dimecres, 26 d’abril de 2017

'Adelgaza para siempre' - Ángela Quintas


Debo admitir que un servidor llegó a pesar una vez 100 kilos, algo que sinceramente me producía molestias. Corría el año 1993. Por prescripción facultativa tuve que hacer algo. La eterna suma de dieta más deporte obró milagros en mi cuerpo, y con veinticinco años comencé un régimen que un año después me hizo dejar treinta de aquellos kilos por el camino.

Me casé tres años después pesando sesenta y ocho kilos, y aunque los primeros años de casado hicieron que recuperara diez de aquellos treinta kilos que había perdido a día de hoy, diez y nueve años después de mi boda, vuelvo a pesar setenta kilos.

Y ¿Gracias a qué? ¿Cómo se obró el milagro? ¿Tuve que vender mi alma al diablo para ello?

De ninguna manera. Simplemente me ceñí a una dieta en donde me nutrí en vez de alimentarme, mezclé de la mejor manera los nutrientes ingeridos, obvié el alcohol, comía frecuentemente, me levantaba por las mañanas listo a desayunar (esto es algo que siempre hice) practicaba deporte después de haber ingerido alimento, casi siempre merendaba antes de salir a correr por la noche, hacer bicicleta estática o cualquier otro ejercicio en suelo, pasé de los zumos de fruta y opté por la fruta propiamente dicha y por supuesto bajé las cantidades de alimento ingerido y me olvidé para siempre de los litros y litros de gaseosa que bebía a todas horas.

A día de hoy como de todo, desde col kale, hasta lentejas con arroz, aunque sin el chorrito de vinagre que nuestras abuelas nos echaban, aunque sí intento comer una naranja de postre tras un buen plato de lentejas con arroz (cuando leáis el libro entenderéis esta frase) pasando por unas torrijas (caseras por supuesto) que tengo entre manos ahora mismo junto a un té con leche o una ensalada con atún que comí este mediodía.

En definitiva, tanta perorata era simplemente para advertir primero y asegurar después, que Adelgaza para siempre el nuevo libro de la química Ángela Quintas no es un libro de cocina, en él no aparece ni una sola receta, es más un libro sobre química, basado en las reacciones bioquímicas que se producen en nuestro organismo y señores, lo que en él explica tiene a un servidor como máximo exponente de ello.

Y si os preguntáis qué hizo de bueno el libro a día de hoy en mi persona, la respuesta es bien sencilla, hace unos meses que mi cuerpo andaba agotado, por todo, por la vida en general, pero por el trabajo en particular y tras la lectura de Adelgaza para siempre por mi alimentación. Dejé de lado las proteínas por cosas de la vida y tras volver a ellas a día de hoy no solo me canso menos en mis partidos de bádminton semanales sino que incluso gano partidos que hace unas semanas hubiera perdido, encaro con más energía mis visitas a la sala de musculación y cada día bajo el tiempo en mis carreras de los lunes cansándome menos.

Adelgaza para siempre no solo enseña, sino que ánima y sobre todo funciona.

En él encontraremos consejos básicos para reducir nuestra insulina en sangre, concepto básico para mantener el hambre a raya, un listado de alimentos con su índice glucémico, imprescindible para controlar la insulina, las fórmulas para saber el porcentaje de grasa en nuestro cuerpo y para conocer nuestro metabolismo basal, el gasto energético que necesita nuestro cuerpo en estado de reposo, y las cinco reglas que no deberemos saltarnos para conseguir mantener el peso. Por supuesto hay lugar también para los excesos, siempre y cuando estos no sean diarios y para el dulce, algo que a nadie amarga, como bien reza el dicho, pero siempre éste debe ser de la mejor calidad posible, olvidémonos de los alimentos procesados para siempre.

Sinceramente creemos que Adelgaza para siempre es el mejor libro escrito sobre un tema tan delicado, el adelgazar, y basándose en las buenas prácticas alimenticias consigue resultados tanto visibles, perder kilos se nota, como invisibles, encontrarse mejor es el gran premio de esforzarse en seguir una dieta un tiempo, después de remar con toda nuestra alma, el barco navegará solo con el impulso.

Debería ser de lectura obligada en los colegios hoy día, cuando la obesidad es un problema entre los niños españoles dado sus malos hábitos de consumo, y su nulo ejercicio físico, en mi época a la salida del colegio no solo esperaba un buen bocadillo de pan de la mejor calidad (hidratos) si no que éste venía lleno de un embutido (proteínas) y tras él nos esperaba una buena dosis de ejercicio jugando al fútbol, corriendo y sudando o yendo en bicicleta por el barrio. Lo que no hacíamos era comer una pieza de bollería industrial y quedarnos sentados en un sofá jugando con la Play o enganchados a nuestro teléfono.

SALVA G.

Título: Ángela Quintas
Título: Adelgaza para siempre
Editorial: Planeta
Edición: 1ª edición, enero de 2017
Número de páginas: 285 pp.
I.S.B.N. 978-84-08-16518-7

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada