dimarts, 11 de juny de 2019

'La niña que miraba los trenes partir' - Ruperto Long


La niña que miraba los trenes partir, la nueva obra de Ruperto Long (Uruguay) es una desgarradora y verídica historia de lo acontecido en la Segunda Guerra Mundial contada por más de treinta personajes, aunque acotado a cuatro principales, donde encontramos la barbarie nazi en todo su esplendor, así como la resiliencia de todos los inocentes que sufrieron en sus carnes la sangrienta represión nazi.
Charlotte es una niña belga de ocho años que debe huir de una Lieja ocupada con su padre, su madre y su hermano mayor, dejando atrás su casa y su infancia feliz para vivir increíbles peripecias.
Alter es el tío de Charlotte. Es obligado a trabajar en uno de los guetos donde Hitler ordena confinar a los judíos. Allí deberá afrontar una extrema disyuntiva ética.
Dimitri Amilakvari es un militar francés de origen georgiano que desembarca en el note de África al frente de la mítica Legión Extranjera para enfrentarse al mariscal alemán Rommel y a su temido Afrika Korps.
Domingo López Delgado es un soldado uruguayo. Se enrola voluntario en las fuerzas de la Francia Libre y es destinado a la Legión Extranjera en Bir Hakeim, donde será testigo de la grandeza humana de su superior, Amilakvari. Ambos participarán en u combate legendario.
Estas cuatro historias se verán entrelazadas gracias a la pericia de Long, al unir relatos verídicos con otros de ficción.
La niña que miraba los trenes partir está concebido a modo de extensa entrevista con los protagonistas, sus declaraciones se suceden una tras otra, cada uno de los personajes toma la palabra en una época y un lugar distinto, pero todos tienen algo en común, la Segunda Guerra Mundial y la locura nazi.
Es cierto que las explicaciones de los personajes tienen un nexo que les une: Charlotte. Todos y cada uno de ellos hablan de ella, como si estuviéramos en un documental y debiéramos averiguar quién era aquella niña de las coletas y el lazo rosa en ellas.
Y es cierto.
Tras Charotte nos encontramos a Charlotte de Grünberg, directora general de la Universidad ORT Uruguay, que al igual que la Charlotte del relato huyó de Lieja durante la ocupación nazi para vagar de acá para allá cruzando fronteras para mantenerse con vida, ella y su familia.
Sobre la novela poco podemos añadir. Por muy desesperanzados que puedan resultar muchos de los finales de los personajes, siempre encontramos un pequeño rayo de luz que iluminará al resto de oscuras historias y llenará la novela de una pequeña pátina de felicidad.
Lo que sí nos gustaría aclarar es que para nada se hace pesada, todo lo contrario, esa forma de narrativa danzante hace del relato algo mucho más ameno a posteriori de lo que podría parecer a priori. Sin duda la magia en el escrito la aporta con toda naturalidad Long y su facilidad de dar voz a tantos personajes metiéndose en la piel de cada uno de ellos hasta hacer que los conozcamos con unas pocas de sus frases. Hay que advertir que cada una de las entradas personales viene precedida por la fecha y el lugar de lo expuesto.
Años de búsqueda, visitas, lecturas, entrevistas y pasión, acabaron con la escritura La niña que miraba los trenes, novela publicada originalmente por Aguilar en 2016 y que ahora Suma nos trae de nuevo, ojalá en breve veamos su versión cinematográfica, a modo de película o de serie tan en boga hoy día.
Sinceramente y en contra de lo previsto La niña que miraba los trenes partir nos a parecido un libro magnífico, tanto por su fondo como por su redacción.
SALVA G.
Título: La niña que miraba los trenes partir
Autor: Ruperto Long
Editorial: SUMA
Edición: 1ª edición, abril de 2019
Número de páginas: 446 pp.
I.S.B.N. 978-84-9129-356-9

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada