dissabte, 19 d’abril de 2014

'La extensión de mi cuerpo' - Walt Whitman


Pocos poetas poseen una voz tan personal, poderosa e influyente como Walt Whitman. Así lo afirma Juan Marqués en su presentación: «el poeta de West
Hills consiguió, sencillamente, decirlo todo. Whitman inauguró un mundo, afirmó o insinuó en él todo lo que deseaba o necesitaba afirmar o insinuar del
nuestro y después lo clausuró, obteniendo y brindándonos un producto perfecto, macizo, sin grietas. Lo que cantaba de sí mismo lo cantó de todos nosotros,
lo que dijo de América lo extendía a todos los rincones del universo».

Hablar a estas alturas de Nórdica es hablar de belleza. La editorial se ha hecho un hueco dentro de la delicadeza en el trato de autores extintos, clásicos y consagrados, con el apoyo de magníficas ilustraciones, certeras evocaciones que se suplementan a la perfección con los textos seleccionados. Personalmente ya disfruté de este savoir-faire con el libro ilustrado que dedicaron a Poe y ahora lo vuelvo a hacer con este hacia la figura de Whitman. Lo que se nos ofrece es apenas una muestra significativa del trabajo del poeta americano, una parte de lo que fue su constantemente revisada (casi hasta el día de su muerte) «Hojas de hierba». Son unos versos muy bien escogidos en los que el poeta ensalza su propia figura como reflejo de la de todos. En sí mismo expone las miserias y bondades del mundo, sus debilidades y apetitos, y así los traduce como filtro a lo que le rodea.

 Los sentimientos y emociones que producen las palabras de Whitman son en verdad encontrados. Sus versos poseen una fuerza que descoloca, que se aman y odian a un tiempo, que repugnan y atraen. Es difícil de explicar. Tiene analogías abrumadoras, bellas y aterradoras a un tiempo. Descoloca y recoloca. Y no se muerde la lengua a la hora de hablar de muerte y enfermedad, de discriminación racial o marginación social. Habla sin tapujos de la esclavitud, ese mal tan extendido en su época y también lo hace abiertamente de la sexualidad, aunque sus frases y símiles resulten ambiguos y confusos.

 Hay en estos versos señales de la homosexualidad o bisexualidad que muchos, muy controvertidamente, han tratado de adjudicar al autor. Las hay, pero son de un trazado complicado y surrealista en la mayoría de las ocasiones. Volver a leer a este autor en compañía de las coloridas ilustraciones de Kike de la Rubia, ha sido una agradable experiencia, a pesar de toda la turbación que destila. Además, un punto a favor es que se trata de una edición bilingüe, a través de la cual se puede disfrutar de la sonoridad del idioma original de las palabras de Whitman que a veces se pierden, inevitablemente, en la traducción. Un bello librito muy recomendable. Pero ¿qué digo? Cualquier edición de Nórdica siempre lo es.

Víctor Morata Cortado

La extensión de mi cuerpo
Autor: Walt Whitman
Ilustrador: Kike de la Rubia
Editorial: Nórdica Libros 
128 páginas
ISBN: 9788416112104
1ª Edición: Abril 2014

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada