dimecres, 14 d’octubre de 2015

'Marley estaba muerto' - Carlos Zanón



MARLEY ESTABA MUERTO, de Carlos Zanón. RBA, Serie Negra. «ESTOY EN BARCELONA. MIERDA. SIGO ESTANDO EN BARCELONA. ES MI CIUDAD PERO NO VUELVO A CASA».

En la actual Barcelona varios personajes deambulan sin rumbo compartiendo las calles sin lustre de una ciudad que ha dejado de pertenecerles. Una serie de historias que se engarzan entre sí formando el dibujo de una Navidad de dudoso fulgor, con más sombras que luces. Marley estaba muerto, una reseña. Yo no debería de estar haciendo esta reseña. Y no debería porque nadie me va a creer. Pero ahí está la vida, llena de riesgos.

 Hay que salir de la zona de confort, eso dicen los psicólogos del Facebook. Y eso hago, salgo, me aventuro. Pero, insisto, nadie me va a creer, porque los milagros no existen. Solo el 13 de mayo en Fátima, ahí, sí. Y en Navidad. Mentira. Los milagros existen, y uno de esos milagros es “Marley estaba muerto”. Lo ha escrito Carlos Zanón, ese “chico de Barcelona” como dicen las madres cuando lo ven. “Marley estaba muerto” está impreso y todo. En papel y digital.

Y digo que está impreso, porque hay tanto libro que merecería la hoguera del Ama y la Sobrina que a veces encontrar un milagro literario es eso, un milagro. Así que, lector ansioso, puedes cogerlo en tus manos, ponerte a leer después de olerlo. ¿Qué vas a encontrar? Cuentos. Cuentos de navidad. Pero no son cuentos, es una novela. No sé si me explico. Los milagros tienen ese tipo de paradojas. Son y no son. Encontrarás a Marley, que estaba muerto, pero también estaba vivo. Encontrarás al tío Noel.

Loco, por supuesto, todos lo estamos, ¿no?. A la Dolores, con sus uñas desconchadas, pintadas de rosa chicle. A la perra Luka, la del morro húmedo y los ojos suplicantes. A los pizzeros del Lord Byron, hijos de Linch, de Wagner. A Charly, el insensato. A Michael Head. A Romeo, Julieta y Ofelia, todos luchando por su trozo de corazón. A Elvis y a Carlitos. Fantasmas, los de las Navidades pasadas, presentes y futuras. A Salas-Humara, a Sir Paul, aldabones góticos, jardineros huraños como el gigante egoísta y literatura, literatura milagrosa de la que ya no se hace, porque en este mundo del noir todo tiene que ser prosaico, comprensible y venal. Carlos Zanón sale de la zona de confort y convierte la novela negra en poesía y la poesía en novela negra. Es el príncipe y el mendigo del noir,
noir que no es negro, es azul, es gris, es rojo de sangre triste, sangre de bar de serrín y de palacios rusos, de abadías inglesas y camareros que cuentan su vida y sufrirán en la última escena de la película, la que no veremos.

 Porque a lo mejor estamos como Marley, muertos en vida, o vivos en la muerte. A saber. En el mundo de los milagros literarios nunca se sabe donde podemos acabar. Pero no hay mejor forma de acabar que leyendo esta pequeña joya literaria, que necesita no una lectura, sino varias para poder apreciar todas las gemas que esconde el fango del dolor humano talladas por la pluma de Carlos Zanón. Un aviso: si no lees este libro mereces, como mínimo, un tiro en la rodilla. O dos.

 Nieves Abarca

Marley estaba muerto
 Premio Dashiell Hammett 2015
Autor: Carlos Zanón
240 páginas
ISBN: 9788490566282
RBA Serie Negra
Año 2015

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada