dilluns, 9 de febrer de 2015

'Barcelona, ciutat de fàbriques' - Mercè Tatjer


La nueva obra de Mercè Tatjer i Mir (Barcelona, 1942), doctora en Geografía por la Universidad de Barcelona, donde es catedrática emérita de Didáctica de las Ciencias Sociales, Barcelona, ciutat de fabriques, es un repaso exhaustivo de la obra fabril en la ciudad de Barcelona entre los siglos XVIII y XX, cuando la ciudad Condal destacaba por la proliferación de fábricas, con sus chimeneas humeantes, y sus protagonistas absolutos: emprendedores, ingenieros, técnicos, obreros y obreras (que en una época las hubo y mucho) que supieron adaptarse a los tiempos modernos mientras luchaban por mejorar sus condiciones de vida.

De entre tanta fábrica, la autora se fija en productos básicos en nuestra vida cotidiana: paraguas, chocolate, jabones, cerveza, leche y sus derivados, hielo y helados, juguetes y juegos e incluso editoriales y artes gráficas para destacar marcas concretas creadas en la ciudad.

Estructurado por capítulos donde destacan esos productos, el libro ve aumentado su interés con 192 imágenes, muchas de ellas pertenecientes a su propia época y otras realizadas por la propia autora, mientras buscaba los vestigios del pasado en la ciudad del presente.

Personalmente me veo reflejado en el capítulo de las cervezas y las bebidas gaseosas, no por mi amor  a la bebida realizada con lúpulo, si no por el hecho de vivir junto al Hospital de Sant Pau, a un paso de la isla de casas compuesta por las calles Córsega, Cartagena, Dos de maig y Roselló, allí donde en 1908 Joseph Damm y su primo Augusto Kuentzmann Damm crearon la Sociedad Anónima Damm,  junto a sus competidores Cammany y La Bohemia para competir con su principal competidor cervezas Moritz.

Solo los que vivimos cerca de dicha fábrica, sufrimos su olor, repugnante en ciertos momentos, y la humareda blanca que desprendía su chimenea, cuando quemaban uno de los ingredientes básicos para la realización de la cerveza. Tal vez sea esa la razón principal de mi odio hacia la bebida que tantas alegrías da a sus bebedores.

Por supuesto el capítulo sobre el chocolate también nos genera un interés superior al que podría generar el de los paraguas, puesto que comer chocolate es un pequeño placer, y llevar un paraguas es sinónimo de mal día.

En Barcelona, ciutat de fabriques encontraremos fábricas conocidas, como la anteriormente citada fábrica Damm, o la lechera Letona en la calle Pujades, pero también descubriremos el verdadero origen de la actual Escuela Industrial de Barcelona de la calle Urgel, inicialmente construida para albergar la fábrica de Batlló y Batlló, sucesores de Batlló Hermanos, que en 1892 ofrecieron el edificio a la Diputació de Barcelona, para inaugurar en 1914 la conocida Escola Industrial donde todos hemos estudiado (un servidor de ustedes se examinó en dicha escuela)

Barcelona, ciutat de fabriques es un paseo de dos siglos por la Barcelona fabril más exquisita, por sus creadores, que quisieron y pudieron lucir todo lo ganado con excelsas mansiones en el centro de la ciudad, un descubrimiento de todo aquello, y una búsqueda personal por parte de la autora de los pocos vestigios que se conservan a día de hoy en la ciudad (al final de capa capítulo ofrece las claves para encontrarlos), todo ello sin una pizca de nostalgia por el tiempo pasado. Simplemente presenta los hechos como ocurrieron.

Una parte importante de nuestro pasado que no debemos olvidar..

SALVA G.

Título: Barcelona, ciutat de fàbriques
Autor: Mercè Tatjer
Editorial: Albertí Editor i Ajuntament de Barcelona
Edición: 1ª edición, noviembre de 2014
Número de páginas: 223 pp.
I.S.B.N. 978-84-7246-103-1

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

'Banco de Sangre' - Carlos Zanón

Banco de sangre dice algo y su contrario. Como la sordidez y la ternura que su autor encontró al ver las imágenes captadas por la fotógr...