dimecres, 28 de gener de 2015

'El amor me persigue, pero yo soy más rápida' - Elisabeth G. Iborra



Cuanto más quieras huir de tu destino, más se encargará éste de ponértelo de nuevo en tu camino.
No, no es un proverbio chino, ni una famosa sentencia de un aún más famoso escritor.

Es simple y llanamente, la mejor frase para explicar la sinopsis de El amor me persigue, pero yo soy más rápida, noveno libro de la periodista y escritora (por este orden) Elisabeth G. Iborra, la zaragozana de familia andaluza que vivió once años en Barcelona, y tras dar la vuelta al mundo (estuvo por Europa, Asia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y Australia entre otros muchos lugares) se instaló definitivamente en Conil de la Frontera, un pueblo perteneciente a la provincia de Cádiz.
Y qué nos cuenta El amor me persigue, pero yo soy más rápida.

Pues la historia de Mar, periodista y escritora de bestsellers (aunque solo sea uno), que harta de la vida que lleva en Barcelona, pintada como un coche, embutida en un vestido de Moschino, fardando de bohemia, e incapaz de aguantar más a los pesados gafapastas con sus pantalones de pitillo caídos, echándole su fétido aliento a las cinco de la mañana en un antro para hipsters pseudointelectualoides que la aturden hablando de una película de Haneke, decide romper con todo y largarse a un pequeño pueblo de la costa andaluza, Conil de la Frontera, para olvidarse y alejarse de todo ello.
Pretendía cambiar el ajetreo de la ciudad por la paz bucólica del pueblo. Un rincón frente al mar idílico y olvidarse del amor huyendo literalmente de los hombres.

Pero Mar no sabe que David se le cruzará en su camino. Un adonis a caballo (literalmente) que le transportará al séptimo cielo, y vivirá con él una montaña rusa de emociones tales que todo su mundo se verá trastocado por ello. Y aquello de lo que en un principio huía, le caerá encima como si de una pesada losa de mármol se tratase.

El amor me persigue, pero yo soy más rápida bien podría haber ganado el premio La Sonrisa Vertical, si éste aún se concediese (su fallo cesó en 2004) puesto que la carga erótica del relato, en ocasiones pornográfica (detalla a la perfección cada uno de los encuentros sexuales de la pareja protagonista) así lo hubiera requerido.

Divertir no lo consigue, sí que entretiene, y nos alimenta intelectualmente, aun con los extensos relatos erótico festivos que hay en él, ya que ambos personajes mantienen unas discusiones dialécticas de alto contenido intelectual.

Nosotros no vamos tan lejos, ni queremos crear polémica, pero sí seguimos asegurando que cualquier historia, ya sea en formato teatro, película, libro o narración, no deja de ser una bella historia de amor, y El amor me persigue, pero yo soy más rápida es una prueba más de ello.

Elisabeth G. Iborra sabe de lo que habla, hay mucho de ella en Mar, seguro, es imposible alejarse de tu propio personaje sin meter en él parte de tu vida, y posiblemente sea esa la mejor cualidad del libro, pensar que la protagonista es real, y que El amor me persigue, pero yo soy más rápida no deja de ser un diario, tremendamente íntimo, de su autora.

Fresco, salvaje, erótico e intelectual, así definimos El amor me persigue, pero yo soy más rápida, un libro ideal para regalar este próximo San Valentín a nuestra pareja y olvidarnos por un instante (al menos hasta que se estrena la dichosa película) de Grey sus sombras (que visto lo visto, son muy alargadas)

SALVA G.

Título: El amor me persigue, pero yo soy más rápida
Autor: Elisabeth G. Iborra
Editorial: Esencia
Edición: 1ª edición, enero de 2015
Número de páginas: 382 pp.
I.S.B.N. 978-84-08-13521-0

4 comentaris:

  1. por lo que veo si el comentario es negativo, aunque respetuoso, ya que sobre opinión no hay nada escrito, no lo publicáis... Bueno, púes insisto... Yo lo he leído y de audaz, mordaz, ameno, divertido... tiene más bien poco tirando a nada. Es pedante, presuntuoso, aburrido, predecible, lleno de contradicciones y la protagonista provoca de todo menos empatía (y con de todo me refiero a que dan ganas de pegarla como poco). No es un libro que yo recomiende ni a un enemigo, con eso lo digo todo.

    ResponElimina
  2. Todo de acuerdo menos lo de pegar a nadie

    ResponElimina
  3. jajajajajaja tienes razón Xavier, era sólo un modo de hablar, estoy en contra de la violencia

    ResponElimina
  4. El peor libro que me leido en mucho tiempo. A la protagonista se la coge manía en el primer capítulo. Muy soez y de mal gusto en algunas escenas. Lleno de topicazos... No lo recomiendo para nada

    ResponElimina