dilluns, 28 de maig de 2018

'Johnny Hallyday: A toda tralla' - Felipe Cabrerizo

Soy melómano. Lo confieso. No lo puedo remediar. Desde hace muchos años. Demasiados dirían algunos. Precoz sería la palabra adecuada para hablar sobre mi pasión por la música. Dicen las malas lenguas que siendo un bebé no dejaba de llorar hasta que mi madre encendía la radio. Tal vez ella tenga parte de culpa por mi pasión por la música. O puede que sea genético. Beatles y el Dúo Dinámico son básicos en la vida musical de mi madre.
Pero también soy mitómano. En su rama a mitificar a una persona. Siempre y sin excusa: un músico. Una manía heredada de mi melomanía sin duda. Así que siempre ando leyendo sobre músicos, ya sean más o menos conocidos por el gran público, más o menos famosos, en cuanto a ventas de discos se refiere. Y este Johnny Hallyday: A toda tralla es el…ya perdí el número, libro que me leo sobre un músico.
Y le tenía ganas.
Me explico.
Hace años, en un viaje a Francia, a París más concretamente, obviamente, en mi tour por la ciudad, además de los clásicos sitios que visitar como turista: la Torre Eiffel, con parada en su restaurante de la segunda planta, el Sacre Coeur, accediendo por las escaleras, la Torre Montparnasse o el MoulinRouge (sin cena espectáculo), no cabía la posibilidad de marcharse de la ciudad de luz sin una visita a la tienda de Virgin tenía en los Campos Elíseos. Un almuerzo en el Hard Rock Cafe también fue incluido en dicho tour.
En la impresionante tienda, donde había quedado con un amigo que también pasaba sus vacaciones en el país vecino, me sorprendió la cantidad de material que había de Johnny Hallyday. Pero no solo eso, sino que dicho material era extremadamente de lujo para aquella época: box sets inmensas de precios astronómicos que dejarían la nueva box set de Guns and Roses en ridículo. Evidentemente conocía al músico. Por encima. Tenía nociones de él. Pero lo que no sabía era la adoración que su país le tenía. El dicho nadie es profeta en su tierra, que tanto se usó para nuestros Héroes del SilencioHallyday lo reducía a polvo.
De regreso a nuestros días, y dejando atrás aquellos veranos llenos de viajes, descubrimientos y diversión, que un libro como Johnny Hallyday: A toda tralla haya caído en mis manos es como maná caído del cielo.
Por fin, y gracias al exhaustivo trabajo de Felipe Cabrerizo (San Sebastián, 1973) quien por cierto se presenta al lector bajo un Sleeveface con Rivière…ouvre ton lit del propio Hallyday, quién sino, que haría las delicias del mismísimo Carl Morris, consigo entender la vasta fama que el músico cosechó en su país.
Cabrerizo, con quien tengo una cosa en común: ambos vivimos en un piso de cuarenta metros cuadrados, abigarrado de discos, libros, arte, películas, camisetas y memorabilia musical en general, salvo que el mío está sito en el Eixample barcelonés y el suyo en el barrio madrileño de Lavapiés, cuenta con pelos y señales la extensa trayectoria del músico y más tarde actor francés que mantuvo siempre los pies en el suelo, por mucho que su público lo ensalzara y le hiciera volar más allá de la estratosfera.
Podríamos pasarnos la reseña hablando de números: discos publicados, canciones escritas, giras inacabables, conciertos mastodónticos, producciones faraónicas, músicos involucrados, el más sorprendente para mí Mick Jones, parejas femeninas, incluso coches de lujo comprados, pero no queremos aburrir con esos datos, así que simplemente diremos que Hallyday ante todo fue un rocker enamorado de la música con una forma de vivir sencilla, cercana a su público, siempre ofrecía conciertos íntimos para su club de fans, y más grande en su país que los mismísimos Rolling Stones, cuando estos tocaron en el Stade de France, el campo de fútbol que se construyó en 1998 para albergar la Copa del Mundo, no se consiguió llenar, pero cuando lo hizo Johnny dos meses después, tuvieron que alargar la residencia hasta tres noches debido a la rápida venta de entradas para el concierto.
Ejemplos como este hacen grande a Hallyday y su música inmortal. Y la lectura de libros como el de Cabrerizo necesarios para entender muchas cosas sobre el músico.
Sorprendente y real.
SALVA G.

Título: Johnny Hallyday: A toda tralla
Autor: Felipe Cabrerizo
Editorial: Expediciones Polares
Edición: 1ª edición, marzo de 2018
Número de páginas: 313 pp.
I.S.B.N. 978-84-948101-0-7

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada