dijous, 7 de gener de 2016

El más antiguo premio literario, tiene la mejor de las galas (Premio Nadal y Josep Pla 2016)


Un año más me anudo la corbata y me enfundo en uno de mis mejores trajes para acudir a la gala de entrega del 72º Premio Nadal y 48º Premi Josep Pla en el Hotel Palace de Barcelona. En la entrada, me recibe la habitual alfombra roja con los cámaras esperando a las celebrities del mundo político y literario.

Justo entrar, saludo a la mujer cerebro de la gala, Alba Fité de Destino quien con su usual amabilidad, me asigna asiento en la sala de la cena y me invita a pasar al hall, donde aceitunas, patatas y cava entretienen el estómago de los invitados hasta la comida. Allí Alícia Giménez Bartlett me comenta que lo malo de ganar un premio es que no puedes firmar un contrato de cómo será la promoción del libro; Albert Lladó de La Vanguardia me hace partícipe de su nuevo futuro profesional; Gema Veiga jefa de cultura de la revista ELLE, me pone al día de sus glamourosos viajes; saludo a colegas, escritores, editores, periodistas y gente del ramo; y veo a Jordi Corominas no parar de hablar con todo el mundo; mientras se comenta que este año vamos con retraso (Quizás los políticos han estado ocupados y llegan tarde).


Una vez en la mesa coincido con Jordi Nopca del Diari Ara, el cual cada vez lleva barba más larga, dice que ya le toca cortársela, y entre otros, con los compañeros que redactan la noticia de los ganadores. Plato a plato nos van sirviendo la cena con exquisitez, hasta el momento en que Lidia Heredia de TV3 comunica el ganador del Premi Josep Pla, Lluis Foix, famoso periodista de La Vanguardia, con Aquella porta giratòria. Este explica que cuando entró en el periódico barcelonés, situado entonces en la calle Pelai, allí se fumaba y se bebía mucho… (Sin comentarios)

Esperando al siguiente premio, un periodista veterano de Ràdio Estel nos explica que antiguamente al Premio Nadal uno mismo sacaba una entrada con cena incluida, la pagaba y asistía con quien quisiera, una muy bonita práctica por desgracia perdida.

Pasamos al postre cuando viene la sorpresa con el fallo del premio gordo, encabezando el jurado Lorenzo Silva se nos comunica que el ganador es Víctor del Árbol, con La víspera de casi todo, el blackmen escritor que está arrasando en Francia.


Visiblemente emocionado, el ex mosso d’esquadra agradece al jurado un galardón con tanto prestigio y se lo dedica a sus familiares y amigos. No consigo enterarme de la sinopsis, así que tengo que acudir a la rueda de prensa, tras ver a los ganadores haciéndose la foto de rigor con políticos y directivos de Planeta.

Este año habilitan una sala más pequeña para la comparecencia con la prensa ¿Por qué será? Aunque eso no desmerece la belleza de la estancia, con unas bocetos en las paredes fascinantes. Sí que es verdad que me sorprende la de recovecos del antiguo Hotel Ritz por descubrir que me quedaban, sintiendo la sensación de ser un lugar aún más laberíntico si cabe.


Acabamos la noche en el bar subterráneo Bluesman, donde Jordi Corominas le comenta a Dolores Redondo que le gustan sus tirabuzones, por fin conozco a la agente literaria Anna Soler Pont y copio el gin tonic a Daniel Vàzquez Sallés, mientras seguimos charlando entre fotos y risas hasta la madrugada.

Xavier Borrell

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada