dissabte, 16 de juliol de 2011

Cuando cae la noche - Michael Cunningham.


Cuando cae la noche
Michael Cunningham
Lumen
Año 2011
Pag. 304
Isbn 978842641863

Michael Cunningham —ganador del premio Pulitzer por «Las Horas» en 1999— acaba de publicar en España Cuando cae la noche. Su protagonista, Peter Harris, galerista y experto en arte contemporáneo, se mueve en los ambientes más selectos de la ciudad de Nueva York: un piso magnífico en el Soho, mansiones en los barrios altos, galerías de arte... son los escenarios que rodean a Peter y a Rebeca Harris, un matrimonio acomodado de mediana edad que bien podría protagonizar una película de Woody Allen. Para acabar de componer el cuadro la pareja tiene una hija, Bea, díscola, depresiva y profundamente infeliz.
Peter Harris tiene todo lo que un hombre podría desear, una esposa con la que convive en complicidad y armonía, un presente exitoso y una pasión, el arte contemporáneo en sus diferentes manifestaciones. Sin embargo su existencia se complica cuando el hermano de Rebecca, un chico aparentemente brillante de 23 años, llega a Nueva York tras un largo historial de consumo de drogas. Ethan es un joven contradictorio que posee un físico envidiable, pero que nunca ha sabido qué hacer con su vida. Peter, cuyo hermano mayor era homosexual y murió a causa del SIDA, se siente profundamente conmovido en su presencia y llega a la conclusión de que se está enamorando del hermano de su mujer, una escultura viviente y un ser humano marcado por la fatalidad. Como en la genial “Muerte en Venecia” de Thomas Mann la pregunta que en ocasiones se formula el lector es: ¿enamorado de un hombre o enamorado de la belleza?
Las continuas referencias a artistas americanos contemporáneos y las frecuentes divagaciones ético-artísticas del protagonista lastran la novela y hacen que la historia progrese lenta y trabajosamente. Cuando cae la noche es una novela de emociones voluntariamente controladas, ambientes exquisitos y personajes extremadamente razonables. Falta de ritmo, la historia no consigue atrapar al lector. A ello contribuye que muchos elementos sin relación alguna con la trama principal interfieran fatalmente en su desarrollo.

 Empar Fernández

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada