diumenge, 11 de desembre de 2011

'El cuerpo en que nací' - Guadalupe Nettel



El cuerpo en que nací
Autora: Guadalupe Nettel
Editorial: Anagrama
196 páginas
1ª edición: octubre 2011
ISBN: 9788433972316

Tuve la suerte de asistir a un curso sobre escritura Oulipiana que Guadalupe Nettel impartía en la librería Central. Las dos tardes semanales de aquellos dos meses, guiadas por su voz afable, se convirtieron en un periodo de relax. No practiqué jamás la mencionada técnica, pero aprendí que un relato puede esconder el universo y escribir se convierte en un juego divertido cuando utilizas como herramientas la observación, la innovación y la sencillez. En literatura, menos puede ser más y los escritos de Guadalupe lo ratifican.

Con su pluma ágil, concisa y sin artificio, absorbe al lector desde el primer párrafo y con voz potente y sigilosa te invita a entrar en el mundo particular de Nettel: Claro a pesar de la turbiedad de la sociedad que retrata, global a pesar de la marginalidad, estimulante a pesar de los continuos conflictos.

En la rueda de prensa se dijo que “El cuerpo en que nací” era un desnudo integral de la autora, una autobiografía y, de hecho, empieza describiendo un defecto de nacimiento, pero, pienso que es mucho más.

“Nací con un lunar blanco, o lo que otros llaman una mancha de nacimiento, sobre la cornea de mi ojo derecho.”

Intentar escribir sobre uno mismo es difícil y a la vez liberador. Los fantasmas del pasado, volcados sobre el papel, pierden su oscuridad, liberan al autor de una carga que arrastra en solitario y si encima es capaz de crear buena literatura aportan luz a un lector que quizás comparta el peso de llevar “un lunar” en alguna parte de su cuerpo o de su alma.

“A veces, me da por dudar de toda esta historia, como si en vez de una vivencia se tratara de un relato que me he repetido a mi misma una infinidad de veces. Al pensar esto, la sensación de desconcierto se vuelve abismal e hipnótica, una suerte de precipicio existencial que me invitara a dar un salto definitivo.“

Seguramente, Guadalupe Nettel ha interiorizado en sus experiencias para dar vida a esta novela, pero las autobiografías son subjetivas, no son reales, son mezclas de recuerdos y fabulación que el tiempo ha deformado. A través de ese lunar que marcó su infancia, gusanos que se esconden en sus zapatos, amigas del alma con las que nunca llega a intercambiar diálogo, exilio, amores platónicos en plena época de revolución sexual…, la autora confiere universalidad a lo particular, demostrando una vez más que es una de las mejores escritoras contemporáneas en lengua española.

Nettel, que no abusa de las metáforas, cuando las utiliza son excelentes:

“El silencio, como la sal, es de una levedad solo aparente: en realidad, si uno deja que el tiempo lo humedezca, empieza a pesar como una especie de yunque.”

Y Guadalupe es como la sal: silenciosa y de apariencia leve. Sus escritos tienen la fuerza de un yunque que convierte al lector en un incondicional de su palabra.

GRISELDA MARTIN CARPENA

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada