dilluns, 8 de juny de 2015

'Pensión Leonardo' - Rosa Ribas



Si hace unos días conocíamos de primera mano la historia de Guille, el protagonista de la última novela de Alejandro Palomas, Un hijo, con sus ocho años recién cumplidos, ahora nos toca el turno de Lali, una niña de doce años que cuenta la vida de un barrio barcelonés a mediados de los años sesenta.

La diferencia es que Eulalia, Lali, lo hace años después de que ocurrieran los hechos narrados, mientras que Guille lo escribía en tiempo real. Así que la inocencia de la niña queda escondida tras una escritura de adulto y se convierte en un hándicap difícil de superar en toda su lectura.

Rosa Ribas (Prat del Llobregat, Barcelona, 1963) retrata a la perfección aquella época, año 1965, y cuenta en escasos meses de tiempo los cambios experimentados por la protagonista, la pérdida de la inocencia, provocada por la repudia de su mejor amiga hasta el momento y por un hecho trágico que le marcará ostensiblemente y que no desvelaremos, la búsqueda de respuestas ante el mutismo de sus propios padres y hermanos mayores ante la pregunta sobre sus abuelos y el pasado familiar, así como la repentina entrada de un nuevo huésped en la famosa pensión que regenta su familia, pensión Leonardo.

A veces es mejor no conocer la historia de nuestro pasado, ni los porqués de nuestros silencios, y por supuesto, mejor no preguntar si no queremos saber la dolorosa verdad. Ojos que no ven, corazón que no siente.

El padre de Lali, abre la pensión el 20 de septiembre de 1945, dos meses después de salir libre del penal de Ocaña cuando contaba con 27 años. Ocho años después nace Eulalia, tercera de cuatro hermanos: Jaime, el mayor, Mercedes, la primera niña, y Bernardo el pequeño de ellos. Al salir, tuerto de un ojo perdido en la guerra al estar en el bando equivocado, decide viajar a Barcelona y establecerse allí junto con su vieja novia del pueblo convertida en esposa ante las negativas de su familia y comenzar una nueva vida. Luciano, cojo tras perder el pie derecho en la guerra y Peret, manco de un brazo, que regentan Comidas Luciano a tocar de la pensión Leonardo en homenaje a Leonardo DaVinci conforman el centro gravitatorio de la vida de Lali, su mundo, un mundo que se tambaleará en diversas ocasiones, pero que se mantendrá a flote hasta nuestros días.

Pensión Leonardo queda lejos de la novela negra de la autora, incluso de la fantasía de su Miss Fifty o de la novela histórica delPintor de Flandes, por mucho que Lali cuente la historia de una época, mediados de los sesenta, y de una zona concreta, el conocido barrio del Poble Sec en Barcelona, en donde nació el no menos famoso Noi del Poble Sec, Joan Manuel Serrat, en realidad cuenta los anhelos de su protagonista, que busca la respuesta a las historias que sus padres le ocultan.

Lo que no le negamos a su autora, es la facilidad con la que nos transporta a esos años, con unas pocas explicaciones, con unos pocos hechos, detallados hasta la maximización en sus palabras, así como lo que representaba ser la tercera hija de cuatro.

SALVA G.

Título: Pensión Leonardo
Autor: Rosa Ribas
Editorial: Siruela
Edición: 1ª edición, mayo de 2015
Número de páginas: 350 pp.
I.S.B.N. 978-84-16396-10-8

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada