divendres, 17 de juliol de 2015

'El buitre' - Gil Scott-Heron



De vez en cuando, si la Providencia se alía con nosotros y si alguna editorial está especialmente inspirada en la elección de una obra para traducirla, caen en nuestras manos novelas singulares. La Providencia, en mi caso, fue la recomendación de un amigo, ya que esta novela, al no estar apadrinada por un gran grupo editorial, no la encontrareis en primera fila de la parrilla de los estantes de cualquier librería. En este caso, la editorial es Hoja de Lata, una de las modestas que se ubica en Asturias, cuyos gestores han tenido el acierto de traducir esta obra maestra escrita en 1970 por un autor tan peculiar como insólito. Lo digo porque hay que echarle valor para, con diecinueve años, abandonar los estudios universitarios y dedicarse a escribir esta novela con el resultado de sobresaliente, algo que particularmente me provoca envidia.

Al contrario de lo que pudiera parecer la bisoñez del escritor Gil Scott-Heron no jugó en su contra a la hora de obtener un resultado tan brillante. La novela está escrita en primera persona, pero los narradores son varios: Spade, un chulo que se considera el amo del barrio; Junior Jones, un joven que admira a Spade, pero que aspira a quitarle el puesto; Afro, un luchador por los derechos de los negros; e I.Q., a caballo entre los dos mundos, el de los derechos civiles y el del propio barrio. Todos ellos negros y residentes en Chelsea, un gueto de Nueva York. La trama transcurre en 1970 y comienza con el asesinato de Robert Lee, un camello, que sirve como hilo conductor en la narración. Hay algunos capítulos en los que unos policías investigan sin mucho entusiasmo, todo sea dicho, capítulos que Scott-Heron escribe con la técnica del narrador omnisciente.

Podríamos decir que la novela narra la irrupción de la heroína en las calles de Nueva York y no mentiríamos, pero nos quedaríamos cortos. Porque también es una historia de bandas y de cómo se van difuminando en proporción a la aparición de yonquis por todas las esquinas. También es una novela sobre el problema racial en EE.UU., sobre las precarias relaciones de padres e hijos en un hábitat que acaba devorando todo, sobre marginalidad, sobre relaciones sociales y, aunque apenas se menciona, sobre la homosexualidad, todo ello en un contexto con la guerra de Vietnam de fondo, el movimiento hippie y las organizaciones, pacíficas y no pacíficas, que luchaban por los derechos de los negros.

Con esa insultante edad de diecinueve años, Scott-Heron, demuestra la suficiente habilidad narrativa no solo para no perderse, sino para brillar. Porque además, cada una de las voces es muy distinta: Afro es un intelectual y Junior es un macarra. De forma que parece que cada capítulo está escrito por escritores distintos. Pero no, es el mismo. Por si fuera poco, Scott- Heron publicó el mismo año el poemario Small Talk at 125th and Lenox, que más tarde se convertiría en el exitoso disco homónimo. Porque este novelista además de poeta fue músico y publicó más de cuarenta discos. Especialmente reseñable es ese canto suyo llamado The Revolution Will Not Be Televised


Por la forma de musicar sus poemas, de recitarlos, es considerado por muchos el precursor del Rap y el Hip-hop. Sin embargo solo publicó otra novela: The Nigger Factory (1972).

Scott-Heron murió el 27 de mayo de 2011. Las causas del deceso se desconocen, aunque se supo que era portador del VIH.

Sentaos, lectores, y amarraos, porque vais a leer una novela en la que vais a sentir vértigo y vais a sobrevolar por las miserias del gueto. Eso sí, contado por un artista consumado y con un talento fuera de lo común.

Paco Gómez Escribano

El buitre
Gil Scott-Heron
Editorial Hoja de Lata
Prologo de: Daniel Bernabé  
Traducido del inglés por Antonio Vallejo Andújar
304 páginas
ISBN:978-84-942805-7-3 
Año 2015

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada