dijous, 12 de febrer de 2015

'Antología de relatos negros' Fiat Lux' - VV. AA.




Fiat lux es una locución latina que literalmente significa «Que se haga la luz» o «Sea la luz». tiene sus orígenes en la frase hebrea יְהִי אוֹר (yehiy 'or). La expresión proviene del tercer versículo bíblico del libro del Génesis:

1:3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

Y es el nombre de la única revista en papel que se publica regularmente dedicada única y exclusivamente al Género Negro. Poco a poco, a los incansables reporteros de la revista, se los ha ido viendo por los diversos festivales de Novela Negra que van poblando cada vez más, afortunadamente, la geografía española. Y poco a poco han ido apareciendo en sus páginas reseñas de libros y entrevistas a autores, sin discriminación, atendiendo únicamente a la calidad de los textos, independientemente de editoriales, de ventas y de cualquier otro interés que generalmente impide a muchos autores llegar a las páginas de cualquier suplemento literario ligado, como ya he dicho, a intereses que en nada tienen que ver con lo literario: chapó para ellos.

Llevan ya seis números impresos y hay que destacar la compilación y publicación de una antología de relatos negros que se ha entregado precisamente con el último número de la revista, el seis. La obra se ha publicado con la colaboración de la editorial Alrevés, de la que poco hay que decir a estas alturas, salvo que es una de las editoriales que más se ha volcado con el Género Negro en los últimos años, procurando conjugar la edición de obras de autores consagrados con la edición de novelas de nuevos autores: chapó también para ellos.

El número de ejemplares del libro, al haberse entregado con la revista, es limitado. Y los lectores de la revista, ya lo guardamos en nuestra estantería como un libro de culto, ya digo, por lo limitado de la edición y por la calidad de cada uno de los relatos, y todo por culpa de Javier Manzano, subdirector de la revista y sospechoso de haber convencido a los autores para que participasen en la antología. ¡Y qué antología!:  una recopilación de relatos negros en todas sus vertientes y subvertientes, con policías, ladrones, asesinos, quinquis y psicópatas, para componer un menú cuya degustación no les va a dejar indiferentes.

El libro lo abre Alexis Ravelo (Matar a Felipe), con un relato en el que el narrador es más culpable de lo que parece. Le sigue un cuento de Rosa Ribas (Almendras garrapiñadas) cuyo protagonista es un policía marginado por jefes y compañeros que demuestra ser más listo de lo que parece. Víctor del Árbol  (Un mal día) propone sentimientos desde las entrañas y, al igual que en sus novelas, hechos que desencadenan venganzas. Manuel Barea (Silencio) nos trae un relato lleno de cinismo para hacernos reflexionar sobre la realidad y la ficción, sobre “lo que es” y “lo que nos cuentan que es” a través de series y películas de transcursos y finales felices. Carlos Salem (La preguntita) escribe sobre un personaje histórico, tan argentino y conocido como nefasto, con ese toque suyo tan negro-surrealista. Germán Temprano (Melodía de Arrabal) nos lleva hasta a un barrio arrabalero, con quinquis y heroína. Paco Gómez Escribano (La miseria de la calle), o sea, el autor de estas líneas, propone, o sea, propongo, un relato quinqui, de barrio, en la línea de mis últimas novelas. David González (Diabluras) nos sumerge en un breve cuento un tanto surrealista que flota sobre una superficie criminal de violencia de género. Claudio Cerdán (Jade) nos lleva, al igual que lo ha hecho en sus novelas, hasta el sórdido mundo de la prostitución y las mafias. Fernando López (Cosa de hombres) nos brinda dos páginas con una brutal reflexión del narrador desde su nacimiento y con un padre nada recomendable. José Ramón Gómez Cabezas (Marta e Imabelle) nos hace recorrer los intríngulis de un triángulo amoroso hetero-lésbico-criminal que nos deja sin respiración. Jon Arretxe (Evelyn) nos transporta hasta el San Francisco habitual de sus novelas para contarnos una historia de perdedores. Luis Gutiérrez Maluenda (La importancia del vals en la sagrada institución del matrimonio) nos arrincona con un relato seco y directo de adulterio y venganza parcial. Julián Ibáñez (Vía muerta) lleva a un personaje que recuerda al de sus novelas hasta un salón para tomar el té y una copa de anís con una mujer, un salón y una función con dos actores, un cuchillo manchado de sangre, con unos guardias acechando la casa. Cierra la antología José Javier Abasolo (Cuando la obligación está antes que la devoción) con un relato hilarante en que tiene el atrevimiento de ponerse de personaje él mismo junto a un lector que propiciará un desenlace inesperado.

Como pueden ver, la antología es un muestrario de la prosa de diversos autores del género: noveles, consolidados y consagrados. Un cóctel que les va a dejar sin aliento, como si ustedes hubieran corrido una maratón por etapas. Cada etapa es un cuento. Y cada cuento lleva el ADN narrativo de su autor.

La Antología de relatos negros Fiat Lux es una recopilación de relatos y autores de lujo, como para ellos lo es, sin duda, haber sido elegidos de entre tantos buenos escritores a los que evidentemente les gustaría también estar.
Enhorabuena, por tanto, para ellos, para la revista Fiat Lux y para la editorial Alrevés.

Paco Gómez Escribano

Revista Fiat Lux: http://revistafiatlux.com

Antología de relatos negros Fiat Lux
Varios Autores
Alrevés editorial
Año 2015



1 comentari: