dijous, 16 de novembre de 2017

'Mi verdadera historia' - Juan José Millás


 

Mi verdadera historia, la última novela de Juan José Millás (Valencia, 1946) rezuma Millás por los cuatro costados, un hecho que sus fans aplaudimos con cada una de sus nuevas entregas.

En poco más de cien páginas, el autor, nos transporta con su prosa, directa y efectiva, primero, a la etapa pre adolescente del protagonista, después, a la propia adolescencia, y finalmente, a la edad adulta, aquella en que uno, sí o sí, madura, por voluntad propia o a fuerza de golpes (de los que da la vida, no de los literales).
Escrito en primera persona y a modo de diario, aunque sin entradas naturales que lo hagan evidente, el protagonista, que comienza siendo el propio Millás, cuenta cómo en su pre adolescencia cometió un error en su vida que le produjo un profundo trastorno.

Contando con doce años de edad el protagonista decide suicidarse desde un puente sobre una de las arterias más transitadas de la ciudad en la que reside, puente que queda entre su colegio y su propia casa. Pero antes de eso para probar lo alto que está dicho puente, arroja una canica que se encontró horas antes en el patio de recreo del colegio desde dicha altura, provocando con ello un accidente de dramáticas consecuencias: tres de los cuatro ocupantes del vehículo mueren. El único superviviente es una chica de su misma edad que tras el hecho viene a vivir con sus tíos justo al lado de donde vive nuestro desafortunado protagonista.

Lleno de culpa y horror, sabedor de su fechoría y  de que todos los ojos se posan sobre él, decide seguir a Irene, la niña superviviente del accidente desde las puertas de su colegio a allá donde vaya, convirtiéndose así en poco tiempo en su mejor amigo. Irene era coja y fea. “Coja porque una de sus piernas, la izquierda, tardaba un poco más en reaccionar que la derecha, y siempre lo hacía con una rigidez poco natural”. Al final se sabe que la razón es porque su pierna es ortopédica. La verdadera la perdió en el dichoso accidente. Y fea porque “el lado derecho de su rostro, desde la sien hasta el maxilar inferior, estaba recorrido por una cicatriz que evocaba la grieta de una puerta que no encajaba en su marco”.

Pero aun con todo y con eso, nuestro protagonista acaba conquistando a la joven, más por pena que por amor, pero ya se sabe, el roce hace el cariño.
El protagonista ve como su mundo se desmorona. Tras su inocente acción, se desencadena un desastre sin precedentes, que no solo hace que se cague y se mee encima, si no que su vida se convierta en un suplicio. Sabedor de su maldad teme porque su entorno descubra su secreto, su terrible verdad. Desde su madre, hasta sus profesores, pasando por supuesto por su nueva amiga Irene.


Con su personal humor, su capacidad de compresión, sí, sin n entre la e y la s, y su estilo propio, Millás nos hace disfrutar primero y sufrir después con su nueva obra, donde además de ese terror adolescente, incomprensiblemente bien reflejado en su pluma (no olvidemos que pasa de los setena años) de sentirse culpable primero, y querer remediar nuestro error después. Sin ir más lejos, un servidor se vio reflejado en el protagonista cuando contaba con su misma edad, aunque mi secreto no acabó con la vida de nadie, y tuvo un final feliz, pero mientras duró el tormento lo pasé tan mal como el protagonista de Mi verdadera historia, la última gran obra de Juan José Millás.

SALVA G.

Título: Mi verdadera historia
Autor: Juan José Millás
Ilustraciones: Lucas Climent Baró
Editorial: Seix Barral
Edición: 1ª edición, mayo de 2017
Número de páginas: 107 pp.
I.S.B.N. 978-84-322-3242-8

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada