dijous, 7 d’abril de 2016

'Mi resiliencia' - Siegfried Meir


El protagonista de Mi resiliencia, la última obra de Siegfried Meir, tuvo varias vidas, cuatro en total como bien le gusta apuntar, cada una de ellas coincidiendo con cada uno de sus cuatro matrimonios; aunque tras la lectura del libro nos demos cuenta que tal vez sean muchas más las vidas que vivió. También pasó por el mundo con diferentes nombres: el primero de ellos, Siegfried Meir, fue el que le pusieron al nacer. Lo hizo el cuatro de mayo de 1934 en Fráncfort. Rubio y con ojos azules, el alemán era su idioma; El segundo de ellos fue Luís Navazo. Se lo puso su padre adoptivo Saturnino Navazo cuando se lo llevó de Mauthausen con él a España prometiéndole que cuando le preguntaran dónde había nacido dijera: en la calle Quijote de Madrid; Jean Siegfried fue el tercero de ellos. Así se llamó cuando dio el salto al mundo del espectáculo desde París, ese fue su nombre artístico. Con él giró por el mundo, grabó discos, aunque nunca consiguió el hit que le retirara y conoció a los grandes cantantes del momento: Yves Montand, Jacques Brel, Serge Gainsbourg, Charles Aznavour y su gran amigo Georges Moustaki. Todos ellos sonaban por la radio durante los doce años que duró la carrera discográfica; Siegfried Bacharach resulta ser su último nombre. Con él firma las obras de arte que realiza a sus 81 años desde la idílica isla de Ibiza donde vive desde hace ya unas cuantas décadas. Fue él quien impulso en la década incipiente de los setenta la moda adlib que tanto éxito tuvo en la isla de Ibiza.

Si esta escueta y rápida sinopsis del libro os sorprende más lo hará su lectura y descubrir no solo que Siegfried Meir es autor y protagonista del mismo, si no que sobrevivió a Auschwitz, donde entró deportado con sus padres con nueve años, pasó por Mauthausen tras perder a sus dos progenitores, conseguir el éxito con la canción francesa, la famosa chanson, ser el propietario de cinco restaurantes en Ibiza y de una discoteca que abrió el camino a las que vinieron después, conseguir reconocimiento con la ropa creada con sus propias manos, vender arte africano en una galería suscitando interés general o esculpiendo sus propias esculturas que vende a día de hoy en su Ibiza querida junto a su última esposa.

Como si de una novela se tratara, Siegfried Meir narra su vida en Mi resiliencia, a un extraño personaje que se le aparece un día en la isla y comienza a hacerle preguntas. Dicho personaje le crea una empatía que jamás encontró con nadie y no duda en hablar de todo lo que le ocurrió en los campos de exterminio nazi. Nunca quiso hablar de ellos, hasta que su viejo amigo Moustaki le pidió que lo hiciera. A partir de ese día no pudo callar nada.

Meir habla sin tapujos sobre la vida en el campo: la muerte de su madre primero, la de su padre después; de lo poco o nada que lloró cuando esto ocurrió; de cuando estuvo escondido en los barracones de Auschwitz; de cuando el mismísimo Mengele le usó de cobaya para acabar con el tifus, la misma enfermedad que se llevó a su madre; de lo poco que hizo su padre para salvar a su familia, algo que sí hicieron sus tíos dejando atrás su ciudad cuando comenzaron los malos tratos hacia los judíos, un hecho que nunca le perdonó; de lo rápido que perdió la fe en Dios tras su salida del campo de concentración el cinco de mayo de 1945 y finalmente, de lo que odia oír  habar en alemán, una lengua que en una época fue su lengua madre y que ahora solo consigue ponerle malo cuando la escucha.

Sí, Mi resiliencia, representa exactamente eso: Meir se sobrepone a un periodo de dolor emocional y de situación adversa tras su escritura, pero lo hace de la misma forma en que encaró todo aquello que le ocurrió en su vida: disfrutando con ello.

Un magnífico testimonio de una época dura y cruel que no debería repetirse nunca pero que jamás debería olvidarse y qué mejor para ello que esta ficción novelada.

SALVA G.

Título: Mi resiliencia
Autor: Siegfried Meir
Editorial: Ediciones B
Edición: 1ª edición, febrero 2016
Número de páginas: 318 pp.
I.S.B.N. 978-84-666-5842-3


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

'Banco de Sangre' - Carlos Zanón

Banco de sangre dice algo y su contrario. Como la sordidez y la ternura que su autor encontró al ver las imágenes captadas por la fotógr...