dilluns, 28 de maig de 2012

'Casa de verano con piscina / Una casa amb piscina' - Herman Koch


Tengo por costumbre al empezar a leer una novela acompañarme de un lápiz y un papel. Será defecto de forma. Ocurre, de tanto en tanto, que el lápiz se me cae de la mano y me concentro en la lectura hasta el punto de olvidar que “debo” anotar algo relacionado a la estructura, la verosimilitud, los diálogos o cualquier otra cosa referente a la técnica de la escritura.

Esto me ha pasado con “Casa de verano con piscina” de Herman Koch, editada por Salamandra en un formato realmente atractivo. Si la incitación a la lectura rápida y fácil es una virtud, esta novela la tiene. El ritmo no es tenso, no hay demasiada pasión narrativa y los personajes, principalmente el protagonista, Marc, no tienen para mí un interés especial (incluso debo reconocer que el tal Marc me ha caído “mal” desde la primera página). Y sin embargo, esta novela tiene un estilo y una construcción que te invita a leer, a dejarte llevar y a disfrutar de una prosa rápida, concisa y una mecánica absorbente. Acabas de leerla casi sin darte cuenta.

Lo que parece una novela típica de médico psicópata, se transforma en algo totalmente distinto, y esa capacidad de sorpresa me ha gustado. Lo que yo creía rasgos psicopáticos (ausencia de empatía con los pacientes) no es más que el cinismo de un médico que no ama su profesión, que detesta en realidad el género humano y que de no ser por el amor que profesa a sus dos hijas, sería un auténtico nihilista.

Es esa cuerda, el amor a sus dos hijas púber una, adolescente la otra, y la extraña relación con un paciente famoso, lo que mantiene el interés en esta historia. A través de esas relaciones se bosqueja el intrincado mundo de la complacencia y el cinismo de la sociedad occidental. Amigos que no lo son, principios que se rompen sin problemas cuando es necesario, doble moral, vulgarización del sexo y de los sentimientos, y sobre todo una profunda decadencia social.

Esta novela tiene otra virtud, al menos que yo le haya encontrado: te hace preguntas. Te obliga a cuestionarte sobre temas incómodos como la relación entre padres e hijas, el desvelamiento del sexo y el continuo zumbido de la pederastia flotando en el ambiente. Me gustan este tipo de incomodidades, y al final son lo que me ha decantado por el lado positivo de opinión.

Pero también tiene, en mi opinión, carencias: algunos ya las mencioné al principio. Excepto un par de capítulos hacia el final, no ha conseguido engancharme a la trama realmente. Creo que hay escenas inverosímiles y mal resueltas. Pero sobretodo, y esto es una cuestión de gustos, lo que he encontrado más en falta es algo de valentía a la hora de afrontar temas como la violación o el homicidio sin escapar con ciertas elipsis para que el lector sobreentienda sin que el escritor necesite ir más allá. No me gustan los bañistas (puesto que de piscinas va la cosa) que meten la punta del pie en el agua y deciden no mojarse porque está fría. Pero repito, es una cuestión de gusto. Muchos lectores sentirán alivio al verse libres de tener que profundizar en ciertas imágenes y otros, como yo, sentirán que se les hurta parte del sentido de la novela.

El final, tratándose de una novela ideada como thriller me resulta obvio. Se ve venir muy de lejos. Y es una pena.

Resumiendo: “Casa de Verano con poiscina” en mi opinión es una buena novela con ingredientes que podrían haberla convertido en magnífica, pero que se queda a medio camino. No decepciona, desde luego. Pero no ha logrado emocionarme. Tal vez a ti sí.

Víctor del Arbol




Casa de verano con piscina / Una casa amb piscina
Herman Koch
Ed. Salamandra / Amsterdam
352 págs. / 360 págs.
ISBN 9788498384550 / 9788492941674
Any 2012



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada