dimecres, 25 de juny de 2014

'La última noche en Tremore Beach' - Mikel Santiago


Mikel Santiago nació en un pueblo marinero de Vizcaya en 1975. El piano de su hermana, que siempre resonaba por la casa, despertó en él un apetito muy temprano por la música. De sus primeras lecturas recuerda las obras de Sherlock Holmes, Los Cinco y Edgar Alan Poe.
Ha vivido en Irlanda, de donde sacó las ideas para escribir esta novela, y actualmente reside en Ámsterdam, donde trabaja en el mundo del software. Cuando no está entre ordenadores, se dedica a escribir y a tocar la guitarra con su banda de blues-rock.
La última noche en Tremore Beach, su debut literario, se ha convertido en un fenómeno antes de su publicación y ha hecho que se le compare con maestros como Stephen King, Jöel Dicker o John Connolly.

Sinopsis:

Un compositor que ha perdido la inspiración.
Una casa aislada en una playa irlandesa.
Una noche de tormenta que puede cambiarlo todo.
Peter Harper es un prestigioso compositor de bandas sonoras que, tras un traumático divorcio, se refugia en un rincón perdido de la costa de Irlanda para recuperar la inspiración. La casa de Tremore Beach, aislada en una enorme  y solitaria playa, parece el lugar indicado para lograrlo. Todo parece perfecto... hasta que llega la noche de la gran tormenta.

¿He dicho alguna vez que siento una cierta prevención cuando leo un libro escrito en primera persona? No hace mucho me pasó: intrigada por las buenas críticas, me hice con el ejemplar de un best-seller aclamado en todo el mundo. Estaba escrito en primera persona. Muy bien escrito en primera persona. Pero… los protagonistas, insoportables, se te metían en la cabeza con sus neurastenias, falsedades, trucos y mentiras, y lo tuve que dejar. ¡Ah! La primera persona…me di cuenta por la mitad del libro de que “Tremore Beach” estaba escrito en primera persona. La narración fluye como un río, te atrapa como la corriente hacia la cascada. La personalidad del protagonista, Peter Harper, es atrayente: simpatizas en unos segundos con sus problemas, sus virtudes y su don. El don que sirve de leit-motiv durante toda la novela y no voy a desvelar, pero que le dota de una pincelada paranormal y fantástica que no desmerece, al revés. Encaja en la narración para darle el toque de misterio que sirve de aromático complemento.

Si siento prevención por la primera persona, siento debilidad por los thrillers de estructura sencilla y un protagonista-héroe que lleve el peso de la trama. Como escritora, suelo crear tramas complejas, personajes intensos y que muestren altas dosis de perversidad a lo largo de la novela. Así que leer libros en los que un autor es capaz de sostener con un hombre sencillo de protagonista, la acción en un par de lugares y con un lenguaje claro como seña,  intensidad agobiante a lo largo de 400 páginas que parecen 50, tiene toda mi admiración literaria. Mikel Santiago ha creado un thriller “a la americana”: Pocos protagonistas, pero perfilados con la habilidad de un cirujano. Lenguaje efectivo y exacto. Acción lenta, pero nunca premiosa, que anticipa todo el tiempo un final al que se llega después de un viaje a través de la mente del compositor protagonista, con la cadencia de una sinfonía: allegro, adagio, andante y el prestissimo con el que se remata el libro, al fin trepidante y con una fuerza tan arrebatada como la tormenta que amenaza la zona desde el inicio de la narración.

Peter Harper nos guiará a través de su bloqueo compositivo, su tristeza por el divorcio traumático, el amor por sus hijos, y su romance con Judie. Veremos con sus ojos los paisajes irlandeses, las playas, la fuerza del temporal y la tormenta. También sus debilidades, sus inseguridades, el fino paso que separa la intuición de la locura, otro de los puntos fuertes que sustentan la trama, que se desliza casi sin que nos demos cuenta, haciendo que el tiempo transcurra con rapidez. Levantas los ojos del libro. ¿Ya es la hora de comer? Un par de páginas más. Y cuando te das cuenta te faltan 30 y no lo puedes soltar hasta conocer el final.

Mikel Santiago navega a través de la tormenta, sorteando clichés, escenas vistas mil veces, personajes indefinidos, como lo haría un experto capitán atravesando el Cabo de Hornos del thriller, con una sonrisa en los labios. El lector nota como una mano sale de las hojas de Tremore Beach, le agarra por el cuello y no lo suelta. La intriga no decae, al revés. Se destila para ser bebida a pequeños sorbos hasta el golpetazo final, no por menos esperado, poco efectivo. Sí. El final es el digno colofón a toda la ansiedad que nos transmiten Peter Harper y sus tribulaciones, sus miedos, su terror, su valentía.

En fin, qué más decir. Recomendable cien por cien, thriller perfecto para el verano: la combinación de terror, misterio, intriga y amor lo convierten en un coctel sabroso, fresco y que te deja con la insatisfacción de tener que esperar algún tiempo por el siguiente libro de Mikel Santiago.

Nieves Abarca.

LA ÚLTIMA NOCHE EN TREMORE BEACH
MIKEL SANTIAGO
Páginas: 424
ISBN: 978-84-406-9648-9
Ediciones B
Año 2014

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada