divendres, 6 de febrer de 2015

'El grito de la gaviota' - Emmanuelle Laborit


Veinte años después de su edición, Seix Barral reedita el que fue primer y a día de hoy único libro de Emmanuelle Laborit (París, 1973) El grito de la gaviota para conmemorar dciha efeméride.

                Laborit nace sorda. No ha conocido en su vida otra cosa que el silencio. Para evadirse de esa prisión, Emmanuelle grita. Gritos de gaviota, dicen sus padres. Gaviota muda (mouette muette en francés, ironía fina que hace sonreír a Emmanuelle) A los siete años, Emmanuelle descubre el lenguaje de signos francés (LSF), del que casualmente a día de hoy sigue siendo su embajadora, un lenguaje que hasta 1991 no se autorizó oficialmente su uso, puesto que se trataba como una barrera para que los sordomudos pudieran hablar. A finales de la década de los setenta la comunidad sorda comenzó a militar para el reconocimiento del LS y por una educación bilingüe. Esa militancia dio sus frutos a principios de los noventa y sigue vigente casi veinticinco años después.  

                Tras descubrir el LSF, Emmanuelle se torna alegra y su mundo se abre. Pero es con la llegada de la tan problemática adolescencia cuando su vida se tambalea. Al desasosiego de la edad, se le une la rebeldía y la negativa de la sociedad a aceptar su lenguaje.

                Cuando cumple veintiún años decide explicar su vida hasta ese momento. No se le puede llamar biografía, aunque lo es, ni memorias, aunque también lo son,  El grito de la gaviota es un testimonio desgarrador, real y cruel, pero siempre esperanzador de esos años.

                Laborit cuenta sin tapujos el mundo en que le tocó vivir, un mundo diferente al nuestro, a los que tenemos el don de oír. Un mundo en el cual por ejemplo las violaciones son más sencillas ya que las víctimas no pueden pedir auxilio, un mundo en donde nada estaba pensado para ellos (por suerte a día de hoy muchos de esos problemas ya no existen, pero aún siguen encontrándose trabas en su día a día), y donde se podía contraer el sida por desinformación, ya que la información estaba pensada exclusivamente para personas con un nivel auditivo eficiente, incluso mucha población sorda desconocía la enfermedad. Desgarrador el capítulo en donde cuenta que conoció a una chica sorda de su edad que pensaba que ella era la única sorda del mundo porque sus padres jamás le informaron de la existencia de otros sordos y el gran sentimiento de culpa que tenía podía con ella.

                El grito de la gaviota representa la historia de Emmanuelle Laborit desde su nacimiento hasta su veintena (escribió el libro con veintiún años) con sus temores, su desesperación, las barreras que tuvo que saltar, los muros que tuvo que romper, la lucha que tuvo que combatir, sus dudas, sus enfados, su paso por la terrible adolescencia que acaba con la vida del más pintado sin proponérselo, pero de la cual ella supo salir victoriosa, y es también eso, una victoria, llena de dicha, de intimidades contadas, de lágrimas de alegría y de la consecución de un sueño: ser actriz, un trabajo que le valió el prestigioso premio Moliére de teatro a la revelación teatral en 1993 por la obra Les enfants du silence.

                Esperemos que tras esta reedición Laborit nos ofrezca una segunda parte de sus logros redactando esa segunda parte de su vida acaecida tras la redacción de El grito de la gaviota.

                SALVA G.

Título: El grito de la gaviota
Autor: Emmanuelle Laborit
Traducción: María José Buxó-Dulce Montesinos
Editorial: Seix Barral
Edición: 1ª edición, enero de 2015
Número de páginas: 222 pp.
I.S.B.N. 978-84-322-2424-9

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

'Banco de Sangre' - Carlos Zanón

Banco de sangre dice algo y su contrario. Como la sordidez y la ternura que su autor encontró al ver las imágenes captadas por la fotógr...