dimarts, 15 de maig de 2018

'La bailarina de Auschwitz' - 'Edith Eger


Nacida en Hungría, Edith Eger (Kosice, 1927) padeció uno de los peores horrores que ha visto la historia de la humanidad: el holocausto. Sobrevivió a Auschwitz y huyó a Checoslovaquia con su hermana para acabar finalmente en Estados Unidos. Allí en la década de los setenta se doctoró en Psicología y conoció a su mentor, Viktor Frankl (Viena, 1905 – 1997) quien como ella también sobrevivió a los campos de exterminio Nazi, Auschwitz y Dachao y tras su liberación escribió el ensayo El hombre en busca de sentido, libro que cambiaría la vida de Eger.

La autora pasó cerca de año y medio en Auschwitz siendo adolescente. Fue llevaba allí junto a sus padres y una de sus dos hermanas. Nada más llegar Josef Mengele, el oficial alemán conocido posteriormente como El Ángel de la Muerte acabó con sus padres en los hornos crematorios. A partir de ese momento y junto a su hermana, por quien casi da su vida,  sobrevivieron como pudieron al campo de exterminio trabajando, luchando y aferrándose a la libertad prometida al entrar en el campo: Trabajar os hará libres.

 Edith era bailarina profesional, estaba a un paso de ir a las Olimpiadas de Berlín, pero por su condición de judía, su entrenadora la deja fuera del equipo ganador. Irónicamente, más adelante, bailaría para el mismísimo Dr. Mengele cuando este pasaba por los barracones de los prisioneros buscando entretenimiento. Arropada por las notas del Danubio AzulEger bailó para Mengele. Con los ojos cerrados pensaba que lo hacía en la Ópera de Budapest. Por ello fue recompensaba con un trozo más de pan que compartió con sus compañeras de barracón. Bailar le salvó en parte la vida.

Actualmente, con 87 años de edad, la danza sigue siendo su pasión, aunque ya no hace ballet, ahora practica swing, música que conoció gracias a los soldados americanos que liberaron Austria en 1945.

Pero para llegar hasta aquí tuvo que sufrir, callar, olvidar y tragar mucho.

El libro, que no novela, está compuesto por cuatro partes bien diferenciadas. Aunque cada una de las cuatro se ve salpicada por cada una de las posteriores o anteriores, siempre la lectura es lineal, siempre hacia delante.

La prisiónLa HuidaLa Libertad y La Curación, son las cuatro partes anteriormente mencionadas.

En la primera de ellas cuenta la propia autora el largo y agónico tiempo en el que estuvo recluida en el campo de concentración, el horror vivido, el sufrimiento, pero sobretodo la capacidad del ser humano de sobreponerse a cualquier tipo de violencia externa convertida después en dolor interno.

En la segunda parte, nos habla de la liberación pero también del problema que tuvieron los deportados al volver a sus casas, a sus tierras y por lo que tuvieron que pasar tras la liberación, siendo en muchos casos, las mujeres, violadas por sus propios salvadores. Salir del fuego p0ara caer en las brasas. Ergo: seguimos quemándonos.

En la tercera parte, Eger cuenta su huida, de nuevo, a Estados Unidos junto a Béla, su marido. La posterior separación de este, el nacimiento de sus dos hijos y la oportunidad de conocer a Frankl, otro superviviente como ella.

En el último capítulo, finalmente la autora conoce la auténtica libertad. Para ello tuvieron que pasar 65 años desde su primera liberación metafórica.
Es cierto que las dos primeras partes del libro son absorbentes, necesarias, dolorosas, reales, y para muchos, liberadoras, pero la dos segundas partes se tornan en un libro de autoayuda, de superación personal, de búsqueda de la verdad y ciertamente, hemos leído tantos y tantos libros ocupándose de estos temas, que ya llega, no digo a aburrir, pero sí a saciar.

Descontando este problema, personal, dirían algunos, la lectura de La bailarina de Auschwitz la convierte en un libro excepcional, tanto para el lector como para la autora, que tardó toda su vida en escribirlo, no olvidemos que este es su primer libro, y toda una cátedra de cómo pasar del sufrimiento a la sanación por cuenta propia.

Muchos son los libros que tratan este tema, el holocausto, pero cada uno de ellos es único, como cada una de las personas que pudieron escribirlo y con ellos cerrar por fin las cicatrices que se abrieron en aquel horror.

SALVA G.

Título: La bailarina de Auschwitz
Autor: Edith Eger
Traducción: Jorge Paredes
Editorial: Planeta
Edición: 1ª edición, enero de 2018
Número de páginas: 412 pp.
I.S.B.N. 987-84-08-18090-6


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada