divendres, 9 de novembre de 2012

'La Danza de la Gaviota / La Dansa de la gavina' - Andrea Camilleri




Llego tarde a conocer al comisario Montalbano. Exactamente diecinueve novelas después. Por supuesto había oído hablar de las andanzas de este comisario lleno de bonhomía, un humor socarrón siciliano y una afición implacable por el café y los pitillos. Un homenaje a Montalbán y su Pepe Carvalho.
No soy amante en exceso de las sagas o secuelas. Pero a pesar de mi ignorancia no me ha costado lo más mínimo entrar en la vida de este personaje que a sus 57 años ha desarrollado ya una personalidad que llena cada página de esta novela, que se queda corta en otros asuntos a mi parecer. Mientras la leía, tenía la sensación de que a su autor, Camilleri, le pasa como a sus lectores: es Montalbano y el universo de personajes que le rodean en su día a día quién le interesa, y en un segundo plano está la trama y su desarrollo.

En este caso concreto, Montalbano debe lidiar con uno de los peores miedos de un policía: enfrentarse a la posible pérdida de un compañero y amigo. En algunos momentos los engranajes que hacen funcionar la trama me han resultado difíciles de creer, poco verosímiles y metidos con calzador. En otros, por el contrario, la capacidad deductiva del comisario y su sentido de la lógica me han parecido deslumbrantes. Como a su ayudante el subcomisario Mimí.

Hermosa y poética la escena que da título a la novela, la agonía y muerte de una gaviota que el comisario presencia desde su famosa casa de la playa, y preciso y muy acertado el silogismo con la tragedia que desencadena la historia. Por momentos el lenguaje te envuelve con una sencillez pasmosa, de lo más prosaico a lo más profundo de la contradictoria sociedad italiana que, a ojos de Montalbano, se merece casi todo lo que le pasa.

Algunos personajes son poco consistentes (Angela la enfermera…) y aún así, al lado de este soberbio personaje incluso ellos logran brillar, como el recepcionista que confunde todos los apellidos y habla en dialecto.

Montalbano establece algunos breves diálogos (casi siempre discusiones) con un alter ego llamado Montalbano 2, nada nuevo para los seguidores habituales de la serie.  Pero ese toque de dudas, y el momento que casi roza la mística y lo sobrenatural cuando Montalbano se acerca a la crueldad humana (soberbia la escena de la casa en la que se ha producido un horrendo crimen), le dan una profundidad al personaje extraordinaria.

Detalles humorísticos, como cuando el comisario critica la serie televisiva que hacen sobre él, o cuando el propio Camilleri se insinúa como confidente de las historias de Montalbano.
En mi opinión no he leído una gran novela policíaca de género deductivo. Pero, a cambio, he descubierto a un personaje extraordinario que, una vez leída “La Danza de la Gaviota” me obliga a volver al principio, a 1994. El primer Montalbano.

Necesito saber de dónde viene este hombre que miente y cruza los límites con una naturalidad que hace imposible molestarse con los quiebros inverosímiles de la historia. A fin de cuentas, cualquier cosa que le suceda a Salvo Montalbano es posible.

Victor del Arbol


La Danza de la Gaviota / La dansa de la Gavina 
Andrea Camilleri
Editorial Salamandra / Edicions 62
ISBN: 9788498384871 / ISBN: 9788429770919
220 pag.
Año 2012


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada