dilluns, 13 de juliol de 2015

Entrevista a Alberto Ávila Salazar autor de 'Lo que dicen los dioses'




Madrid es un personaje más de tu novela Lo que dicen los dioses. ¿Podrías haber situado la acción en cualquier otra ciudad? ¿Qué aporta Madrid ?

Madrid es el personaje más importante de la novela, hasta tal punto que resultaría casi imposible trasladar esta historia a otra ciudad. Creo que todo se puede adaptar o transformar, pero desde luego el resultado sería una novela muy diferente.

Es divertido que me preguntes qué aporta Madrid a Lo que dicen los dioses, porque creo que más bien se trataría de determinar qué aporta Lo que dicen los dioses a Madrid. Es la novela la que está al servicio de la ciudad. Hay un juego de adoración o de misterio entre ambas que el lector que haya leído el libro entenderá muy bien.

Háblanos de Serena, la “sensitiva”, que junto al comisario Iribar intentan desentrañar las desapariciones de las niñas en el Madrid de los años cuarenta.
Serena es uno de los pilares de la novela. Comenzamos de su mano y es ella la que nos muestra ese “otro lado” que esconde lo que consideramos que es el mundo real. Es una médium que trabaja bajo cuerda con la policía madrileña y, a la hora de retratarla, he intentado huir de estereotipos y lugares comunes. Creo que es un personaje sorprendente con el que es fácil empatizar.

Tu novela acontece en dos planos: el real y el espectral. Se trata de una novela poblada de fantasmas. ¿Cómo la definirías?
Veamos, a mí me encantan los géneros y creo que he hecho una novela que está a caballo de varios. Esto no me parece que sea negativo, en este sentido creo que están todos integrados de una manera orgánica y fluida. Esta es una novela que puede atraer al aficionado del policiaco, el del thriller o el de lo esotérico. Incluso hay una influencia bastante evidente de la novela gótica. Al final los géneros no son sino patrones donde encuadrar una buena historia.

Es cierto que existe un plano de investigación policial o periodística y otro plano digamos sobrenatural. Sin embargo, como te decía antes, he intentado fusionarlos de tal manera que sean inseparables el uno del otro. A la hora de definir esta novela o encuadrarla en un género pienso que es el lector el que puede entrar en ese juego. Mi objetivo es contar buenas historias, las definiciones prefiero dejarlas en manos de otros.

Rosendo Márquez, el asesino cuya condición conoce el lector desde las primeras páginas, es un hombre respetado y aparentemente honrado que sostiene una extraña relación con la estatua de Cibeles. ¿Puedes hablarnos de él y del papel de la diosa en la trama?
Rosendo Márquez es el malvado de la novela. Es un homicida sin escrúpulos, un enfermo sexual que vive en un mundo de ensoñaciones. A la vez es un iluminado, se cree (o efectivamente es) un agente de potencias superiores. Me gustaría poder desgranar más sobre su personalidad, pero prefiero no hacerlo pensando en los lectores que no han leído el libro, y lo mismo digo sobre su relación con Cibeles. Del mismo modo que señalé que el personaje de Serena se aleja de los tópicos trillados, creo que también sucede lo mismo con Rosendo, ese pobre diablo. Títere a la vez que asesino.

En 1975 Mariana, una joven periodista, retoma el asunto e indaga en aquellos crímenes aparentemente perfectos. ¿Puedes adelantarnos algo de lo que va descubriendo que pueda cautivar al lector? 
Para el lector es Serena, la “sensitiva”, la que abre la puerta de lo desconocido, pero es Mariana la que atraviesa el umbral. Es un personaje fuerte, testarudo. Se atreve a desenterrar unos crímenes que habían quedado sin resolver treinta años atrás y lo que descubre va mucho más allá de lo que imaginaba. Posiblemente mucho más allá de lo que pueda imaginar el lector, pese a que las cartas están encima de la mesa desde el primer momento.

Decíamos al principio que Madrid es la auténtica protagonista de esta novela, ¿no? Pues creo que para Mariana nunca volverá a ser la misma; del mismo modo, espero que el lector nunca vuelva a contemplar la ciudad con la misma mirada. Todas las ciudades esconden secretos, al fin y al cabo.

Empar Fernández

Lo que dicen los dioses
Alberto Ávila Salazar
fecha de publicación:
08 de 06 de 2015
temática principal:
novela negra, thriller
número de páginas: 224
ISBN: 978-84-943582-3-4

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada