diumenge, 11 de maig de 2014

'EL CLUB DE HEXAM PLACE' - Ruth Rendell


Rendell nos retrata una serie de personajes que habitan en un determinado enclave londinense: Hexam Place, una zona de mansiones imponentes, cuyos aristocráticos y ricos propietarios viven rodeados de sirvientes y lujo.

En un pub de la citada calle, los criados, mayordomos, cocineros, jardineros, niñeras y demás personal del servicio, se reúnen habitualmente para beber, cotillear y plantear sus reivindicaciones.
De esta forma vamos conociendo la vida y costumbres de los antedichos empleados y de sus empleadores: un prestigioso médico;  un lord, su hija y su casquivana esposa;  una princesa;  una pareja de gays adinerados;  un rico hombre de negocios con su frívola mujer y sus tres hijos;  una anciana fisgona y venida a menos, etc.

Unos y otros son por igual protagonistas, aunque en algunos momentos la trama incida más en los tejemanejes de los habitantes del número 7 de Hexam Place, la residencia del señor y la señora Preston Still, y en otros, en la neurosis de un jardinero llamado Dex, que acaba de salir de un psiquiátrico.
Una muerte fortuita y otra que no lo es tanto, parecen justificar la calificación de thriller, pero, a mi modo de ver, estamos ante una novela de situaciones, más descriptiva que de intriga, en la que se ahonda en la vida y el proceder de los personajes.

Y esto se hace bien, de forma minuciosa, entretenida y dosificando la información para suscitar la curiosidad durante toda la novela.

“A ver qué pasa ahora con fulano”, te dices al reemprender la lectura y sí, pasan cosas interesantes, pero…
Comprendes el amor de la niñera hacia el bebé que cuida, por ejemplo; o el rancio código que marca las relaciones entre la Princesa y su vieja criada.  Sin embargo, en aquello más relevante, en lo que hace referencia al incidente más trascendental de la historia, no se acaban de entender las motivaciones ni, por tanto, las reacciones de los sujetos implicados.

Quizás porque son británicos, me digo, aunque también hay una “au pair” catalana que actúa con la misma incongruencia que su patrón.

Pero, vamos,  la novela tiene el inconfundible sello británico.  Y la gramática inglesa, con su singular construcción, a mí me resulta tan desconcertante como la conducción por la izquierda, motivo al que atribuyo la extrañeza que me producen algunas frases del tipo: “… el contingente de población al que Rabia llamaba los “cristianos británicos”… ¿Por qué no poner directamente: “los cristianos británicos”. O:
-¿No podríamos olvidarnos de esta escuálida gente, cariño?

¿”Escuálida”? Están hablando de la familia Still, que en absoluto son escuálidos.

“…La señorita Grieves prácticamente había vivido con las botas puestas, que habían sido rebajadas debido a su color rosa, y que ahora recuperaba con alivio.” ¿?

¡En fin! No tiene mayor importancia. Es tan sólo cuestión de afinar un poco más con la traducción, supongo.

Respecto a la incomprensible actuación de algunos individuos, eso, me temo, es cosa de la autora, y tal vez para sus compatriotas resulte de lo más coherente.

Por lo demás, como ya he dicho, es una novela amena, bien escrita y bien trazada.

Alicia Estopiñá.

EL CLUB DE HEXAM PLACE
Ruth Rendell.
Umbriel Editores
Tapa blanda: 288 páginas
25 de noviembre de 2013
Colección: Umbriel género negro
Idioma: Español
ISBN-13: 978-8492915347

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada