dimecres, 31 d’agost de 2011

La isla de los cazadores de pájaros - Peter May

La isla de los cazadores de pájaros
Título: “The blackhouse”
Autor: Peter May
Editorial: Grijalbo
Paginas: 398
Edición: enero de 2011
Traducción de Toni Hill Gumbao

            La isla de los cazadores de pájaros es la primera novela de Peter May, autor escocés que actualmente reside en Francia y que anteriormente había trabajado como periodista y guionista de televisión. Es además la primera entrega de una trilogía ambientada en la isla escocesa de Lewis, "The Lewis trilogy".
            Fin Macleod es un inspector de policía que acaba de perder a su hijo en un accidente de tráfico y que decide romper la relación con su mujer justo cuando su jefe le pide que se reincorpore al trabajo y se ocupe de un caso de asesinato en la isla de Lewis, lugar de nacimiento de Fin  y solitario paisaje en el que vivió hasta que escapó para estudiar en la Universidad. El muerto y buena parte de los sospechosos forman parte del paisaje humano de su infancia y no son nada buenos los recuerdos que asaltan al policía al poner el pie en la isla. Peter May nos plantea conocer en paralelo, capítulos alternos, el curso de la investigación y los sucesos que marcaron la infancia del protagonista. De la mano de Fin McLeod descubrimos el amor incondicional de Marsaili, la amistad de Artair, la brutalidad de algunos de los matones de la escuela, la indefensión de otros y la práctica ancestral de la arriesgada caza de alcatraces, “gugas”, en una isla cercana absolutamente desierta e implacablamente inhóspita. Descubrimos también algo que no debería sorprendernos, que el pasado trasciende el ayer, marca el presente y determina el futuro.
         Interesante, bien escrita y mejor construïda La isla de los cazadores de pájaros es una novela negra francamente recomendable por muchas razones: su armazón narrativo es complejo y consistente, la documentación – especialmente la referente a la caza de alcatraces- sólida y bien manejada y la trama, impecable. Los capítulos dedicados a la caza de pájaros alcanzan una intensidad memorable y resulta especialmente poderosa la sensación de desvalimiento que de ellos se desprende y que experimenta el protagonista durante su estancia en una isla absolutamente desprovista de todo, un lugar del que no se puede huir y al que viaja con la intención de participar en una matanza de alcatraces.
La isla de los cazadores de pájaros puede seducir incluso a los lectores que no sienten especial inclinación hacia la novela negra.

Empar Fernández

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada