dissabte, 14 de novembre de 2009

El símbolo perdido - Dan Brown

El símbolo perdido
Dan Brown
Planeta Castellano
Empuries Catalán
Año 2009
576 páginas

Robert Langdon ha sido llamado a dar una conferencia en el Capitolio de la ciudad de Washington por su amigo el millonario masón Peter Solomon. Al llegar allí encuentra que dicha conferencia no existe y que alguien ha dejado una mano humana con el anillo de su amigo y unos tatuajes que simbolizan la búsqueda de un poder. La CIA rápidamente acudirá a Langdon, debido a una llamada de teléfono que dice que solo él puede descifrar las claves que necesita el secuestrador de Peter para encontrar la máxima sabiduría, con la condición de dejar a su amigo en libertad. Rápidamente nuestro protagonista se verá zambullido en una cuenta atrás repleta de  símbolos históricos, que le deben llevar al lugar donde se halla Solomon y posteriormente, donde se encuentra encerrado el poder que los antiguos masones que crearon la nación americana protegen de ajenos intereses. Para ello contará con la ayuda de Katherine Solomon, hermana de Peter, que a la vez está inmiscuida en un experimento con la mente humana, en relación  a la sabiduría masónica.

La cuarta novela de Robert Langdon le ha hecho volver a sus inicios en cuanto a la calidad de sus escritos. Pues en la fortaleza digital, su primer libro, el argumento en torno a un ordenador central  era soporífero, y en este a diferencia de los otros dos, ha vuelto a enredarse en símbolos, leyendas e interpretaciones filosóficas de una manera relativamente poco seria.
Dan Brown se defiende diciendo que todo lo que pone en su novela es real, pero hay que añadir que no es lo mismo real que relativamente real. Encuentra símbolos y enigmas en los lugares menos creíbles y los enlaza para llevarnos a la resolución del libro a su antojo. Un desenlace que ya hemos visto en múltiples ocasiones, dándonos a pensar que los escritores que no saben cómo acabar sus novelas, acuden a buscar la verdad en el mismo lugar (perdonen que no sea más exacto por no desvelar el final). Ya lo ha hecho él mismo en sus otras novelas, aunque por dos veces se le perdonaba, y lo han hecho múltiples escritores, como Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke con su monolito de 2001 una odisea del espacio, el primero que me viene a la cabeza, es decir el original creador de la idea, y muchos más.
Me enganché a Brown con El código da Vinci, continué viendo que era algo diferente con Ángeles y Demonios, me desilusioné con La fortaleza digital (aunque pensé que al ser su primera novela era lógico que la calidad fuera inferior) y con El símbolo perdido he perdido a un ídolo, pensaba que Dan Brown sería más inteligente y que con esta entrega escribiría algo diferente y acerté, pero diferente de pésimo.

Xavier Borrell

3 comentaris:

  1. No seré yo quien lo critique, pero justamente leía no hace mucho las malas críticas del libro.

    Por cierto, espero que te interesen las recomendaciones de mi blog. Ahora con nuevo diseño, nuevas encuestas y secciones.
    Recuerdos y cuidate el alma :) [www.imperdibleanima.blogspot.com]

    L'imperdible de ℓ'Àηimα

    ResponElimina
  2. No es de extrañar que las críticas sean malas y que conste que yo empecé el libro con optimismo, pero donde no hay no hay. Por cierto muy interesante tu blog.

    ResponElimina
  3. A mí me ha encantao. Pocas veces me lo he pasado tan bien leyendo un libro y me he reído tanto.

    Qué pena que no fuese la intención de Dan Brown

    ResponElimina