dimecres, 8 d’octubre de 2014

Entrevista a José Javier Abasolo autor de 'Una del Oeste'



José Javier Abasolo nos presenta su nueva novela 'Una del oeste' sobre un misterioso autor de westerns fallecido en un feo crimen. Hemos intercambiado impresiones con él para saber que le llevó a esta historia y más.

¿Cómo se le ocurrió la idea de esta novela sobre un misterioso autor de novelas del oeste que es asesinado?
Tras escribir tres novelas dedicadas a la serie de Goiko, en general bastante intensas y apegadas a la realidad social de Euskal Herria, pretendía hacer algo más ligero, no en el sentido de calidad o de escritura, pero sí que fuera una historia más distendida, en la que además de la trama negra o policial el humor tuviera un peso importante, de ahí que se me ocurriese que podría ser interesante novelar el asesinato de un hombre banal y ordinario (como en realidad somos la mayoría de las personas) del que de repente se descubre, precisamente tras su asesinato, que escribía unas exitosas novelas del Oeste con seudónimo.

¿Pretende hacer una especie de homenaje a este tipo de novelas?
No era mi intención inicial, pero según iba escribiendo la novela me he dado cuenta de que recordaba con mucho cariño aquellas historias del Oeste escritas por Marcial Lafuente Estefanía, Silver Kane (el gran González Ledesma), Lou Carrigan y otros que me hicieron disfrutar de joven y adolescente, y entonces sí, entonces me di cuenta de que se merecían ese pequeño homenaje.

Esteban es un juez joven sumido en las presiones de sus superiores ¿Es su intención poner alma a un magistrado en contraposición a la frialdad con que son tratados habitualmente?
Habitualmente en mis novelas jueces y magistrados no suelen salir muy bien parados, lo admito quizás porque hace ya muchos años trabajé en un juzgado y ya se sabe lo que se dice, que ningún gran hombre lo es para su mayordomo. Pero de algún modo quise contraponer la figura de un juez joven que aún mantiene sus ganas de trabajar por la justicia, su idealismo, a la de otro tipo de magistrados que, de algún modo y por decirlo suavemente, se han dejado llevar por las circunstancias.

Hace usted durante toda la novela un ejercicio de reivindicación de la literatura ¿Cree necesario usar todas las armas en pos de conseguir que la gente lea cosas útiles?
Pues sinceramente no sabría qué decir. A mí como escritor, por supuesto, me interesa que la gente lea (y en plan egoísta, que lea mis novelas, claro), pero no sabría decir cuál es la mejor estrategia. Cada vez hay más opciones de ocio y no me parece mal que la gente pueda elegir lo que quiera. Creo que quienes luchan contra esas nuevas opciones se equivocan, lo que hay que hacer es convencer al público, con nuestro trabajo, que leer (y leernos) merece la pena.

En ocasiones sus personajes tienen diálogos de ironía difícil de coger para algunos lectores (Como cuando critica a la novela negra) ¿Teme que alguien pueda no entenderla y encuentre lecturas diferentes a lo que usted pretendía?
Mi pretensión no es ser oscuro, pero sí puede ocurrir que en algunos momentos, por deficiencia mía supongo, más que por incapacidad del lector, haya cosas que no se entiendan, pero espero que no sea algo habitual. En cuanto a que pueda haber lecturas diferentes, por mí estupendo. Cuando un libro se publica creo que, hasta cierto punto, deja de pertenecer (al menos en exclusiva) al escritor para pasar a pertenecer al lector.

Y respecto a la crítica irónioa a la novela negra, que es la que yo practico habitualmente, me parece totalmente necesaria. Creo que si no sabemos reírnos de nosotros mismos y de nuestras cosas, no tenemos derecho a reírnos de las de los demás.

¿Qué tiene de especial la ciudad de Bilbao para aparecer últimamente en muchas novelas negras como escenario?
Pues básicamente que es mi ciudad, que para mí es suficiente. Además, Bilbao no tiene por qué justificarse, tendrían que justificarse las demás ciudades por no ser Bilbao.
Pero bromas aparte, creo que cualquier ciudad, dependiendo de la imaginación del autor, puede ser escenario de una novela negra. Y en el caso de Bilbao confluyen varias circunstancias, como la de ser una ciudad en declive que poco a poco se ha ido regenerando, con sus luces y sombras, ser así mismo una ciudad con tradición empresarial y financiera, con lo que eso puede conllevar de riqueza pero también de corrupción y, como una de las ciudades más importantes de Euskadi, haber vivido en primera línea los conflictos políticos y sociales de las últimas décadas.

¿Cómo se halla la salud negra y en general escrita en el idioma de Euskadi? ¿A qué atribuye el éxito de tantos escritores de allí triunfando en el género negro y thriller?
En cuanto a escritores, tanto en euskera como en castellano cada vez se publica más y con más calidad, pero todavía muchos lectores se resisten a leer novelas negras cuyos personajes, en lugar de apellidarse Olafson o MacDonald se apellidan González o Etxeberria.
Aún así es cierto que se le está dando poco a poco la vuelta a la tortilla y cada vez se nos tiene más en cuenta, quizás porque los lectores en general y los aficionados al género en particular, están empezando a valorar de otro modo lo que antes parecía un obstáculo y les gusta ver cómo se pueden escribir novelas negras cuya referencia sea nuestra tierra y sus problemas. Problemas que, sin dejar de ser los de todo el mundo, en cada país y sociedad pueden expresarse de un modo diferente.

¿Cuáles son sus próximos proyectos literarios?
Aunque no hay fecha fija, seguramente antes de fin de año publicaré una nueva obra en la que me alejo de Bilbao (muy poco, de todos modos) porque la sitúo en Pamplona, una Pamplona hasta cierto punto inventada, ya que se trata de una ucronía, aunque también narrada en clave de género negro.

La historia transcurre en un reino de Navarra independiente y de religión oficial protestante en la época de la II Guerra Mundial. Amenazada por la España de Franco, cuya ideología es el nacionalcatolicismo y por la Francia ocupada, el asesinato del arzobispo católico complicará las cosas, ya que puede ser un pretexto para que Franco, bajo la excusa de proteger a la minoría católica, invada y se anexione el país. Y, por supuesto, la cuarta aventura de Goiko ya está en marcha.

Xavier Borrell

Una del oeste
José Javier Abasolo
Colección: Cosecha roja, 13
Formato: 135 x 205 mm
Páginas: 384
Encuadernación: Rústica
Fecha de publicación: 11-04-2014
Fecha de publicación en digital: 05-06-2014
Formato de la edición digital: EPUB
ISBN: 978-84-9746-892-3
ISBN digital (ePUB): 978-84-9746-915-9

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

'Banco de Sangre' - Carlos Zanón

Banco de sangre dice algo y su contrario. Como la sordidez y la ternura que su autor encontró al ver las imágenes captadas por la fotógr...