dijous, 15 de maig de 2014

Entrevista a Víctor del Árbol autor de ‘Un millón de gotas’


Vuelve a lo grande Víctor del Árbol el afamado autor que triunfa en Francia y media Europa con unas historias tan humanas como palpitantes. Ahora presenta 'Un millón de gotas' su salto a una editorial grande, mediante una historia que recorre las miserias del Siglo XX con unos personajes capaces de resucitar de lo más profundo en pos de sus deseos de justicia.

¿Cuál fue la inspiración de esta novela sita en varios escenarios, tanto locales como temporales alrededor de las crueldades humanas?
Las crueldades humanas siempre tienen el reverso en la bondad o en las formas de amor que pueden llegar a desarrollar esas mismas personas: podemos pasar de poderosos impulsos de odio a fantásticos gestos espontáneos de solidaridad. Todo está presenta a la vez, como hermoso y poético es el paisaje de esta novela en su discurrir por Siberia, la Estepa, Berlín, la Barcelona del 37, la costa francesa  de Argelérs y Colliure. E igual de hermosos sirven para convertirse en lugares terribles, donde el frío, el miedo, el encierro, la traición y la guerra conviven sin fricción.

En el personaje de Laura vemos a una mujer, aparentemente férrea, que por su pasado se vuelve muy sensible a las injusticias ¿Se inspira en las mujeres anónimas que combaten en una crisis económica y de moral como la que vivimos?
A una querida Laura le dije que esta Laura son muchas, incluso sin ese nombre; me fascinan los héroes cotidianos, no los grandes mitos. No soy mitómano, pero observo que aquellos que dan el primer paso para plantar cara cuando a su alrededor todo es resignación y derrota, son, no pocas veces mujeres en todos sus ámbitos. Me vale la rebeldía de una mujer que se niega a cederle su asiento a un hombre blanco en un autobús durante la segregación racial americana, como la mujer que denuncia a su pareja por malos tratos tras años de silencio. Me admira  la niña afgana que se pone en peligro por acudir a la escuela y la española que va con sus padres a protestar por la estafa de las Preferentes. Ya lo dice Laura, mi protagonista…soy una gota en un Oceáno. Y ¿no es un Océano un millón de Lauras? ¿No es el heroísmo un millón de pequeños o grandes gestos contra la derrota cotidiana?

Por el contrario su hermano Gonzalo es un hombre venido a más, pese a las adversidades ¿Es un espejo de la mayoría de integrantes de este mundo que han perdido ilusión por la vida?
Gonzalo es aquel que todos conocemos, que todos saludamos, del que todos nos burlamos un poco entre risitas al verlo pasar. Es un hombre bueno, pero le señalamos y decimos que es tonto. Ese joven que quiso ser y que ha ido cediendo muy lentamente a este hombre acomodaticio, a esta familia burguesa. Pero al menos en el caso de Gonzalo, ese lobo que todos hemos escuchado alguna vez, el que añora la estepa y la libertad, y no el zoológico, logrará salir.

En la trama aparece una mafia del este muy poderosa que domina varias patas de la mesa de la sociedad actual ¿Nos quiere alertar sobre el poder de estas organizaciones en la economía mundial?
Saviano es quien mejor ha expresado esta problemática, pero existen muchos otros como Márkaris, etc. No sirve de nada cerrar los ojos ante ese poder paralelo que por el hecho de discurrir bajo nuestros pies aparenta no existir. Solemos caricaturizar al especulador, al corrupto,  nos metemos con su forma de vestir, con su mal gusto al decorar sus casas…y al hacerlo, al burlarnos de esos “hombres de paja” nos estamos equivocando porque minimizamos algo gravísimo, y es cómo el dinero que viene del delito, de la droga, de la prostitución y la miseria acaba fluyendo a la superficie para comprar voluntades, propiedades, canales de comunicación, entidades bancarias…la infiltración del dinero que se blanquea llega hasta nosotros sin que nos demos cuenta, y puede convertir al mismo Sistema en algo completamente esclerótico, un muñeco roto, del que, cuando ya no sirve, uno se deshace sin más.  El crimen organizado y su globalización es una enfermedad que no aflora a la superficie hasta que la metástasis es mortal. Y el enfermo es nuestra libertad.

¿Cómo ha sido la labor documental del libro, teniendo en cuenta que describe partes ocultas de algunas guerras del Siglo XX?
En realidad, más que ocultas, son desconocidas o conocidas de modo muy superficial fuera de los circuitos historiográficos o de interés académico, o biográfico. Pero lo cierto es que el gulag, la revolución de mayo del 37 y las purgas del Partido Comunista contra libertarios y trotskistas, los campos de concentración en el sur de Francia…son tragedias muy estudiadas. Hay suficiente documentación y canales de acceso para quien lo desea. En mi caso me ha ayudado mucho conocer a personas en Francia a las que no les ha importado cederme su tiempo documentos personales, cartas, objetos, y sobre todo su testimonio. A ellos, una vez más les debo agradecimiento.

¿A qué es debido que en el conjunto de su obra resalte por encima de todo el pesimismo y la tragedia, por su pasado como Mosso d’Esquadra en que ha visto de todo, por su infancia en un barrio obrero?
Yo soy optimista y vital, y precisamente eso se lo debo a una vida que podríamos llamar azarosa (¿acaso no lo son todas?). Pero para amar algo debes comprenderlo, debes entenderlo, debes buscar y no cerrar los ojos. Creo que solo puede confiarse en el individuo y en el conjunto de individuos si uno es capaz de reconocer las limitaciones que tenemos, sin excusas, sin justificaciones, sin prejuzgar.

¿Se ha planteado alguna vez el por qué es usted un autor tan valorada en Francia, al contrario que en otros países que no es tan conocido?
Creo que tiene algo que ver con la forma de escribir, con la “force romanesque” que siendo particular encaja bien en ese gusto del lector francés por desentrañar intenciones más que anécdotas.

¿Se siente presionado por haber fichado por una editorial de la categoría de Destino (Grupo Planeta) a la hora de crear literatura?
No, en absoluto. Me siento tan ilusionado como siempre, siendo consciente de lo que supone este cambio. Pero en el fondo, y en lo que a mí respecta como escritor, nada cambia respecto a lo que yo puedo hacer: escribir, tratar de ir un poco más allá en cada obra, comunicarlo lo mejor que pueda, aprovechar la estructura que la editorial me ofrece, el equipo de trabajo.
Por suerte, al final, toda queda en manos de quien abre el libro y empieza a leerlo.

¿Nos puede adelantar una pizca del proyecto que le ronda ahora por la mente, tras esta novela de 667 páginas?
Prefiero dejar flotar la idea un poco más en mi cabeza antes de empezar a concretarla; pero será, seguro, un nuevo cambio con respecto a las anteriores. Y al mismo tiempo,  el universo con sus fantasmas personales seguirá aquí.

Xavier Borrell

Un millón de gotas
Víctor del Árbol
Nº de páginas: 700 págs.
Editoral: DESTINO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788423348138
Año 2014

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada