dimarts, 25 de setembre de 2018

'Soy Ozzy' - Ozzy Osbourne con Chris Ayres




Cuando hace algo más de un mes que Ozzy Osbourne (Birmingham, 1948) estuvo tocando en nuestro país, primero en Madrid, y días después en Barcelona, releemos sus memorias tranquilamente en verano para así disfrutar de su lectura mientras en nuestro HI-FI suena alternativamente o Black Sabbath o el propio Ozzy con su carrera en solitario.  Y decimos releemos porque esta misma obra, editada en 2009 en su país de origen, Inglaterra,  bajo el título de I am Ozzy, fue editada en 2011 por Global Rhythmen nuestro país bajo el más llamativo y certero título: Soy Ozzy (Confieso que he bebido).

Por suerte el contenido de ambas ediciones es el mismo, tan solo varía en envoltorio, así que de nuevo nos encontramos con la verdadera historia de Ozzy Osbourne, desde sus inicios en Aston, el pueblo donde nació hasta su ascenso a las colinas de Hollywood gracias a la televisión y su exitoso programa The Osbournes en MTV.

En el mundo del Rock en general y el del Heavy Metal en particular, nunca se dio un caso como el de Ozzy. Sin duda ha sido el más loco y peligroso de todas las estrellas rockeras del firmamento. Tal vez solo le hayan ganado aquellos que no aguantaron dichos excesos: JoplinBonhamScottVicious

                La entrada del libro en sus primeras cinco páginas es harto significativa:

-          Dijeron que nunca escribiría un libro.

-          Bueno, pues que les den por culo, porque aquí lo tenéis.

-          Ahora solo tengo que acordarme de algo…

                (Página en blanco)

-          Joder, no me acuerdo de nada.

Sí, Ozzy Osbourne estuvo más de treinta años de su vida (el libro lo escribió cuando contaba con sesenta años recién cumplidos)  o borracho o drogado, y en los peores momentos, ambas cosas. No se siente orgulloso de ello, pero como él mismo dice, lo hecho, hecho está y no hay vuelta atrás. También asegura que sin Sharon, su maravillosa mujer, él no sería nada, y ciertamente, tiene más razón que un santo, literalmente Sharon le sacó no solo del ostracismo musical en el que había caído tras la separación de su banda, si no que lo sacó de un pozo sin fondo en una espiral autodestructiva en la que había caído.

Como libro podemos decir que es igual de divertido o incluso más que el que escribió Ron Wood, otrora guitarra de Faces y actualmente guitarra de Sus Majestades Satánicas The Rolling Stones, y más salvaje que Los trapos sucios de Mötley Crüe, así que estamos ante un libro divertido, entretenido, salvaje, loco, tanto o más como su propio protagonista, pero también duro y emotivo, la muerte de Randy Rhoads, primer guitarra de la banda de Ozzy a principios de la década de los ochenta, así como el cáncer que casi acaba con Sharon y los problemas médicos de Ozzy hacen de él un libro con su pequeño corazoncito.

Es difícil que un neófito en Metal se interese por él, ni siquiera alguien a quien le guste el Rock puede estar mínimamente interesado en leer lo desastrosa que fue la vida de nuestro protagonista, así que obviamente el libro está pensado para fans, tanto del músico como del estilo musical que representa, pero estoy convencido que todo aquel que se acerque a él disfrutará con su lectura, tanto por la forma, como por el fondo, y es que Chris Ayres, el verdadero artífice tras el libro, organizó las historias de Ozzy a la perfección, les dio un brío con su escritura que parece que el mismo músico se encuentre ante una pinta con nosotros en un pub explicándonos sus batallitas de viejo roquero, como un viejo amigo cualquiera.        

Ozzy sigue vivo, a punto de cumplir setenta años sigue girando por el mundo al frente de su banda, es cierto que hace lo que puede, pero sin duda su historia le abala, le da crédito para seguir, y para todos los fans del Metal siempre será un icono.

SALVA G.

Título: Soy Ozzy
Autor: Ozzy Osbourne con Chris Ayres
Traducción: Pablo Álvarez
Editorial: Es Pop Ediciones
Edición: 1ª edición, mayo de 2018
Número de páginas: 380 pp.
I.S.B.N. 978-84-944587-8-1

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada