dilluns, 7 d’abril de 2014

Entrevista a Nacho Cabana autor de ‘La chica que llevaba una pistola en el tanga’ (Premio L'H Confidencial 2014)


Nacho Cabana, guionista reputado y escritor ha ganado el premio L'H Confidencial 2014 con esta novela dura, pero trepidante, de denuncia de tramas de trata de blancas, narcotráfico y corrupción. Relatada con unos personajes que tienen que decidir luchar contra todo con fuerza, entre Madrid y México D.F.

¿Cómo nació la historia de esta novela de mafias mexicanas en su ordenador?
No nació en un ordenador sino en una calle de la colonia Condesa de la Ciudad de México. Regresaba con mi mujer de tomar unas chelas en un bar a dos cuadras de nuestra casa, eran sobre las doce y media de la noche cuando un tipo con una gorra y una chamarra nos salió al paso y nos apuntó con un arma al tiempo que nos pedía que le diéramos todo lo que llevábamos. Mientras sentía su arma apuntándome a la cabeza y rebuscaba en mis bolsillos pensé: “aquí hay una historia”. En una ciudad en la que no sabes si vas a volver entero a casa es una ciudad donde el mal puede estar oculto detrás de cada árbol. Y que puede albergar todas las novelas negras que se te ocurran.

En esta novela vemos que todas estas redes de trata de blancas son una cadena de la que casi ningún eslabón puede escapar ¿Hay alguna solución posible?
Francamente, creo que no. La legalización de la prostitución sólo crearía prostitutas de primera (las que cotizan a Hacienda) y de segunda (las que no lo hacen y serían, por tanto, más baratas). La presión policial puede rebajar el problema así como el cierre de burdeles, la detención de proxenetas y traficantes, la penalización del cliente… También debería haber más oportunidades en los países de origen para las chicas. Dios mío, parezco una miss pidiendo la paz mundial. La trata de blancas, recordémoslo, es un problema íntimamente ligado a la emigración. Aunque la realidad hoy en día es que hay mujeres españolas a las que la crisis ha empujado a prostituirse. Lo que hizo la heroína en los 80 ahora lo están haciendo los recortes sociales.

¿Es muy común ver crímenes en México D.F. comparado con Europa?
Hombre, puedes pasar una década entera en el DF y no vivir una sola situación de peligro. Es una cuestión de suerte pero cuando pasa algo, el incidente es mucho más grave que el robo de tu cartera en el metro. Ten en cuenta que en Europa occidental no es fácil conseguir un arma y en Latinoamérica, sí. Aquí la policía es (más o menos) confiable y allí, no. En España quien comete un delito sabe que le pueden pillar, juzgar y meter en la cárcel mientras que en México el 90% de los delitos quedan impunes a pesar de que todo sospechoso es culpable hasta que se demuestre lo contrario. Las bolsas de pobreza allí son mayores que en Europa. Y cuando la gente está desesperada o quiere hacer dinero fácil, hace lo que sea.

¿Existe tramas en España de trata de similares a las de México?
Claro, el personaje de Vergasanta de mi novela está inspirado en Cabeza de cerdo, uno de los mayores proxenetas de Europa que se entregó a la policía ante el acoso de Interpol en 2012. O Igor Chernavskiy más conocido como Mark Knopfler que llegó a introducir a 8000 mujeres rusas en España. Lo que sí creo que está más controlado es todo lo relacionado con menores….

¿Se aprovechan las redes de narcotráfico y trata de blancas de la inmigración desesperada en México?
 En México, la prostitución infantil procede sobre todo de los migrantes de países centroamericanos que cruzan el país con destino a los EE.UU. Muchas veces son niños o preadolescentes a los que sus padres mandan a USA en busca de un familiar del que apenas saben más que una dirección en Los Angeles o El Paso. Y se van solos, expuestos a traficantes de personas, proxenetas, maras… Hay una película muy buena que ilustra bien este tema La vida precoz y breve de Sabina Ribas de Luis Mandoki. O La Jaula de oro de Diego Quemada-Díez.

¿Tiene la gente de México en general desconfianza hacia su policía por razones de corrupción? 
Sí. No todos los agentes de la ley son malos pero la corrupción es algo bastante generalizado. Desde el agente de tráfico que te “perdona” una multa a cambio de unos pesos (llegando incluso a darte un código que demuestra que ya has pagado para que lo muestres en caso de que otro policía te vuelva a parar el mismo día) hasta el que suelta al sospechoso de un robo a cambio de parte de su botín. Las víctimas de un delito no quieren que un policía entre a su casa por miedo a que vea los objetos de valor que tiene y se los robe o mande a alguien a hacerlo.

El protagonista en un momento de su vida tiene que decidir si colaborar con la mafia o ayudar a una chica metiéndose en problemas ¿Pretendía poner al lector en la disyuntiva de que haría él en su lugar?
Sí. Es un momento clave de la novela. ¿Qué harías si eres un taxista que se limita a llevar clientes a un burdel y cuando estás esperando fuera, del  interior del local sale una chica llena de sangre y te pide que la saques de allí? ¿Lo harías sabiendo que luego sus proxenetas pueden venir a por ti? ¿Dónde la llevas si no es recomendable ir a la policía? ¿Cómo justificarías tu justiciera acción ante una esposa celosa?

¿Qué diferencia encuentra entre escribir guiones o novelas de ficción?
Cuando escribes un guión tienes que pensar constantemente en la producción. Hay que procurar juntar localizaciones, limitar el número de secuencias con mucha figuración o complicadas de rodar porque contengan persecuciones, tiroteos… En la literatura no tienes estas barreras. Puedes llevar a tus personajes al punto del planeta tierra (o del espacio exterior) que te dé la gana, puedes meter la violencia y el sexo que te apetezca y, sobre todo, sabes que al lector le va a llegar exactamente lo que tu deseas o seas capaz de transmitirle mientras que en audiovisual esto nunca ocurre, hay docenas de intermediarios entre tú y el espectador. Por no hablar de productores cuyos únicos referentes siguen siendo “Los Roper” y “Dallas”…

¿Por qué decidió presentarse al premio LH Confidencial y cómo se siente al ganarlo?
Me animó a hacerlo Joaquín Guerrero Casasola, un escritor mexicano que ganó la primera edición con Ley Garrote al que conocí hace años en la Universidad de Salamanca y al que luego me reencontré (casualmente) trabajando en México. Él fue uno de los primeros que se leyó el manuscrito y me dio el consejo de presentarme al L´H Confidencial. Ha sido el primero y último de los concursos a los que presenté La chica que llevaba una pistola en el tanga. Y me siento muy bien, claro.

¿Cuáles son sus próximos proyectos, novela o Guión?
Si esta novela se vende bien, haré la segunda parte. Si no, me inventaré otra cosa pero quiero seguir usando la literatura para contar las historias que quiero como quiero. Tengo un agente en México que me está moviendo proyectos allá y espero encontrar financiación para dirigir mi primera película de ficción “Drive me home”. Que también se desarrolla en el DF pero muestra la otra cara de la ciudad: la urbe capaz de dejarte fascinado en cada esquina.

Xavier Borrell



La chica que llevaba una pistola en el tanga
Nacho Cabana
Roca Editorial
Premio L'H Confidencial 2014
ISBN: 978-84-9918-719-8
Páginas: 320
Precio: 17.90 €
Fecha de publicación: 20/03/2014
Formato: Bolsillo Rústica



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada