de páginas: 398 pp.
I.S.B.N. 978-84-666-6303-8

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada