dimarts, 14 d’octubre de 2014

'La piel dorada' - Carla Montero



     Ante todo, es preciso advertir al posible lector de la novela que no se deje influenciar por la portada. La sugerente y etérea imagen de la bella joven sobreimpresionada sobre una foto antigua de Viena puede hacer pensar en una novela romántica más o menos convencional. Por fortuna, no es así. La autora combina la novela policíaca o de misterio, la histórica, la dramática y también la romántica para configurar un texto sólido y bien escrito en el que dominan los dos primeros estilos.

     La trama se sitúa en Viena, a principios del siglo XX, en pleno Imperio austrohúnga-ro, ciudad en la que se apiñaban unos dos millones de personas de las más diversas pro-cedencias y clases sociales y en la que había una importante presencia de artistas, espe-cialmente pintores, que solían usar modelos como inspiración de su obra, profesión me-nospreciada en esa época en la que eran confundidas malintencionadamente con las prostitutas.

     Son esas modelos precisamente las víctimas de una especie de “Jack el Destripador” vienés, cuya identidad esconde la autora hábilmente hasta las páginas finales de la nove-la, tras haber engañado al lector con varios posibles culpables.

    Los personajes están trazados de forma que se integran perfectamente en el misterio del relato. Una enigmática mujer de belleza excepcional y amante de un reputado artista, que tiene una escuela-hogar de futuras modelos; un aristócrata de gran fortuna y encanto personal con problemas psicológicos por el asesinato de su amada, al que una tía le hace las funciones de ángel de la guarda; un sorprendente policía de suaves formas y exquisi-to tacto tanto con las clases gobernantes como con los miserables, culto y que incluso sabe tocar el piano; y otros personajes secundarios que transitan sin aspavientos, sin gri-tos, casi delicadamente, para no romper un clima general de tranquilidad, elegancia, sua-vidad y  cierta languidez.

     Y eso es, precisamente, lo más sorprendente de la novela. Si se trata de asesinatos truculentos con envenenamientos, mutilaciones, torturas y ejecución final, parece que lo más apropiado serían unos personajes un poco más viscerales, nerviosos, violentos, vehementes o arrojados, lo que contribuiría a dar al relato un poco más de fuerza. No obstante, sin duda Carla Montero ha escogido deliberadamente el escenario y el período histórico del relato, buscando sumergir al lector en ese clima al que hacíamos referencia, creando una novela que no puede leerse sino pausadamente.

     Por otra parte, es evidente el excelente trabajo de investigación histórica de la autora, que permite situarse sin dificultad en la Viena imperial y conocer los ambientes artísti-cos, las relaciones sociales, la vida de la aristocracia y los métodos policiales de la época, que tendían ya a la utilización de los avances científicos sin abandonar la intuición.

     En definitiva, una novela que puede resultar entretenida, técnicamente notable y que muestra el oficio de la autora aunque no resulte recomendable para lectores que gusten de la acción, la contundencia o el ritmo literarios.
         
Emilio González Bou

LA PIEL DORADA
Carla Montero
Nº de páginas: 400 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: PLAZA & JANES EDITORES
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788401343049

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada