divendres, 18 de juliol de 2014

'Fuego blanco' (Serie Pendergast 13) - Douglas Preston y Lincoln Child


Hace ciento cincuenta años, un oso aterrorizó a los habitantes de Roaring Fork, Colorado, y devoró a once mineros. Los esqueletos de ocho de las víctimas todavía se conservan en un almacén del pueblo convertido ahora en una exclusiva estación de esquí.

Hacia esta localidad se dirige Corrie Swanson, la impetuosa y rebelde protegida de Pendergast, con la intención de estudiar los restos de los mineros y utilizarlos para escribir su tesis de criminología. El primer día, el jefe de policía le presta todas las facilidades; al día siguiente, sin embargo, le informa de que ya no tiene autorización para investigar.

Encarcelada por no haber acatado tal prohibición, Corrie pide ayuda al agente especial del FBI Aloysius Pendergast. No está dispuesta a renunciar a esta investigación, sobre todo ahora que, tras haber observado las marcas de los huesos, está segura de que los mineros no murieron atrapados en las garras del legendario oso.

La aportación de Pendergast será aún más inesperada: descubrirá
una posible conexión entre la muerte de los mineros y un relato supuestamente perdido de Sherlock Holmes.”


Pendergast de mi corazón.  Es verdad que está algo bajo de moral, pero aún así, Aloysius Perndergast sigue siendo uno de los personajes más carismáticos de las novelas de acción en la actualidad. El agente del FBI, elegante, exquisito, misterioso y albino conquista los corazones allá por donde va. ¿Qué  leer sus libros es un placer culpable? Nadie lo niega. Las novelas de Douglas Preston y Lincoln Child lo son. Puro divertimento,  disfrute, como el perro en la playa haciendo agujeros y sacudiento la arena. Algunas son mejores, otras peores, algunas gustan más, otras menos, pero todas son un derroche de imaginación, un tiovivo de trepidantes aventuras negras y fantásticas.

He leído “Fuego blanco” en dos días.  Una vez haces pop, ya no hay stop. Vale que el tema del canibalismo es ya demasiado recurrente. Das una patada a una piedra y los imitadores de los colegas de isla de Robinson Crusoe te muerten un dedo. Vale que, como decía al principio, Pendergast está como Messi, un poco de bajón. Pero aún así, el libro te atrapa, te recoje y te envuelve en su trama desde el primer momento. ¿Cómo resistirse a una cena deliciosa en la que Oscar Wilde y Conan Doyle discuten sobre la drogadicción de Sherlock Holmes, entre otras cosas suculentas? ¿Cómo resistirse a un relato no canónico en el que Holmes saca sus mejores armas para descubrir el autor de un horrible y cruento crimen? No, no puedes resistirte. Tienes que dejarte ir, acompañar a Carrie Swanson, la pupila de Pendergast, en su accidentado periplo por las nevadas cumbres de Colorado donde quiere terminar su criminológica tesis doctoral, en un viejo pueblo minero convertido en una lujosa ciudad con estación de esquí, millonarios corruptos y un sádico pirómano que no tiene piedad a la hora de sembrar de cadáveres la zona.  

La forma en la que Lincoln y Child hilarán la trama de Carrie y Pendergast con el relato de Sherlock Holmes dejo que la descubran ustedes. Bastante he escrito ya sobre un libro ideal para el caluroso agosto. De acuerdo, no es historia de la literatura. Pero de vez en cuando una apetitosa hamburguesa de buey de Kobe no hace daño a nadie...

Nieves Abarca.

Fuego blanco (Serie Pendergast 13) 
Douglas Preston y Lincoln Child. 
Traducción: Pilar de la Peña Minguell
Plaza y Janés. 
isbn 9788401342042
496 páginas
Año 2014

1 comentari:

  1. No se a que sabe el buey de Kobe (ni creo que llegue a poder probarlo) pero si se a que sabe Pendergast y su sabor me gusta.
    Saludos

    ResponElimina