dilluns, 26 d’octubre de 2015

Entrevista a Francesc Blanco autor de ‘Proyecto XI’


Francesc Blanco publica su primera novela 'Proyecto XI' un thriller adictivo con el mundo de la literatura, la música y lo paranormal entre sus páginas.

Vemos en su biografía que usted pasó del mundo de la economía al de la escritura en poco tiempo ¿A que fue debido este cambio?
De niño leí “Cien años de soledad”.  Tras las primeras páginas, donde Gabriel García Márquez describe Macondo y nos presenta a los Buendía, decidí que algún día yo también escribiría. Pero aquello quedó allí, en el baúl de los recuerdos. Estudié económicas y desarrollé una larga trayectoria profesional en el mundo de la empresa. Muchos años después sucedió un hecho trágico: la inesperada muerte de un hermano. Si la vida es un tren en marcha, mi vagón se paró. Miré a mi alrededor, lo que vi no me gustó y entonces decidí recuperar aquel sueño de la infancia. Regresé desde Madrid, donde vivía, a Barcelona, me encerré en un piso del Ensanche y comencé Proyecto XI.

Nos hallamos ante un libro con varias dimensiones espaciales y temporales ¿Pretendía crear un universo entre realidad y ficción como un juego?
A menudo la ficción resalta la realidad. Hace años Kafka escribió un libro sobre un tipo que una mañana, al despertar, descubre que se ha convertido en un escarabajo. Parece algo descabellado, ficción en estado puro… ¿pero quién no se ha sentido como un bicho raro en algún momento de su vida? En Proyecto XI sucede algo parecido: plantea que cada libro es un mundo en si mismo al margen del lector, es decir, que cuando lo cerramos y lo dejamos en la estantería los personajes siguen vivos, haciendo cosas.

¿A quién quiere homenajear dentro del mundo de la literatura y música en la novela?
A los lectores. A aquellas personas que son capaces de dejarse llevar por las páginas impresas hasta el mundo creado por el autor. Los lectores, siempre, son lo más importante.

¿Por qué denunciar a las malas artes de los que se dedican a lo paranormal?
Porque creo que algunos fenómenos paranormales son reales. Otra cosa es que en la actualidad seamos capaces de explicarlos: lo que hoy llamamos magia algún día será científicamente demostrable. Proyecto XI comienza con un periodista, Jon Vivaldi, que pretende demostrar el fraude sobre el que se asienta el ocultismo. Sin embargo dará con algo real. Se trata, en el fondo, de la conversión de un escéptico.

¿No teme que le echen un mal de ojo los supuestos falsos parapsicólogos?
Si son falsos no podrán echarme mal de ojo.

El personaje del niño Bastian aparece en la trama dando un toque de frescor ¿En que se inspiró para este personaje?
De una forma muy metafórica, Bastian soy yo.

El Poble Sec en Barcelona es un barrio de moda por su pluralidad ¿Cómo lo ve usted que ha vivido su pasado y su presente?
El Poble Sec  sigue siendo, en su esencia, el mismo. Un barrio humilde y muy mestizo, como consecuencia de la inmigración. La cuestión es que hace cincuenta años los inmigrantes venían de Aragón o Galicia, y hoy son magrebís, americanos o subsaharianos. Para mi es lo mismo, gente que busca un futuro mejor. Y el espíritu colaboracionista sigue muy vivo con independencia de la procedencia de sus habitantes.

¿A qué viene su afición por la música clásica reflectada en el libro?
Siempre me interesó, como los libros. Aunque soy muy ecléctico, escucho y leo de todo.

Los últimos tiempos literarios nos traen thrillers en el mundo de las finanzas ¿Se ve capaz de escribir un libro sobre el tema dada su experiencia?
No, porque es un tema que no me interesa demasiado. Los conspiradores financieros se mueven por dinero y poder, lo cual los convierte en tipos muy predecibles, planos y poco interesantes como personajes. Solo soy capaz de escribir algo creíble si me apasiona, lo cual no sucede en este caso.


Xavier Borrell

Francesc Blanco
Proyecto XI
Suma Editorial
Año 2015
ISBN: 9788483657553
320 páginas 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

'Banco de Sangre' - Carlos Zanón

Banco de sangre dice algo y su contrario. Como la sordidez y la ternura que su autor encontró al ver las imágenes captadas por la fotógr...