dissabte, 16 de març de 2013

'La soledad del corredor de fondo' - Alan Sillitoe



 Sin duda, si Alan Sillitoe (Nottingham, 1928 Londres, 2010) viviera en estos días convulsos que nos ha tocado aguantar, seguramente, como un joven más, estaría acampado día sí día también en alguna de las céntricas plazas que los Indignados toman cada cierto tiempo. No en vano él fue parte activa del famoso movimiento Angry Young Men (Jóvenes airados) junto a otros novelistas británicos como John Wain, John Braine, John Osbourne o Kingsley Amis artífices en parte también del llamado Free Cinema inglés que por supuesto llevó a la pantalla “La soledad del corredor de fondo” en 1962 por mediación de Tony Richardson.
                Utilizando el documental como base, y el neorrealismo como fondo, las historias de Sillitoe en particular y del movimiento en general, retrataban al obrero de clase trabajadora, el famoso Working class hero que predicaba John Lennon, y que tan bien conocía el propio Sillitoe. No en vano el protagonista de su primera novela, la aclamada “Sábado por la noche y domingo por la mañana”  Arthur Seaton, trabajaba al igual que su padre en la empresa de bicicletas Raleigh.
                Así que creemos que esta nueva edición de “La soledad del corredor de fondo” hecha canción con el mismo nombre por los ingleses Iron Maiden en 1987, aunque pocos lo conozcan su cantante Bruce Dickinson es un autor literario que goza de bastante fama en su país, era necesaria, tanto o más que su lectura.
                A base de pequeños relatos, siendo el principal el inicial “La soledad del corredor de fondo” y cerrando con la otra gran obra maestra del libro, como es “Declive y ocaso de Frankie Buller” Sillitoe habla sobre la insatisfacción adolescente sin aspavientos, el enfado que genera en ellos la sociedad, sin inmutarse Sillitoe mete en dedo en la llaga, lo remueve, lo saca, le echa vinagre y sal y por si eso fuera poco lo hace una y otra vez sin descanso.
                Hace medio siglo de sus historias, pero a día de hoy siguen tan vigentes como las relaciones de un padre y un hijo, dos extremos que nunca acercarán posiciones ni llegarán a entenderse.
                Tras su lectura nos damos cuenta que el rebelde ya tiene casusa para su rebeldía.
                Podríamos aventurarnos en asegurar que estos personajes son la antesala a los Punks británicos de finales de los setenta, jóvenes hartos de todo, del sistema y de la sociedad en sí. Habla de una generación, pero creo que es más que eso, puesto que generación tras generación, los jóvenes han estado airados, desencantados y llenos de dudas.
                Sí, “La soledad del corredor de fondo” dice más que el panfleto político de Stéphane Hessel.
                Esta nueva traducción a cargo de Mercedes Cebrián (Madrid, 1971) con introducción de otro joven airado como es Kiko Amat (Sant Boi, 1971) debería ser de obligada lectura para todos aquellos que se dicen indignados.

SALVA G.

Título: La soledad del corredor de fondo
Autor: Alan Silliote
Editorial: Impedimenta
Traducción: Mercedes Cebrián
Edición: 1ª edición, febrero de 2013
Número de páginas: 256  pp.
I.S.B.N. 978-84-15578-36-9

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada