dilluns, 29 d’abril de 2019

'Soy una pornógrafa' - Saskia Vogel


 

Cuando el padre de Echo desaparece arrastrado por la corriente en la costa de Los Ángeles, ésta se queda sola y perdida. Sin amigos ni familia a la que recurrir: su única amiga dejó de llamarle cuando ambas fueron sorprendidas por el padre de la primera manteniendo relaciones, y  la convivencia  con su madre resulta problemática, y con una carrera como actriz irónicamente llena de nubarrones en la soleada California, se sume en un estado de parálisis y desesperación, que encuentra salida cuando Echo conoce a Orly, su nueva vecina, una dominatriz que vive con su esclavo. Con ella establecerá una peligrosa relación de dependencia y que le introducirá en un mundo nuevo de erotismo y sexo casual. Echoabraza el riesgo, con la esperanza de que el miedo, la desconfianza y la incertidumbre reactiven su excitación y sus ganas de vivir.

Soy una pornógrafa es la primera incursión en la novela de Saskia Vogel (Los Ángeles), escritora, articulista y traductora literaria y una nueva Venus in furs para el nuevo siglo.

La obra no trata tanto el sexo como de la dependencia o la permisión, al fin y al cabo su título original es ese: Permisión.

Echo empieza buscando algo a lo que aferrarse tras la pérdida de su amiga primero y de su padre después, y lo encuentra en el sexo primero y en la dependencia después. Echo se convierte en la esclava de Orly.

Y ese “algo” resulta ser el sexo, primero con desconocidos, después con su vecina.
Soy una pornógrafa no es una novela erótica ni sexual, lejos está  de querer serlo, ni de acabar siéndolo, Soy una pornógrafa es una novela sobre la intimidad, muy al estilo de casualmente y valga la redundancia,  Intimidad la obra de Hanif Kureishi, donde poco importa lo que le ocurra a los protagonistas más allá de conocer las razones de sus encuentros.

Sin lugar a dudas Soy una pornógrafa se engloba en ese género llamado coming-of-age, y más específicamente en el Bildungsroman, ya que Echo nos cuenta la transición de su juventud a su vida adulta, más que su crecimiento personal y sus cambios emocionales.

La Echo que conocemos al inicio de la novela, no es la misma que se despide al final de la misma, y es esa transición la que nos explica Vogel en Soy una pornógrafa. Atrás quedaron sus fobias y sus filias y mira al futuro con ojos renovados.

SALVA G.

Título: Soy una pornógrafa
Autora: Saskia Vogel
Traducción: Núria Molines
Editorial: Alpha Decay
Edición: 1ª edición, marzo de 2019
Número de páginas: 208 pp.
I.S.B.N. 978-84-949581-4-4

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada