dimarts, 13 d’agost de 2013

'La isla de las mariposas' - Corina Bomann


 Poco o nada se puede contar sobre la historia que esconde este emotivo y emocionante libro sin desvelar alguno de sus secretos más íntimos, pero intentaré, con la profesionalidad que me caracteriza, primero, hacer que mis palabras os hagan ir corriendo a por un ejemplar, segundo, que tras su lectura os guste tanto o más que a mí, y tercero que gracias a ellos sigáis entrando día tras día en este rincón dedicado a la cultura, esa que le falta tanto a este país.

                Diana Wagenbach es abogada. Tiene un buffet de abogados junto a su amiga Eva. Y un marido que descubre le fue infiel. Justo el mismo día en que su tía abuela Emmely enferma y debe coger un vuelo de su ciudad, Berlín, a Londres para visitarla en el hospital, de la mano de su mayordomo, el señor Green que la recoge en el aeropuerto.

                En su cama del hospital y días antes de su fallecimiento repentino, Emmely le confiesa a Diana que su familia guarda un terrible secreto y que le prometa que desenmascarará tal secreto.

                Es a partir de este momento en que comienza la auténtica aventura de su vida.

                Diana viaja a Colombo, en Ceilán, actual Sri LAnka, conocida como la isla de las mariposas, buscando descubrir el secreto de su familia fechado en 1887 cuando Henry Tremayne tuvo que dejar su Londres natal para llevar a su familia, su mujer Claudia y sus hijas Grace de diez y ocho años y Victoria de catorce a la plantación de té que había creado en dicho país su difunto hermano Richard.

                Poco a poco, pero sin pausa, y recibiendo sutiles pistas por parte del señor Green, Diana conseguirá, por supuesto, sacar a relucir el maldito secreto, que aunque en un principio solo salpica a su familia, Emmely es su tía abuela, también acabará arrollando a más gente de su alrededor (y hasta aquí puedo leer).

                Sí, estamos ante un libro más con un secreto que descifrar. Y sí, sabemos que al final del mismo conoceremos ese secreto. Para eso se escribe la novela, no? Pero no es tanto la historia en sí lo que nos atrapa, que también, sino la forma con la cuál Corina Bomann (Alemania, 1974) la cuenta.

                Debo admitir que la historia de las hermanas me atrapó desde el primer instante. La vida de Grace y Victoria en la plantación de té es arrebatadoramente emocionante. El amor que se profesan hace que nuestra inquietud crezca página tras página, para llegar a entender la razón que impulsó a esta última e enviar una carta a su hermana pidiéndole perdón.

                Pero no solo contenta con ello, Bomann nos hace aguantar la respiración con la historia paralela de Diana y su nuevo compañero de vivencias, Jonathan, su contacto, su mano derecha, su nuevo amigo y finalmente su próximo amante en su búsqueda del secreto.

                Sí, “La isla de las mariposas” podría ser una novela romántica, que lo es, sin duda el amor está presente en todos y cada uno de los poros del libro, pero también es un decálogo de cómo actuar en la vida dejando que sea tu corazón y no tu mente quien hable por ti y decida qué hacer en cada instante de tu vida.

                Leído con fruición, me atrapó desde el primer instante, tanto el amor que se profesan las hermanas, como la pasión contenida de Vikrama con Grace, hasta el déspota del señor Stockton, terrateniente sin escrúpulos para con sus trabajadores y vecino de los  Tremayne con sus plantaciones de té propias, o la pasión con la que Diana intenta por todos los medios desentrañar el secreto familiar.

                Sí, Corina Bomann nos atrapa desde la primera página, haciéndonos partícipes de su propia pasión con su escritura. Y por supuesto nos deja con ganas de bebernos un té, sin ningún tipo de opción, de Ceilán, of course.

                SALVA G.

Título: La isla de las mariposas
Autor: Corina Bomann
Traducción: Valentín Ugarte
Editorial: Maeva
Edición: 1ª edición, junio de 2013
Número de páginas: 462 pp.
I.S.B.N 978-84-15532-76-7

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada