dimecres, 3 de gener de 2018

'Lonely Boy. Historias de un Sex Pistol' - Steve Jones con Ben Thompson


Tras las autobiografías de sus antiguos compañeros de banda, primero fue la de Glenn Matlock (Londres, 1956) hace casi treinta años, y posteriormente la de Johnny Rotten(Londres, 1956), cuatro años después que la de su compañero, por fin nos llega la autobiografía del creador y artífice de la banda punk inglesa por excelencia, Sex Pistols.

Lonely Boy, título de la obra, es toda una declaración de principios de cómo fue, es y posiblemente será la vida del Sex Pistol más auténtico de los cuatro (en esta lista Sid Vicious no entra).

JonesJonesy para sus amigos, vivió al límite la máxima en el mundo de la música que reza: sexo, drogas y rock and roll (vale, en su caso fue más punk que rock, pero como cuenta él mismo sus primeras influencias musicales, así como sus propios gustos estaban más cerca del rock que de el punk).

Y sinceramente, para un amante del punk las palabras de Jones deben resultar cuanto menos chocantes.

Que el creador de riffs tan memorables y punks como son los de Holiday in the sunPretty vacant o el archiconocido Anarchy in the U.K. se desviviera por alguien tan poco punk como fue, es y será Rod Stewart, choca. O que lance a los cuatro vientos su amor por bandas como Boston o Journey, pesos pesados del arena rock americano.

Posiblemente, los eruditos aseguren que esa es la actitud más punk que puede haber en el mundo, amar las bandas que deberías odiar. Pero eso resultaría una mesa redonda inacabable.

Jones no conoció a su padre biológico hasta una edad adulta. Su padrastro abusó de él. Dejó de hablar con su madre. Se convirtió durante muchos años en un alcohólico y después en un drogadicto. Y hasta que no cumplió los 40 no comenzó a leer y escribir bien. Su pasión era el sexo y robar, con quien fuera y lo que fuera. En un época en la que tener sexo sin protección era sumamente peligroso, él tuvo suerte de no coger ninguna enfermedad grave, y sobre los pequeños hurtos, bien, eso es otro cantar, tuvo tantas denuncias por robo que finalmente los problemas le llegaron.

Jones cuenta la historia sin tapujos, sus pequeños dramas (el no conocer a su padre y su abandono llegó a marcarle) sin necesidad de resaltar un hecho más que otro, sin darle notoriedad a ninguno de ellos, ni crear una burbuja en la que vivir. Jones es así de punk, escupe todo lo que tiene dentro de golpe, como si estuviéramos con él tomando una pinta en un oscuro pun de Sheperd’s Bush.

Es cierto que es tan completa su historia y tan corto el libro que pasa casi de puntillas por alguno de los hechos más característicos que sembraron su carrera post Pistol. Pero al menos la esencia primigenia está en ellos.

Para JonesMalcolm McLaren no fue tan horrible como para Rotten; Se quedó igual cuando le llamaron y le dijeron que Vicious había muerto; Tras su aparición en el programa de Bill Grundy en 1976 casi muere la banda; La familia de Paul Cook, batería de la banda y amigo de la infancia de Jones se convirtió para él en su familia, y sinceramente el aprecio que siente Jones por Cook se manifiesta en todo el libro, incluso llegando a poner en sus palabras hechos narrados por Cook. O sea: Jones no recuerda nada y es Cook quien le cuenta su historia para que él pueda escribirla; Quería pertenecer a The Clash, veía que ellos se lo pasaban bien, y él con Rotten a su lado no podía divertirse.  

Jones sigue estando solo, a excepción de su perro que vive con él en Los Angeles, donde desde hace años realiza un programa de radio por el que llegó a pasar el propio Rotten, sigue disfrutando del sexo, por supuesto sin protección, según él ya es difícil a su edad mantener una erección, si le ponemos un capuchón es imposible, y mantiene su amor por la guitarra haciendo pequeños trabajos con ella. El último: meter unos solos en el nuevo disco de The Professionals, la banda que formó con su viejo amigo Cook tras dejar Sex Pistols.       

Pocos son los discos que han cambiado la historia de la música, esos que hicieron mella en varias generaciones posteriores, pero sin duda Nevermind the bollocks: Here’s the Sex Pistols es uno de ellos. Cuarenta años después de su edición está más vigente que nunca, y musicalmente infinidad de bandas han bebido de él y multitud de nuevas bandas seguirán tomando buena nota de su sonido, su actitud y su grandeza.

SALVA G.

Título: Lonely Boy. Historias de un Sex Pistol
Autor: Steve Jones con Ben Thompson
Editorial: Libros Cúpula
Edición: 1ª edición, septiembre de 2017
Número de páginas: 263 pp.
I.S.B.N. 978-84-480-2333-1

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada