dimarts, 17 d’octubre de 2017

'Incendio' - Tess Gerritsen


Lo admito: tenía mis reservas cuando esta novela cayó en mis manos.

Primero: su título. Demasiado parecido a la excelente obra de Wajdi Mouawad, llevada al cine por el ahora famoso director Denis Villeneuve, está a punto de estrenar Blade Runner 2049, y a nuestro teatro por Julio Manrique y Clara Segura como actores principales.

Segundo: el tritono o Diabolus in músicaEs un intervalo musical que abarca tres tonos enteros. Puede clasificarse como intervalo de cuarta aumentada o de quinta disminuida. El tritono es un acorde con mucha angustia y texturas ásperas que debido a su dificultad fue prohibido en la Edad Media al considerarlas notas malignas, resultaban disonantes y perturbadoras.

Sinceramente: ¿Otra vez? ¿En serio? ¿Un tritono hace que Lily, la hija de tres años de la protagonista se vuelva violenta al escucharlo? No gracias.

Julia Ansdell, la protagonista de Incendio, es violinista, segunda violinista, ¿Cuántos segundos violinistas se necesitan para enroscar una bombilla? Respuesta: no pueden llegar tan alto. Vive con su marido Rob y su hija de tres años Lily en Boston. Y colecciona música. En uno de sus viajes tropieza con una curiosa pieza musical en una sombría tienda de antigüedades de Roma. La composición, apasionada, atormentada y estremecedoramente bella, de notas sombrías y febriles arpegios, parece dotada de vida propia. Pero cuando de vuelta en casa el arco y las cuerdas de su violín reproducen por primera vez el vals, comienzan a suceder cosas extrañas que trastocan su tranquila vida. La música tiene un efecto aterrador en Lily la hija de la pareja que se transforma en un ser violento hasta el punto de matar al gato y de clavar un trozo de cristal en la pierna de su madre.

Convencida de que los compases de Incendio, la obra musical, están urdiendo un hechizo maligno en su pequeña y hasta ahora encantadora hija, decide encontrar al autor de la misma embarcándose en un angustioso viaje que da inicio en la ancestral ciudad de Venecia.

Pero antes de eso, la autora, Tess Gerritsen (San Diego, 1953) inserta de forma matemática (¿tendrá algo que ver que Rob el marido de Julia lo sea?) una segunda historia que transcurre paralela a la trama principal y donde conocemos la verdadera historia de la maldita partitura. Para ello debemos transportarnos hasta Venecia, antes de la guerra para conocer a Lorenzo. Sin duda él, junto a la música es el auténtico protagonista de esta novela, más allá de la famosa partitura, más allá de la pequeña Lily, o de Julia y Rob.

Lorenzo es uno de aquellos doscientos cincuenta  judíos italianos detenidos y deportados en 1943 y 1944 de los cuales solo ocho de ellos regresaron con vida de los campos de exterminio. Durante aquellos años, pereció un veinte por ciento de los 47.000 judíos italianos. Cierto es que estas cifras, compradas con lo que estaba sucediendo en el resto de la Europa ocupada, palidecen, puesto que en Polonia, Alemania y el Báltico el noventa y cinco por ciento de judíos fueron aniquilados y en los Países Bajos el setena y cinco por ciento corrió la misma suerte, si es que a eso se le puede llamar suerte. ¿Por qué sobrevivió un porcentaje mayor de judíos en Italia? ¿Qué hacía a Italia diferente?

Esas son las preguntas que Gerritsen quiso responder en esta notable novela que en un principio no quise leer por un prejuicio equivocado y que finalmente disfruté más de lo que había imaginado que haría.

Y sin desvelar nada del final, cuando sale a la luz el oscuro secreto de una familia peligrosamente poderosa que no se detendrá ante nada para impedir que Julia desvele la verdadera historia de la pieza musical, nos topamos de bruces con hechos de rabiosa actualidad en todos los gobiernos del mundo: la corrupción política.

Sí, sinceramente, y en contra de mis primeras sensaciones, Incendio es una notable novela que combina hechos verídicos con acontecimientos ficticios, está perfectamente estructurada en sus capítulos, con esos saltos en el tiempo dejando al lector impaciente por volver a cualquiera de las dos épocas en que se narra la acción, y por supuesto en cuestiones musicales obtiene un sobresaliente, en la lista de agradecimientos, la autora agradece a sus padres todas esas largas y tediosas horas de ensayo al piano y al violín.

SALVA G.

Título: Incendio
Autor: Tess Gerritsen
Traducción: Pilar de la Peña Minguell
Editorial: AdN Alianza de Novelas (Alianza Editorial, S.A.)
Edición: 1ª edición, septiembre de 2017
Número de páginas: 251 pp.
I.S.B.N. 978-84-9104-845-9

dilluns, 9 d’octubre de 2017

'Incluso la verdad' - Benjamín Prado y Joaquín Sabina

 
Incluso la verdad, la obra que nos ocupa, bien podría acompañar a la edición de lujo, tan en boga en nuestros días, del último disco editado por el músico y poeta Joaquín Sabina (Úbeda, 1949), Lo niego todo, puesto que es más un apéndice de éste que un libro con entidad propia, al fin y al cabo lo que se relata en él, es la creación por parte del propio Sabina junto con Leiva la mitad de Pereza y del escritor Benjamín Prado (Madrid, 1961) de dicho disco, su encierro en la casa de Rota en la bonita e idílica  bahía de Cádiz que tiene Joaquín y los dimes y diretes que ocurrieron hasta dar con su confección final.

Evidentemente, éste es un libro para fans, melómanos y mitómanos, tanto de Sabina, que hay muchos, como de la música en nuestro idioma que también los hay.

Contado en primera persona, ora Prado ora Sabina y comenzando y acabando con las palabras de Leiva, el libro está salpicado de escritos de músicos como el propio Rubén Pozo, la otra mitad de PerezaArielRoth, ex Tequila y ex Los Rodriguez Jaime Asúa ex Alarma!!! Todos ellos mostrando respeto y admiración por Joaquín.

Incluso la verdad debería ser el DVD que acompaña a ciertas ediciones de ciertos discos y en las que se puede ver a la banda de turno en el estudio, creando las canciones, hablando sobre ellas, discutiendo alguna que otra vez, e intentando aparentar normalidad frente a la cámara. Ese Making off tan pesado que aquí no lo es para nada.

Y es que Sabina es mucho Sabina y puede llegar al grito por una palabra, una frase o un verso y defenderlo con uñas y dientes ante Prado, mientras Leiva se los mira desde el otro lado de la pecera.

Asegura la editorial: “que tener este libro es tener la llave de casa, un modo de verles la espalda a las canciones”

Sinceramente, creemos que es más que eso, puesto que una cosa es ver por el ojo de una cerradura lo que ocurre dentro y otra bien distinta es saber qué opinan las personas que están tras la puerta, y en Incluso la verdad todo son opiniones, secretos y confesiones.

La edición se completa con fotos de la familia realizadas por Jimena Coronado, las letras de las canciones cerrando cada capítulo, dibujos del artista de Úbeda y un extraño juego final: intentar escribir una canción a partir de una estrofa inédita de una canción y compartirla con ellos en #lejanaydesnuda que es el título de dicho tema.

Muchos son los cantantes en lengua española que se tienen por poetas con sus textos, pero posiblemente ninguno de ellos llegue a la perfección y al nivel de Joaquín, te guste o no, su propuesta musical, ora rock and roll, ora rancherita, ora tanguito, ora rumbita, pero siempre tan Sabiniano (personalmente me identifico más con las letras de por ejemplo y entre otros Yosi Dominguez de Los Suaves que con las de Sabina, pero eso no quita que le admire como escritor y poeta)
               
 SALVA G.

Título: Incluso la verdad
Autor: Benjamín Prado y Joaquín Sabina
Editorial: Planeta
Edición: 1ª edición, septiembre de 2017
Número de páginas: 190 pp.
I.S.B.N. 978-84-08-17246-8

dijous, 28 de setembre de 2017

'El truco/ El truc' - Emanuel Bergmann


Diez años se ha tardado en publicar El truco desde su escritura, la que resulta ser la primera novela de Emanuel Bergmann(Saarbrücken, Alemania, 1972) otrora guionista cinematográfico, tanto en Hollywood como en su país de origen, actualmente ejerce de profesor de alemán, traductor y articulista tras, como dice él mismo, fracasar en la tierra prometida, es demasiado tiempo, hecho este que no entendemos tras la lectura del mismo.

Dos ciudades. Dos épocas. Dos personajes.

Berlín y Los Ángeles. 1934 y 2007. Moshe Goldenhirsh y Max Cohn.

Un anciano que pasa sus últimos días en una residencia y un niño de diez años en cuarto curso.

Un mago que ya no cree en nada y un niño dispuesto a creer en todo para salvar el matrimonio de sus padres que está a punto de naufragar. Los papeles del divorcio están sobre la mesa.

Dos historias que se unen en un punto de fuga y que desvelan el famoso truco que da título a la obra.
Emanuel Bergmann mezcla la fatídica realidad con pequeños toques humorísticos que dotan a la novela de un desparpajo y una frescura que resulta ser el mayor punto a su favor.

Moshe Goldenhirsh es judío, hijo de un rabino de Praga que por avatares del destino acaba en un circo haciéndose pasar por persa ayudando al mago principal para convertirse con el paso del tiempo en El Gran Zabbatini tras escaparse con la ayudante de su maestro. Paralelamente a la historia de Zabbatini y todas sus aventuras (acaba en un campo de concentración) Max intenta dar con él tras encontrar un vinilo de su padre mientras este hacía la mudanza para dejar el hogar familiar donde el famoso mago recita un conjuro para el enamoramiento, conjuro que Max no puede escuchar ya que el vinilo exactamente está rayado en ese punto y la aguja no hace más que saltar. 

Ciertamente las dos historias son interesantes, la primera, la de Zabbatini por conocer la razón de su mal humor, y la de Max por saber si el famoso conjuro resultará. Gracias a la escritura de Bergmann, absolutamente cinematográfica, sus escritos se basan en imágenes concretas más que en palabras propiamente dichas (¿querrá hacer él mismo el guión para su paso a la gran pantalla?) conseguimos una fluidez de actos que transcurren a modo de rápidos capítulos que consiguen atraparnos desde el primer instante.

Personalmente antes que diera inicio a su lectura, me quedé prendado con su cubierta, la silueta del niño haciendo una reverencia con un sombrero del que emergen unas estrellas doradas recuerda sin ninguna duda a Peter Pan, su sombra y su mágico mundo y aunque hace muchos años que maduré, creo que siempre queda en nosotros algo del niño que una vez fuimos.
     
El truco es una excelente novela de aventuras, Max bien podría ser uno más de Los Goonies, pero también es un duro relato sobre el holocausto alemán y sus atrocidades y la primera guerra mundial, todo ello envuelto en un humor inteligente. El humor es una cosa muy seria. Y un alegato a la magia, parte fundamental en la historia.

Nos quedamos con ganas de más, no tanto de saber de Max o Zabbatini, si no de la obra en general del autor, pero deberemos esperar a que Bergmann entregue su segunda obra y esta vea la luz para poder disfrutar de su genio, si antes no realiza el guión de la película  y disfrutamos de ella en pantalla grande.

Sorprendentemente bella. Como la vida.

SALVA G.

Título: El truco/ El truc
Autor: Emanuel Bergmann
Traducción: Carmen Gauger / Albert Vitó i Godina
Editorial: Anagrama / La Campana
Edición: 1ª edición, septiembre de 2017 / agosto de 2017
Número de páginas: 330 pp. 384 pp.
I.S.B.N. 978-84-339-7990-2 / 978-84-168-6327-3

dimarts, 26 de setembre de 2017

'Literatura universal' - Sabino Méndez


Literatura universal, la última novela de Sabino Méndez (Barcelona, 1961), cuarta en su obra tras Corre, Rocker (2000), Limusinas y estrellas (2003) y Hotel Tierra (2006) resulta ser ante todo y por fin, la incursión del posiblemente mejor letrista de Rock de este país en la ficción literaria.

Si sus tres primeras obras partían y repartían verdad vivida, Literatura universal aun estando entre un fina línea entre realidad y ficción, finalmente y tras su ardua lectura, la balanza se inclina hacía la pura y dura ficción literaria. Y menos mal, ya que con sus palabras Méndez no herirá sensibilidades a terceros, como sí pudo pasar con sus anteriores escritos.

Literatura universal comienza con el significado de dos palabras: cultura y leviatán, para seguir con una Nota del editor que no es más que una carta del propio autor a Jorge Herralde en donde insiste en que el título del libro no puede cambiar por nada ni nadie.

Y ciertamente, cultura hay y mucha en las páginas de Literatura universal, desde la cuidada prosa con la que el autor describe y escribe, engarzando palabras como un orfebre de la literatura, con una dedicación un amor por la literatura pocas veces visto, cual novelista ruso que se precie, hasta las más de quinientas citas literarias a clásicos universales y modernos que llenan sus páginas, así como la segunda acepción de leviatán: cosa de grandes dimensiones y difícil de controlar.

Y es que con su más de medio millar de páginas, Literatura universal se convierte por derecho propio a día de hoy en la obra capital del autor de La mataré o Cadillac solitario,  un ejercicio monumental mezcla de novela iniciática, relato generacional, en este caso parodiado, o un aparato metaliterario.

Julio Cárdenas, Paco Valls y Simón B. Sáenz Madero, protagonista este último de la novela y voz cantante de la misma (nunca mejor dicho) son tres amigos que se conocen en la primavera del convulso año 77 en un colegio de curas. Entre ellos nace una amistad que durará toda su vida y es ésta vida la que Simón B. Sáenz Madero, anagrama de Sabino Méndez, nos cuenta en tres partes y una coda final que supone la cuarta parte de la novela, todas ellas con sus saltos en el tiempo, que hacen que conozcamos a los protagonistas en diversas etapas de su vida.

Poco cuenta que no sepamos o que no se haya contado ya de aquellos rápidos años: drogas, sexo, rock, pérdidas, amores…pero Sabino con su amor por la literatura (universal, por supuesto) hace que el lector se i8mpregne de ese amor y continúe la lectura del libro como si de un tríptico se tratara.

En realidad poco o nada importa lo que cuenta, sin duda la gran baza de Literatura universal sea su envoltorio: delicado, amable, pero a la vez inquebrantable, fibroso, que hace de su forma todo un acierto por parte de Méndez. No en vano el autor es licenciado en Filología Hispánica y cuenta también con una tesis en este campo.

Sin duda para leer Literatura universal debemos amar la literatura, en su totalidad, poder saber saborear un amasijo de palabras puestas una tras otra que aunque aparentemente no dicen nada, expresan más de lo que una imagen podría llegar a hacer. Sabino mima las palabras, les busca el hueco exacto en sus elaboradas frases, disfruta con ello, y hace que el lector disfrute tanto o más que él.

Por supuesto no todo en el libro es jauja. Así como su primera parte resulta convincente en cuanto a historia se refiere, es la presentación de los tres protagonistas y sus primeros y alocados años de vida, las dos siguientes partes resultan algo impuestas, sin ningún tipo de duda que el protagonista llegue al estrellato vía DJ habiendo sido Sabino guitarrista y letrista de una excelente banda de rock, Loquillo y Los Trogloditas, queda a años luz del relato que nos esperaríamos del autor, pero por suerte la forma en que nos lo cuenta enamora y hace que sea más interesante.

La coda final simplemente resulta un cierre para la historia, aunque bien podría haber seguido escribiendo, hasta el infinito y más allá1 como si de una versión maxisingle se tratase, como aquellos viejos temas que debían ser cortados a fuerza de fade out para poder acabarlos. Y es que aunque Literatura universal parece la obra cumbre de Sabino Méndez, seguramente el futuro nos deparará otra obra del autor mejor, más extensa y más real.

Como bien cuenta el propio autor, comenzó a ganarse la vida escribiendo cuando contaba con 19 años de edad, el problema es que si quería ganar dinero la canción era el método más rápido, no fue hasta el final del siglo pasado cuando presentó al mundo su primera obra, convertida en un libro de culto a día de hoy entre el público más sibarita.

No me gustaría acabar esta reseña sin mencionar la portada de la novela: una excelente foto de Pennie Smith (Londres, 1949) donde aparecen tres amigos, como en la novela, aunque los retratados son tres de los cuatro miembros de The Clash a quienes tan bien retrató la fotógrafa durante su carrera, tanto, que una de sus fotos pasaría a la posteridad convirtiéndose en la portada de un disco más icónica del mundo del punk. Hablamos del clásico London Calling, con esa foto de Paul Simonon, bajista de la formación, aporreando contra las tablas del The Palladium de Nueva York el 20 de septiembre de 1979 su precioso bajo Fender Precission, y que junto con el trabajo del diseñador gráfico Ray Lowry (Saldorf, 1944 – Lancashire, 2008) recreando el primer disco del rey del Rock Elvis Presley, consiguieron crear una obra de museo.
               
1. Buzz Lightyear, Toy Story

Nota del autor: pido disculpas por mis citas literarias, que no tengan la misma calidad de las que salpican las hojas de la novela hace que me sienta inferior, pero prometo subsanarlo en cuanto tenga una nueva ocasión

SALVA G.

Título: Literatura universal
Autor: Sabino Méndez
Editorial: Anagrama
Edición: 1ª edición, marzo de 2017
Número de páginas: 518 pp.
I.S.B.N. 978-84-339-9830-9

dilluns, 18 de setembre de 2017

'Ropa música chicos' - Viv Albertine


Ropa música chicos, el libro de Viv Albertine (Sydney, 1954), otrora guitarrista del grupo The Slits, y ex novia de Mick Jones de The Clash, resulta una convincente autobiografía.

Ya desde ese escueto pero definitorio título, Ropa música chicos, la santísima trinidad en cuestión de gustos de la autora, y no siempre en este orden,  hasta sus dos partes bien diferenciadas, como si de un viejo vinilo se tratara: Cara A y Cara B.

Y sí, la Cara A es bonita, amable, alegre, divertida, llena de entusiasmo, vivaz, un auténtico viaje al Londres del Punk, aquellos años anteriores y posteriores al famoso 77, donde una explosión de cultura, música y rebelión dejó para la posteridad infinidad de vivencias. Pero la Cara B es amarga, dolorosa, cruel, real.

Albertine nació en Australia, pero a los cuatro años su familia se mudó a Londres. Era 1958.
Viv cuenta con sumo detalle pequeñas historias que nos descolocan. Algunos dirán que es al más puro estilo punk, pero yo creo que son sinceras. No se vanagloria en su pasado, no todo fueron luces brillantes, ni en su vida ni en su carrera, también hubo muchas sombras, tal vez algunos pensarán que demasiadas, pero así es la vida, unos días te sonríe y otros te muestra su peor cara.

Un cáncer de cuello de útero; un aborto;  un hijo deseado que no llega; padre que no creía en su carrera profesional y que cuando ella contaba con once años le dijo que no podría convertirse en cantante pop, no era lo suficiente chic para ello; un marido que tampoco confiaba en ella: eres demasiado vieja y lo que haces es una pérdida de tiempo, le espetó éste un día cuando le planteó que para salvar su matrimonio debía elegir entre él o la música.

La vida no siempre te da lo que esperas.

Pero Viv es una luchadora, siempre lo fue y siempre lo será (sacó adelante un disco bajo  Pledge Music) y en el libro se encarga de explicarlo, con pelos y señales.

Aunque sinceramente creo que The Slits es más un grupo post punk, nadie discute que cuando este nació, el punk, no el grupo, ya tenían una trayectoria a sus espaldas, aunque su primer y clásico disco, Cut, el de las chicas enseñando los pechos en la portada, apareciera en septiembre de 1979, casi dos años después de que el punk muriera (en enero de 1978 sin duda dejó de existir el Punk como se había conocido tras el abrupto final de la gira americana de Sex Pistols, y para el que no esté de acuerdo con mis palabras, podría hacer la vista gorda y alargar su defunción al 2 de febrero del mismo año, justo el día en que John Simon Ritchie, alias Sid Vicious dejó este mundo) en sus páginas aparece la realeza del movimiento, desde el iconoclasta Malcolm McLaren y su inseparable Vivienne Westwood, hasta el omnipresente Johnny Rotten, el bueno de Vicious, de quien Viv describe con una imagen alejada de la que teníamos de él,  Simonon, Jones, Strummer, Levene, todos ellos de The Clash, Jones de los Pistols, alguien que solo pensaba en el sexo, Siouxsie, Hynde, Nancy y hasta Johnny Thunders y que la autora estuvo en medio del meollo.

Así que sí, la vida de Albertine es mucho más que Ropa música y chicos, unas veces arriba otras abajo pero siempre luchando y visto lo visto, ganando.

Sincero, escrito desde el corazón y en muchos de sus cortos capítulos con él en la mano.

Un viaje por el Londres más conocido después del famoso Swinging London de los sesenta, la revuelta y el caos, la suciedad y el lucro del 77.

¿Dónde estabas tú en el 77?

SALVA G.

Título: Ropa música chicos
Autor: Viv Albertine
Traducción: Cecilia Ceriani
Editorial: Anagrama
Edición: 1ª edición, abril de 2017
Número de páginas: 517 pp.
I.S.B.N. 978-84-339-2615-9

dilluns, 4 de setembre de 2017

'El ejecutor' - Geir Tangen


Viljar Ravn Gudmundsson es un periodista de investigación venido a menos. En cuatro años, su vida cayó de lo más alto a lo más profundo. Un pequeño error en uno de sus reportajes le colocó dónde está ahora. En un pozo sin poder levantar cabeza. Sigue en su trabajo, pero más por pena que por sus méritos actuales.

Pero su vida volverá a ponerse patas arriba.

Un día recibe un extraño correo electrónico en el que alguien asegura que matará a una mujer. Juez y verdugo. Así es El ejecutor.

Por supuesto, Gudmundsson no hace caso del correo. Hasta que al día siguiente una mujer aparece brutalmente asesinada.

Lo que en un principio parece una muerte accidental, cae desde un balcón con gran altura, para Lotte Skeisvoll, una excéntrica investigadora con un trastorno obsesivo compulsivo, es un asesinato en toda regla. El asesino dejó infinidad de pistas.

Los correos electrónicos continúan llegando, y los muertos siguen apareciendo. Hasta una compañera del periódico de  Gudmundsson es asesinada, apareciendo vestida de blanco colgando de una viga en una casa.

Los asesinatos no tienen ninguna razón. Las víctimas no tienen relación alguna entre ellas. Y todo el mundo resulta sospechoso. Incluido Gudmundsson por supuesto. O lo que resulta más chocante aún, el propio autor del libro, Geir Tangen.

 Que todas las muertes resulten estar extraídas de novelas, El ángel oscuro de Lindell, Ángeles caídos de Staalesen o Petirrojo de Nesbo, dice mucho del autor, Geir Tangen (Oystese, Noruega, 1970), tanto de su amor a la novela negra, como de su sentido del humor.

Y sí, de esto último la novela está llena. Cómo sino nos podemos tomar que uno de los sospechosos de los asesinatos sea el mismísimo autor de la novela como ya dijimos anteriormente.

Tangen conoce el género, y aunque es su primer libro, es también el autor del blog sobre novela negra más popular de Noruega, Bokbloggeir.com con más de 170.000 lectores, así que domina como un maestro el arte de engañar, de los giros literarios: audaces e inesperados, de  los tics negros en cuestión de personajes, de esa atmósfera cargada que toda novela negra debe tener desde que hace más de diez años Larsson así lo instaurara por decreto ley,  y por supuesto contiene una moraleja final: quien la hace la paga.

Tangen convierte a su ejecutor en un estricto juez, alguien para quien  no existe perdón para los condenados, un ser expeditivo, cruel, sin remordimientos y un poco fuera de lugar. Loco como un genio.

El ejecutor entretiene, divierte con su absurdo sentido del humor, sorprende con pequeños giros argumentales, y es un pequeño pero sentido homenaje a la novela negra noruega en particular y a la lectura en general.

SALVA G.

Título: El ejecutor
Autor: Geir Tangen
Traducción: Bente Teigen y José Serra
Editorial: Penguin Random House
Edición: 1ª edición, mayo de 2017
Número de páginas: 336 pp.
I.S.B.N. 978-84-16709-70-0

dijous, 31 d’agost de 2017

'Resort' - Carlos Márquez


 

Hace años Carles Porta ya pasó una semana en un Hotel Spa  en El club de los perfectos, y aunque su escritura era absolutamente desternillante, el trasfondo no lo era tanto: los humanos hacemos locuras para parecer perfectos.

Ahora es Juan Carlos Márquez (Bilbao, 1967) quien hace pasar a sus personajes setenta y dos horas en un Resort de la costa española. Y nuevamente, aunque todo está visto desde el prisma del humor, sin duda su escritura es divertida, el trasfondo nuevamente resulta perturbador: la novela está llena de egoísmo, desapego y banalidad, rasgos característicos de nuestra época.

En un complejo hotelero de la costa española llena de huéspedes de todo tipo y pelaje, desaparece un niño alemán, rubio, pelo corto, ojos azules, como miles de niños de aquel país.
     
Así que nadie consigue recordar si lo vio en algún momento de su estancia.

La policía ordena un despliegue de efectivos de paisano en el hotel y durante setenta y dos horas nadie podrá salir de él.

Con esta premisa, el autor, Juan Carlos Márquez, teje una tela de doble hilo, por un lado la efectiva investigación por parte de las parejas de policías creadas para la ocasión, deben pasar completamente desapercibidos en su estancia en el resort, y por otra una dura crítica a la sociedad, a sus formas, sus miserias, sus anhelos y sus deseos ocultos. Sin duda la sexualidad que desprende la pareja de policías apodados Lactante, para él y Darth Vader para ella podría ganar de tener más continuidad el viejo premio de La Sonrisa Vertical.

Juan Carlos Márquez es parco en palabras, pero sus palabras son efectivas. El viejo dicho que una imagen vale más que mil palabras, aquí se podría tornar en una palabra vale más que mil imágenes y es que en cada una de esas cortas frases el autor consigue que nos hagamos una idea clara de lo que nos quiere contar.

Y no hablaremos de ese final: terroríficamente perturbador.

Sí, sin duda Resort no sea el mejor tríptico de propaganda para irnos de vacaciones, por mucho que en alguna de sus páginas nos veamos reflejados en algunas de nuestras pasadas vacaciones, y más después de haberla leído, luchas en el bufet de desayuno, comida y cena, más luchas por un sitio en la playa, lucha por una hamaca en la piscina del hotel, fiestas agotadoras en la discoteca del hotel tras pasar un duro y cansado día en la playa…pero sin duda nos aliviará nuestras vacaciones si leemos que no somos los únicos que lo pasamos tan mal en nuestro hotel.

No es novela negra, aunque hay un desaparecido; no es policial, aunque los cuerpos del estado estén presentes en ella;  no es erótica, por mucho que las descripciones imaginadas por Lactante nos conduzcan a tener pensamientos impuros; no es histórica, aunque sin duda describa una época bien definida; ni de aventuras, aunque esté llena de ellas. No, Resort es todo eso y más. Es un auténtico 1984. Juan Carlos Márquez fisga en la vida de todos esos personajes, y nos las presenta en su forma más cruel: en la pura realidad.

SALVA G.

Título: Resort
Autor: Juan Carlos Márquez
Editorial: Salto de Página
Edición: 1ª edición, junio de 2017
Número de páginas: 122 pp.
I.S.B.N. 978-84-16148-52-3

dimarts, 29 d’agost de 2017

'Yo veo en la oscuridad' - Karin Fossum


La última novela de Karin Gossum (Sandefjord, 1954), Yo veo en la oscuridad hace honor al sobrenombre de la autora La Reina noruega del crimen.

Su historia es sencilla: Riktor trabaja como enfermero en una residencia de ancianos (casualmente un trabajo que la propia autora desempeñó antes de pasarse a las letras). No tiene familia, no tiene amigos, ni siquiera conocidos. Nadie va a de visita a su casa. Su mundo es la residencia y un parque donde pasa las horas muertas sentado en un banco junto a una fuente con una estatua llamada Mujer llorando contemplando a la gente que pasea por él: los enamorados Eddie y Janne; el borracho ArnfinnMiranda y su madre Lill AnitaEbba, una abuela que pasa el día tejiendo a una velocidad de vértigo; sí, Riktor tiene todo controlado, aunque en realidad él tiene un trastorno de personalidad, indiferencia a las normas y convenciones vigentes, falta de empatía y comprensión, carencia de aptitudes sociales, insensibilidad ante el sufrimiento y el infortunio de los demás, frialdad, arrogancia y tendencias sádicas. Y todo ello trabajando en una residencia para gente mayor.

Riktor les hace las mil y una putadas a los abuelos que solo esperan la muerte.

Vive enamorado de Anna, una enfermera compañera de trabajo. Comparte su tiempo con Sali Singh cocinero de la residencia. Y vive con el anhelo constante de tener por fin una mujer. Con sus más de cuarenta y tantos años nunca tuvo novia. Su pasado no se lo permitió. Y seguramente su presente y su futuro tampoco.

Un día el borracho Arnfinn después de que Riktor le haya abierto su casa y le ofrezca bebida para calmar su tensión, le sustrae unos billetes de la cartera. Riktorno puede con ello y se ensaña con él. Tras unos cuantos golpes acaba matándolo y enterrándolo en la parte trasera de su casa en el jardín donde después de cavar una fosa con toda la frialdad del mundo compra un rododendro para plantarlo sobre el montículo que dejó el cuerpo.  

Riktor vive con ello. Es su secreto. Al igual que haber visto ahogarse a un hombre en el lado y no haber hecho nada por salvarle.

El protagonista es sádico, cruel, sicológicamente inestable, podrido por dentro y con un Satanás en su interior  que hace acto de presencia en cuanto tiene la menor ocasión. Las putadas que suele hacer a los enfermos están a la orden del día: pellizcos, golpes, tirar su mediación por el retrete, pinchar el colchón en vez de a los enfermos, y hasta pinchar con un punzón los ojos de los mismos para provocarles derrames oculares.

Nadie sabe nada.
Hasta que un día una abuela muere y comprueban que su muerte no fue natural.

Culpan a Riktor. Por algo que él no hizo. Increíble. Pero cierto. Entra en prisión preventiva donde le asignan un abogado. Allí conocerá a su carcelero y una nueva mujer entrará en su vida: Margareth, la cocinera pelirroja de la cárcel.

Su vida es una montaña rusa llena de vuelcos inesperados.

A partir de ese momento Riktor solo querrá una cosa, aunque parezca mentira, defenderá su inocencia, al menos en el caso de homicidio voluntario.

Yo veo en la oscuridad es perturbadora, inquietante, tenebrosa, fría, terrible, desconcertante, y obstinadamente violenta.

Sin duda estar escrita en primera persona, es Riktor quien cuenta toda la historia, sea a la vez lo mejor y lo peor de la novela, ya que la autora no deja espacio para la duda: lo que cuenta, ocurre, en vivo y en directo.

Fossum consigue con su relato entrar en la mente de un asesino, un perturbado, un maniático compulsivo con unas estrictas normas de convivencia, con una facilidad asombrosa y una veracidad inquietante (¿es posible que Fossum viviera algo igual cuando desempeñó el trabajo de cuidadora de abuelos en una residencia?) y nos mantiene enganchados al libro en todo momento, sobre todo a partir de la muerte del borracho Arnfinn. La tensión del protagonista con la visita del policía Randers en cada una de las visitas a su casa son de alto voltaje.

Yo veo en la oscuridad nos ha gustado mucho, como casi todas las ediciones bajo el auspicio de la colección Roja & Negra, y si os preguntáis de dónde viene ese título, os lo contaré: Riktor tiene un don, ve en la oscuridad.

Inquietante hasta el final.

SALVA G.

Título: Yo veo en la oscuridad
Autor: Karin Fossum
Traducción: Kristi Baggethum y Asunción Lorenzo
Editorial: Penguin Random House
Edición: 1ª edición, abril de 2017
Número de páginas: 211 pp.
I.S.B.N. 978-84-16195-78-7

dijous, 27 de juliol de 2017

'Corrupción policial' - Don Winslow


El mismísimo Stephen King, lo tuiteó a principios de año cuando devoró la novela en su edición original americana: “Corrupción policial es un triunfo. Pensad en El Padrino pero con policías. Es así de buena”.

Suponemos que por culpa de los famosos ciento cuarenta caracteres de Twitter el señor King no pudo explayarse más en sus palabras.

Pero por suerte, nosotros estamos aquí para remediarlo.

Don Winslow (Nueva York, 1953) comenzó a ser conocido en nuestro país gracias a su, seguramente, obra maestra, El poder del perro (Mondadori, 2009); años después editaría El Cártel (RBA, 2015) segunda parte de aquel lejano primer éxito. En ambas, las bandas de narcos eran los protagonistas. Entre ellas, Mondadori, editaba la serie de novelas protagonizada por el detective Neal Carey entre las que se encontraba el primer libro escrito por WinslowUn soplo de aire fresco (Mondadori, 2013), y las dos obras con el trío más loco de la historia: ChenBen y OSalvajes (Martínez Roca, 2011) llevada al cine magistralmente por Oliver Stone, y  Los reyes de lo cool(Mondadori, 2012).

 Sí, el pasado de Winslow habla por sí solo.

Ahora nos llega la que dicen es la mejor obra contemporánea sobre La policía.

Podría recordar a Serpico, la obra de Peter Maas que llevó al cine Sidney Lumet, pero sin duda Frank, el protagonista que daba nombre a aquella, no tiene nada que ver con Denny, el protagonista de esta.

Dennis John Malone es un veterano sargento de la policía de Nueva York.

Un héroe de la policía.

Al igual que su difunto padre.
                
Dirige la unidad de élite más importante del Departamento de Policía de Nueva York: La Unidad Especial de Manhattan Norte.

Junto a RussoBilly OBig Monty y el nuevo Levin.

Las calles eran suyas. Ellos eran los reyes. Ellos saben dónde están escondidos los trapos sucios de la ciudad que nunca duerme. Lo saben perfectamente. Ellos mismos los enterraron.

Dieciocho años prestando servicio al cuerpo.

Un hermano muerto el 11 de septiembre. Un divorcio a punto. Dos hijos viviendo con su madre. Una novia negra y drogodependienta con una relación difícil en un ambiente hostil.

Sí, Malone no lo tiene fácil. Pero él siempre gana. Es El Rey.

Hasta hoy.

Ahora está sentado en una celda en el Centro Correccional Metropolitano de Park Row, sin su pistola, sin su placa y sin nada que deje entrever qué y quién es, qué y quién era.

A partir de este punto, el frío y cortante Winslow, se adentra en la cara oculta de la ciudad, en las altas esferas, donde la corrupción campa a sus anchas.

 Si un policía acepta una taza de café, una copa o un sándwich, es un policía corrupto, pero si algún alto cargo, alcaldes, comisarios, agentes especiales, abogados, jueces o quien sea aceptan regalos, viajes, comidas gratis, billetes de ciudadanos ricos para quitarles multas, citaciones e incluso violaciones, lo que hacen es su trabajo, cuando en realidad son más corruptos que los agentes que se dejan el culo pateando las calles. Como diría el a veces malhablado Malone.

Cinco años tardó Winslow en recabar la información para completar esta monumental obra, que aunque no llegue a la altura de El poder del perro, aquella sorprendió, emocionó y sentó las bases de la escritura de Winslow, sí que marcará seguro un antes y un después en las novelas policíacas.

Winslow no escribe con una estilográfica al uso, lo hace con un estilete afilado, con frases cortantes, que hacen sangrar al texto. Una vez tras otra. Marcando un ritmo sincopado, que delata una acusación grave por parte del narrador, en nuestro caso, siempre Malone.

Sí, Corrupción policial, gustará a los amantes del autor, pero también a los amantes del género, policial of course, y a los lectores de novela negra, pero sobre todo gustará a aquellos que crean en las teorías conspiratorias de corrupción, tanto policial como política.

Para todos aquellos que no les guste leer, siempre podrán ver la película. Por supuesto los derechos ya están vendidos, Ridely Scott los compró (también se hizo lo mismo con los de El Cártel) y se habla de James Mangold como director, pero desde Propera Parada Cultura os animamos a que si tenéis que comprar un libro para este largo y cálido verano (Faulkner dixit) sea este, pasaréis un verano excitante, conociendo la historia de Malone y sus compinches, las tramas de corrupción de la mayor ciudad americana, los entresijos de la política y finalmente nos daremos cuenta que la corrupción está presente en todos los niveles de la sociedad.

Sé que un servidor devoró el libro en pocos días, no más de cuatro, pero también sé que los mortales en general se lo harán durar todo el verano, del primer al último día de playa.

Corrupción policial es algo grande, tanto por su contenido, giros argumentales imposibles, y el dedo en la llaga por parte del autor en boca de Malone, como por su escritura, Winslow sigue demostrando su valía a la hora de afrontar una obra tan titánica como esta.

No dejaremos pasar por alto que la novela está dedicada a todos aquellos policías que murieron en acto de servicio mientras el autor redactaba el texto. En cinco años de investigación para el mismo, Don conoció a infinidad de policías de los cuales se hizo amigo.

Según él, en el cesto no hay una manzana podrida, todo el cesto está podrido.

Una afirmación contundente. Sus razones tendrá para asegurarla.

SALVA G.

Título: Corrupción policial
Autor: Don Winslow
Traducción: Efrén Del Valle
Editorial: RBA
Edición: 1ª edición, junio de 2017
Número de páginas: 574 pp.
I.S.B.N. 978-84-9056-776-0
                 

dimecres, 26 de juliol de 2017

'England´s Dreaming. Los Sex Pistols y el punk rock' - Jon Savage


England´s dreaming. Los Sex Pistols y el punk rock, tal vez sea la obra básica para entender no solo a la irreverente banda inglesa, si no al movimiento asociado a ella que se haya escrito jamás.

Editado originalmente por el autor en 1991, y revisado en 2005, no vio la luz en nuestro país hasta el 2009. Ahora, gracias a Reservoir Books se reedita coincidiendo con el cuarenta aniversario de God save the Queen, el icónico tema de la banda,  con el añadido de la edición del 2005: una introducción sobre la influencia del punk 30 años después, una historia de la reunión de los Sex Pistols en 1996 y una discografía puesta al día.

La grandeza del mismo radica en que Savage estuvo en el centro del meollo. Es más, estuvo tan en el centro, que cuando los Pistols celebraron el Jubileo de la Reina a bordo de un barco por el Támesis, él estaba entre los asistentes al evento.

Jon Savage (Londres, 1953) desmonta en su libro la teoría de que el Punk surgió a causa de los excesos sinfónicos de la época, o con la mentalidad de acabar con todas aquellas bandas que ya en aquel momento se tenían como dinosaurios en el mundo del rock (Led ZeppelinPink Floyd…) asegurando que el ruidoso, rápido e irreverente punk nació en contra del exceso de música pop que había en aquellos años.

Incluso se desmarca de que su nacimiento tuviera algo que ver con el desempleo reinante en aquellos tiempos, o que Margaret Tatcher y sus políticas llegasen al poder.

Savage escribió un ensayo del que deberemos echar mano en el futuro para saber qué ocurrió en aquellos convulsos días, tanto social, como política y sobre todo musicalmente hablando.

SALVA G.

Título: England´s dreaming. Los Sex Pistols y el punk rock
Autor: Jon Savage
Traducción: Marc Viaplana
Editorial: Reservoir Books
Edición: 1ª edición, abril de 2017
Número de páginas: 813 pp.
I.S.B.N. 978-84-16709-65-6

dilluns, 24 de juliol de 2017

'El extraño verano de Tom Harvey' - Mikel Santiago


Increíble pero cierto, El extraño verano de Tom Harvey, la última novela de Mikel Santiago (Portugalete, 1975) es a día de hoy el mejor libro de lo que llevamos de año, y señores, ya queda poco de él.

 Santiago demuestra una maestría absoluta a la hora de describir a sus personajes, a todos ellos, sospechosos en un momento u otro del libro de ser los asesinos de Carmela Triano primero, y de Bob Ardlan después.

El famoso Tom Harvey del título no es un detective privado, Tom es un músico de jazz que toca en tugurios de mala muerte y que sobrevive haciendo de guía por Roma.

Una noche recibe una llamada de Bob. Como está con una chica decide no contestar esa llamada. Al día siguiente es la hija de BobElena llama a Tom para comunicar la muerte de su padre. La llamada de Bob a Tom resulta ser la última que este hizo en vida.

Con esa carga sobre su conciencia, y con la ilusión de que su romance con Elena, su exmujer renazca, Tom pone rumbo a la casa de Bob para primero, acompañar a Elena en su luto y después averiguar quién mató a Bob. Aunque en un principio todo apunta a un suicidio, los hechos se van tornado más negros cada hora que pasa y más cuando alguien intenta echar de la carretera a Tom.
Pegado al sofá se encuentra una durante la apasionante lectura de El extraño verano de Tom Harvey intentando por todos los medios saber quién cometió el asesinato y lo que es más importante la razón de ello.
Desde la propia Elena, que resulta ser la heredera del imperio pictórico de su padre, hasta el marchante del mismo, Mark que unos meses atrás vio peligrar su puesto de trabajo cuando el propio Bob intentó contratar a otro marchante, pasando por la exitosa escritora de La saga de Laura MorganStelia Moon quien está de deudas hasta el cuello, amiga íntima de pintor, o Franco Rosellini, director de cine más famoso que la propia autora, quien odiaría a su viejo amigo Bob tras robarle primero a su mujer y después a su amante, y finalizando por el propio Harvey, los doce protagonistas del relato, si no recuerdo mal, en un instante u otro resultan no solo sospechosos habituales, si no que tienen  su razón de serlo.
El extraño verano de Tom Harvey tiene la forma de un whodunit básico, y sin duda esa cualidad es la que más resalta tras su lectura.

Esa, y la ligereza de Santiago en contar la historia.

Posiblemente que la acción ocurra en una localidad italiana llena de luz, vida y color hace de la novela algo mucho más alegre que sus anteriores libros, todos ellos más sicológicos. Aquí lo que prima es saber quién lo hizo. Todo muy Agatha  Christie . Y por supuesto esa banda sonora asociada a la acción siempre omnipresente en todos los hechos de mano del propio Tom que a la postre es quien cuenta la historia, con humor, desparpajo y un punto canallesco.

Sinceramente, si este verano necesitas un libro para tus vacaciones y quieres no dormirte en la playa cuando el sol caiga a plomo, hazte con El extraño verano de Tom Harvey de Mikel Santiago, y disfrutarás tanto o más de su lectura que de tus días de playa. Eso sí, lleva contigo alguno más, te aseguramos que cuando inicies su lectura no te durará ni un suspiro y necesitarás más libros para llegar al final del verano.

SALVA G.

Título: El extraño verano de Tom Harvey
Autor: Mikel Santiago
Editorial: Ediciones B
Edición: 1ª edición, mayo de 2017
Número de páginas: 490 pp.
I.S.B.N. 978-84-666-6105-8

dimarts, 18 de juliol de 2017

'Cowboy song. La biografía autorizada de Philip Lynott' - Graeme Thomson


 
Aunque Es Pop no se haya dignado a enviarnos una copia promocional del libro, no hemos dudado ni un instante en hacernos con él, previo pago de su valor en una de las librerías más centrales que existen en Barcelona.

Hace unos años, en 2001, Juan Gómez ya editó una pequeña obra sobre Thin Lizzy y por ende Philip Lynott, uno es indisociable del otro, pero la edición de este Cowboy song cuenta con el beneplácito de la familia del músico irlandés y aporta muchos más datos que cualquier otra obra editada anteriormente, ya fuera esta en castellano o en inglés.

Y sorprende que la familia ayudase al autor, en este caso Graeme Thomson (Falkirk, 1973) ya que en ningún momento se dedica a enjabonar al músico para resultar amigable, todo lo contrario, en su relato abundan más las sombras que las luces, que en definitiva solo tuvo cuando estaba sobre un escenario al frente de su banda.

Está claro que Lynott vivió rápido y murió joven. Con tan solo 36 años de vida pasó como una exhalación por el universo musical mundial.

Es cierto que ser negro, irlandés y no conocer a su padre tuvo que marcar su infancia, sobre todo en Inglaterra donde existía el famoso cartel de No blacks, No Irish, No dogs en las puertas de casi todas las tiendas pero él tampoco hizo mucho para alejarse de el típico mundo del show bussines.

Lynott llevó hasta el límite la máxima de la estrella del rock and roll, desde su estilo de vida, hasta su pose clásica y mítica tras su bajo sobre el escenario.

Sin duda Thin Lizzy consiguió ser la banda más importante de Irlanda, solo superada en fama por Van  Morrison, que no deja de ser un solista, y su música influyó a infinidad de bandas venideras que en algún momento le rindieron tributo versioneando uno de sus temas como son, Metallica, Bon JoviIron MaidenAnthrax, los no tan conocidos pero igual de válidos Supersuckers, y los patrios Los Suaves, que no solo le dedicaron un tema a Philtras su muerte, si no que el disco editado tras ella fue en memoria del músico irlandés, e incluso se atrevieron a grabar uno de los temas de Lizzy cantado en castellano.

Lynott supo explotar su faceta de rockero excesivo, amante de las mujeres, la bebida y las drogas, en contraposición con la del padre de familia, calmado, respetuoso y hogareño. Tímido y sensible editó dos volúmenes de poesía y digámoslo alto y claro, sus canciones eran pura poesía.

Su mezcla de folk irlandés con el Hard rock, blues o soul consiguió que miles de rockeros amasen su música. Devoto de Camus y Fitzgeraldsabía que su público esperaba cierto comportamiento de la estrella de rock, y Lynott  en escena se venía arriba con ello, representando su papel al a perfección.

Cowboy song. La biografía autorizada de Philip Lynott es un relato sincero, a veces doloroso, lleno de luces y sombras pero que refleja a la perfección lo que fue Philip Lynott en su corta vida, un libro que hará las delicias de los fans y que seguro picará la curiosidad de los amantes de las biografías de músicos llenos de excesos. La máxima de sexo, drogas y rock and roll está presente en el libro.

Levantemos nuestra jarra de whisky, pinchemos una de sus clásicas obras y disfrutemos de su lectura, seguro que al finalizar nos habremos convertido en un fan más del grupo.

 SALVA G. 

Título: Cowboy song. La biografía autorizada de Philip Lynott
Autor: Graeme Thomson
Traducción: Óscar Palmer Yáñez
Editorial: Es Pop
Edición: 1ª edición, mayo de 2017
Número de páginas: 382 pp.
I.S.B.N. 978-84-944587-6-7