divendres, 7 de juny de 2013

Entrevista a Lluís Rueda autor de 'El columpio negro'



El experto en cine Lluís Rueda, da un paso al mundo de la ficción escrita con 'El columpio negro', una novela de ciencia ficción, situada en China, en la que nada es lo que parece, con la que consigue sorprender al lector positivamente hasta la última página. 

Xavier Borrell

¿Qué le ha llevado a iniciarse en el mundo de la literatura de ficción con este 'El columpio negro'?

Es difícil resumirlo, supongo que un cúmulo elementos. Soy crítico de cine, guionista y he trabajado casi de todo. Eso te da muchas tablas para afrontar el reto de crear una novela. Pero supongo que ese tópico de que ciertas personas llevan un escritor dentro desde muy temprana edad tiene algo de cierto. Me refiero a ese intangible que es la manera particular de interpretar lo que te rodea, esa mirada que te permite analizar todo con un esquema propio. Creo que eso me ha acompañado siempre y es fundamental, el resto es un aprendizaje que te da la buena lectura, el cine y todos los campos creativos de ficción y no ficción que vas incorporando. Bien, una novela es un espejo deformante de tus pulsiones y una manera de exorcizar tus demonios propios. Si con esa materia eres capaz de crear algo sugestivo para el lector la satisfacción es máxima.

¿Es su larga relación con la ciencia ficción, lo que le ha llevado a escribir una novela de este género?

Mi relación con la ciencia ficción no es muy obsesiva, me interesa por que es un género muy transversal que te permite desarrollar muchas ideas, te invita a no ceñirte a un esquema manido y ser más innovador. Pero lo cierto es que en general me interesa el fantástico en todas sus vertientes y estoy abierto a cualquier género que me aporte elementos para ajustar mis ideas. Ahora estoy trabajando en una nueva novela que será un giro estilístico absoluto, no me gusta anclarme en un solo género si eso significa no poder desarrollar todo el potencial del universo que manejas. Para más señas, en mi nuevo proyecto de ficción el lector hallará elementos de terror, ciencia ficción, western y comedia negra. Pero bueno, desde luego, me encanta la ciencia ficción y adoro la obra de autores como Ray Bradbury. Philip K. Dick, Fredric Brown o J. G. Ballard.

¿En que se ha inspirado para crear la historia?

Es difícil determinarlo. Me gusta pensar en 'El Columpio Negro' como una novela que explora el encaje en un universo futuro y hostil de un grupo de mujeres de naturaleza diferente. Por un lado tenemos a un muñeca inmortal, Ah-Sung, una cazadora de sintéticos, por otro a Arizona Risso y también a una ex-modelo que sufre una enfermedad degenerativa, Katsina. Son personajes femeninos que tienen una singular percepción del tiempo y de la muerte, que buscan respuestas. Creo que esta novela es un thriller con mucha acción y suspense deudor del universo de Blade Runner, pero también una manera de homenajear todo lo femenino que me ha rodeado desde la infancia, mujeres luchadoras, íntegras. Eso es una gran fuente de inspiración. Otro elemento motivador es la necesidad que tenemos todos de imaginar como será nuestra relación con el entorno en el siglo XXII, cómo viviremos, cómo afrontaremos los cambios tecnológicos, políticos, éticos... Esta novela busca reivindicar las ventajas de esos avances tecno-científicos desde una perspectiva humanista, algo que puede tener detractores. Lo asumo.

¿Por qué decidió situar la trama en el escenario tan lejano como China?

Por su tradición milenaria. Cuando la Europa de la Edad Media era un territorio oscuro e iletrado, Asia era la cuna del progreso y la cultura. Me entusiasma la historia. China, a lo largo de su historia ha sido una nación compleja y un lugar fascinante, con constantes cambios geopolíticos; desde la dinastías Qin y Han al periodo de los Tres Reinos hasta la reciente República Popular China, siempre fue un territorio efervescente y fascinante. Especular como será en el futuro China es tentador... Me gusta mucho la idea pretérita de las ciudades-estado, un concepto muy federalista del que ciertos políticos podrían aprender mucho. El Columpio Negro está ambientado en ACRAN (en las afueras de Beijín), una ciudad hipertecnificada creada con el capital que producen los sintéticos o robots esclavizados. Otra idea fascinante que maneja la novela es que la crisis de occidente, tras la desaparición de recursos naturales y la falta de valores, provoca una ola migratoria hacia Asia que conlleva cambios importantes para el territorio. Para entendernos, el estadounidense de clase media se va a China a hacer fortuna. Las distopías tienen estas cosas...

En su experiencia relacionada con el mundo del cine ¿Ha desarrollado una forma más visual de escribir?

Posiblemente. Algunos puristas de las letras odian ese tipo de 'contaminación' pero yo creo que es muy necesaria, nuestra cultura es absolutamente audiovisual. 'El Columpio Negro' es una novela muy cinematográfica en su ritmo y en su manera de exponer situaciones. Como apunta arriba yo soy guionista y posiblemente mi manera de encarar un diálogo entre personajes maneja muchos detalles que provienen de la gran pantalla.
Sería relativamente sencillo adaptar esta obra a la gran pantalla o a la televisión, así que si a algún productor le interesa... Je, je, je... La influencia del cine en la literatura aporta frescura a la misma, ritmo, recursos...

Katsina tiene una enfermedad degenerativa y empieza a ver cosas raras ¿Es esto un paso adelante a 'La ventana indiscreta’ de Hitchcock?

Es que esta novela es muy Hitchcock, hasta hay un homenaje explícito a 'Vértigo (De entre los muertos)'. Una de las cosas más bonitas que me han dicho sobre esta obra es que se trata del material ideal para que Hitchcock hiciera una espléndida película de ciencia ficción. Un piropo extraordinario. Del cineasta inglés me gusta su poderosa capacidad para concentrar universos únicos en detalles sutiles, su capacidad para utilizar la metáfora visual, su manejo único del suspense. Cierto, existen elementos de 'La ventana indiscreta', pero el filme que alimenta 'El Columpio Negro' es 'Vértigo (De entre los muertos)', una de mis películas fetiche. Creo que la estupenda Kim Novak sería un modelo de mujer extraordinario para una robot que busca personalidad propia... No puedo contar más al respecto (Ejem).

¿Piensa seguir en todas sus vertientes creativas o se va a centrar más en la literatura?

Antes apuntaba que estoy trabajando en una nueva novela, pero a la vez estoy escribiendo otro ensayo cinematográfico y de cara al año que viene hay otra idea muy sugestiva relacionada con mi faceta de analista de cine que ya está un tanto avanzada. Pienso combinar mis dos pasiones, el cine y la literatura y no descarto en el futuro otras incursiones en facetas creativas varias. Disfruto con lo que hago y hecho a faltar otras cosas que ya no puedo permitirme por que no tengo tiempo, como la radio. Pasé algunos de años de mi vida muy bonitos en Ràdio Cornellà hablando de cine, cultura, etc...  Programas como Presupost Zero o El cinema desde el galliner me han marcado mucho.

Recientemente ha ingresado en el Grupo de Aut@rs de Cornellà con el que han publicado el libro de relatos 'Ovnipresentes' ¿Cómo ve esta entidad y la reciente publicación en la que hay un relato con su firma?

Pues es una iniciativa fantástica. Yo ahora vivo en Badalona pero soy absolutamente 'cornellanenc'. Mi vínculo con la ciudad es muy emocional e integrarme dentro de este equipo de profesionales para trabajar en proyectos estimulantes me entusiasma. Mi estigma es que no puedo participar tanto como desearía pero los compañeros saben que desde la distancia pueden contar conmigo. 'Ovnipresentes' es un proyecto muy bonito en el que colaboro con el relato 'Aquelarre de tuercas', que fusiona la idea de un avistamiento ovni en Cornellá con una especulación histórico-científica en la que aparecen Jules Verne y el conde Arnau de Mercader i Zufia. Espero que esta antología ufológica funcione bien e ideemos nuevos proyectos.



El columpio negro
TYRANNOSAURUS BOOKS

 Autor: Lluís Rueda
Género: Ciencia Ficción
Páginas: 266
Formato: 148 x 210 mm. Portada a color (300 gr.) con laminado mate con solapas. Interior papel novela (80gr.) en blanco y negro.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada