dilluns, 10 de febrer de 2014

'El vampiro de Silesia' - Lorenzo Fernández Bueno


El auge del vampirismo mainstream y la decadencia del género empieza, sin lugar a dudas,  allá por 1976 con la publicación de la novela de Anne Rice Entrevista con el vampiro. Allí estaba Louis, el vampiro más lacio creado hasta entonces, para iniciar una tendencia al alza para el fin del siglo XX, la del vampiro que no desea matar, que no quiere beber sangre humana, que se quiere integrar que, en definitiva, no quiere dar miedo.

            En 1992, Francis Ford Coppola se aseguraba de que el ataúd seguía bien cerrado y firme en su sepultura convirtiendo al conde Drácula en un vampiro enamorado y sentimental. Drácula, la película, es una maravilla visual pero, por desgracia, marcó un antes y un después al retirar la mayúscula al Romanticismo y dejarlo en romanticismo a secas... abriendo el camino a escritoras como Charlaine Harris o Stephenie Meyers que, con el advenimiento del nuevo siglo, trasladaron el vampirismo del terror al porno soft.

            Por suerte, no era amor todo lo que reluce (vampiros que brillan al sol...¿dónde se ha visto?) y escritores como Kim Newman o Chuck Hogan (en colaboración con Guillermo del Toro) entre muchos otros, continúan escribiendo sobre vampiros temibles y peligrosos, comme il faut.

            La literatura patria contemporánea, reflejo de la literatura que nos llega de fuera, también a estado balanceándose entre ambas ramas del vampirismo con más o menos sed de sangre y éxito desigual...así que cada nueva publicación sobre el tema provoca que una servidora levante una ceja de expectación moderada...y esta vez la ceja a invitado a su compañera para, juntas, formar una expresión de sorpresa y cierta satisfacción: El vampiro de Silesia está pero que muy bien.

            El personaje principal, el antropólogo Maurizio Roncalli, tal vez resulta un tanto simple en su egoísmo y sus penurias, pero cuanto sucede a su alrededor me ha tenido agarrada a las tapas hasta acabar la lectura.

            Y es que cuando un equipo de arqueólogos, con un equipo vaticano pisándoles firmemente los talones, encuentran los restos de una mujer asesinada siguiendo los rasgos de un ritual de exorcismo vampírico, la cosa se pone interesante. Y Fernández Bueno no tiene ningún problema en mezclar ciencia y religión, epidemias y rituales para hacer pasar al lector un rato, si no terrorífico, la mar de entretenido.

            Sin vampiros enamorados y con secretos y mentiras en la cantidad apropiada, éste es un libro para lectores de género con sentido del humor, que agradezcan más una línea narrativa delirante que una historia de amor entre un adolescente de 300 años y la chica más pava de su instituto.

SAMEDIMANCHE

Título: El vampiro de Silesia
Autor: Lorenzo Fernández Bueno
Editorial: Minotauro
Edición: 1ª edición, diciembre de 2013
Número de páginas: 318 pp.
ISBN: 978-84-450-0171-4

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada