dijous, 21 de març de 2019

'Vintage' - Grégoire Hervier


A finales de los años cincuenta, concretamente 1957, Ted McCarty, por entonces presidente de Gibson Company, la famosa empresa de guitarras americana, tuvo la idea de lanzar una serie de guitarras de look futurista para recuperar la imagen de la marca, hasta ese momento sus formas eran demasiado clásicas, casi pasadas de moda, para todos aquellos rockeros cabezas locas de los cincuenta. Así nacieron la Flying V, una guitarra con forma de V; la Futura, rebautizada como Explorer con forma de X; y una tercera aún más extraña con forma de K y cabeza asimétrica bastante poco agraciada llamada la Moderne.

La jugada maestra se convirtió en un fracaso tras el resultado catastrófico de los pedidos: 98 Flying V, 22 Explorer y cero Moderne. La serie se interrumpió y solo esas pocas guitarras se pusieron en circulación en los años 58 y 59.

Como el tiempo siempre da la razón, en los años ochenta, 1982 exactamente, Gibson decidió fabricar de nuevo la serie Modernistic, con un éxito absoluto, en parte gracias a la reputación que Jimi Hendrix había otorgado al modelo a finales de los sesenta tocando la Flying V con una destreza envidiable. La Explorer y la Flying V tuvieron su merecido éxito. La Moderne resultó nuevamente un fracaso, solo se produjeron 143 
ejemplares. Billy Gibbons de ZZTop tiene una de ellas ¿o es la original de los cincuenta?

Pero antes de eso, la compañía realizó prototipos de las mismas, tres o cuatro modelos de cada una de ellas siendo la Moderne la más buscada por los codiciados coleccionistas y por los más diversos músicos, así como por los dueños de las tiendas de guitarras de todo el mundo.

Alain de Chévigné es uno de ellos. A sus 72 años está al frente de Prestige Guitars, la mejor tienda de guitarras de Paris. Su vendedor principal se encuentra de baja. Una mala caída del skate le mantiene dos meses en cama. Su lugar lo ocupa Thomas Dupré, un joven de 25 años ex guitarra de Agathe the Blues and the Impostors y redactor freelance para oscuras revistas musicales.

Alain acaba de vender una magnífica Les Paul Goldtop del 54 a un comprador misterioso de Escocia. No tiene su nombre, ni su dirección, pero sí el dinero del pago ingresado en cuenta. La única condición es que le lleven la guitarra a su casa personalmente.

Alain es demasiado mayor para ese tipo de viaje, así que sin dudarlo envía a Thomas como recadero.


Lo primero que le sorprende l joven Dupré es que su misterioso comprador vive en Boleskine House, la mansión que Jimmy Page compró en los inicios de Led Zeppelin solo por el hecho de que en ella había vivido el ocultista Aleister Crowley.

Para no alargarnos mucho en la introducción, si estas son excesivamente largas el resto de tema debe ser una explosión y pocas veces se consigue, diremos que una vez que Dupré conoce al dueño de la casa, Lord Charles Winsley un hombre postrado en una silla de ruedas coleccionista de guitarras, y le encarga que busque su Moderne recién robada para poder cobrar el seguro de la misma,  dará inicio una alocada carrera, road trip se llama ahora, en donde nuestro protagonista viajará de Escocia a París, de París a Sydney (el de Australia no el de Canadá ni ninguno de los siete que existen en Estados Unidos), de Sydney a Menphis, de Menphis a Dickson, a Clarcksdale, Oxford (el de Mississippi), al profundo sur, con Corinth, Tupelo, Sothhaven, Greenville, Jackson o Hattiesburg a la cabeza, pero ambién a las grandes ciudades, como Chicago o Nueva York, para regresar a Oxford y acabar en Lafayette en busca de la maldita Moderne, sin desfallecer y corriendo todo tipo de aventuras, asesinatos incluidos y persecuciones locas.

Vintage la nueva novela de Grégoire Hervier (Francia 1977) es un thriller sobre guitarras, músicos legendarios, lugares míticos del rock y el blues, lleno de datos increíbles, tanto para los amantes de la guitarra, sin duda, como para los que nos decimos mitómanos y melómanos.

Hervier sabe de qué habla, su conocimiento desborda las páginas del libro, y que ese protagonista escriba en primera persona dice mucho a su favor, su cercanía con nosotros es total y como quien no quiere la cosa comparte sus aventuras con todo aquel que lee el libro. La novela está escrita como si de una canción se tratase, con su intro, sus versos, su puente, el estribillo y sus solos, lo que la dota de una musicalidad vibrante.

Tras su lectura quedan claras dos cosas, la primera: no debes ser un entendido en guitarras para 
disfrutar de su lectura, muchos grandes escritores basan sus novelas en historias reales de las cuales nos bombardean durante toda su historia con datos que enriquecen su lectura y nuestra mente; y la segunda: no tiene que gustarte el rock para disfrutar de una novela que bien podría encuadrarse en la novela negra, un excelente thriller donde el mcguffin resulta ser conocido pero que la trama sigue su curso aparezca o no aparezca dicho mcguffin.

Apasionante.

SALVA G.

Título: Vintage
Autor: Grégoire Hervier
Traducción: Josep M. Pinto
Editorial: Ma Non Troppo
Edición: 1ª edición, enero de 2019
Número de páginas: 297 pp.
I.S.B.N. 978-84-949285-6-7

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada