dimecres, 23 de gener de 2019

'La reina del punk' - Susana Hernández


Seguramente nadie en la historia de la música haya vivido tan poco y haya dejado un legado más grande.
               
Sex Pistols es una banda que puede presumir de ello, no solo fueron la punta de lanza de un movimiento, tanto social como musical, si no que su bajista, el icónico SidVicious, tras la marcha del original Glen Matlock, él mismo recomendó a Sid para ocupar su vacante tras su marcha, fue, es y será la imagen del Punk en todo su esplendor: pelo de punta, pantalones tejanos, chaqueta de cuero, torso desnudo, botas negras y cadena colgada al cuello cerrada con un candado.
               
Vivió rápido, más que nadie, murió a la edad de 21 años, y aunque él siempre será recordado, tampoco podemos olvidarnos de Nancy Spungen, su novia americana, que murió asesinada cuando contaba con 20 años de edad. Al más puro estilo Romeo y Julieta, la historia de Sid y Nancy (es imposible decir Sid sin nombrar a Nancy después) se convirtió en un drama, donde el amor venció al odio, aunque como decía aquel: demasiado amor te matará.
               
Susana Hernández (Barcelona, 1969) recrea con una facilidad pasmosa, madre mía, si hasta me creo su ficción, la historia de Nancy en boca de la propia protagonista a modo de diario y en primera persona, desde que esta contaba con diez años, hasta su prematura muerte, defunción por cierto que Nancy predijo en la última visita a casa de sus padres cuando le comentó a su madre: no llegaré a los 21.

 Antes de los 17 Nancy se trasladó a Nueva York. Allí vivió de lo que pudo, casi todo relacionado con el sexo, y sus ganancias iban a parar a los camellos de la zona. Viajó a Londres con The Heartbreakers de Thunders y allí en un concierto de Sex Pistols conoció a Sid. Ya no se separaron nunca, a excepción de una pequeña gira de la banda de Sid por Estados Unidos, la última de hecho, en la cual Nancy le esperó en Londres. Su relación duró once meses. Tuvieron suficiente para dejar marca en esta vida.

Nadie sabe qué pasó aquella noche, tan solo que Sid fue arrestado por asesinato en segundo grado, aunque salió en libertad provisional. La mala suerte de pelearse con Todd Smith le hizo acabar de nuevo con sus huesos en prisión. A su salida, su madre le preparó una fiesta. Sid jamás sobrevivió a la misma. Murió de sobredosis. Dicen que había hecho un pacto con Nancy.

La reina del punk intenta esclarecer los hechos ocurridos esa fatídica noche, la del 12 de octubre de 1978, hace ahora cuarenta años, cuando Nancy murió desangrada por apuñalamiento, pero además resulta un excelente fresco de la verdadera historia que había tras Nancy Spungen, una joven de clase media alta con problemas sicológicos desde pequeña y que no pudo vivir como ella quería y necesitaba. Ella fue la víctima y la historia se encargó de proclamarla verdugo. Al más puro estilo Yoko Ono, siempre Nancyfue la mala influencia para Sid, la que acabó con la banda, la mala de la película, la drogadicta y la groupie sin compasión.

Por las páginas de La reina del punk aparecen personajes básicos para entender ese movimiento, New York DollsRamones (sin el The por favor), Iggy PopBlondie y su cara más visible, Debbie HarrySable StarRichard Hell…etc y por supuesto Ariadna, la coprotagonista de la novela.

Ariadna es periodista. Tiene un hijo adolescente, Jon. Su ex marido es un cantante de éxito. Demasiado éxito la verdad. Siempre rodeado de mujeres. Y de gira permanente. Por supuesto el síndrome de Peter Pan reside en él. Ella es la encargada de escribir un artículo para una revista musical sobre ese cuarenta aniversario de la muerte de Nancy. Las pesquisas le llevarán de Barcelona a Londres y de la capital inglesa a Nueva York. Una vieja entrevista encontrada en un trastero asegura que el entrevistado mató a Nancy. Aunque no dice quién le pagó para ello. Muy al estilo de lo ocurrido en casa de Kurt Cobain y Courtney Love.

Las dos historias se entrelazan para ofrecernos los puntos de vista de dos mujeres que quieren dirigir su vida, ser dueñas de sus actos, responsabilidades y aprender de sus errores para no volver a caer en ellos. Dos mujeres fuertes seguras de sí mismas que luchan por lo que de verdad quieren.

La reina del punk bien podría convertirse en la autobiografía de Nancy Spungen, novelada, eso sí, pero ¿acaso no están noveladas las biografías de todos esos músicos que llenan las estanterías de las librerías en el mundo?

Ariadna, el personaje de reparto de la novela, bien podría convertirse en la nueva Rebeca Santana o en la nueva Miriam Vázquez, las subinspectoras salidas de la pluma de Hernández en su serie policiaca / novela negra, y escribir más artículos sobre personajes famosos. Tiempo al tiempo.

Fascinante, vibrante y por momentos esclarecedora, sí, lo que cuenta Susana bien podría haber ocurrido.

SALVA G.

Título: La reina del punk
Autora: Susana Hernández
Editorial: Ma Non Troppo (Redbook Ediciones)
Edición: 1ª edición, 2018
Número de páginas: 159 pp.
I.S.B.N. 978-84-948799-8-2

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada