dimecres, 8 de febrer de 2012

‘Corteo’ de Cirque du Soleil ¿Sueño o realidad?


En 'Corteo' de Cirque du Soleil vivimos el funeral de un payaso, solo que el funeral de un payaso no puede ser como los demás. Al morir, este se sumerge en un estado entre el cielo y la tierra donde los ángeles invaden el espacio visual y personajes de todas las medidas corporales campan a sus anchas haciendo piruetas. Así es este espectáculo en que la sucesión de números acrobáticos, danza y humor, crean una atmósfera mágica donde cuesta reconocer la diferencia entre realidad y ficción.

Nos ofrecen un número de lámparas en las que chicas cuelgan del escenario, el payaso muerto vuela en una cama de la que puede caer al vacío, una enana vuela por los aires colgada de unos globos, una mujer se pasea por un cable en el espacio, otro payaso gigante quiere golpear una pelota de golf con vida propia, unas pequeñas trapecistas saltan por los aires, un ciego que ha recuperado la vista quiere alcanzar el cielo con una escalera en el vacío y unos hombres demuestran su rebeldía girando en barras laterales, entre muchos números más.  

Lo más significativo del montaje es la ambientación creada mediante un escenario giratorio, un telón transparente de bello diseño, la música y la voz en directo asombrosas, en los que se van sucediendo números sin parar enlazados con actuaciones de transición con gracia de distintos niveles. La sensación de vivir una ilusión que se vive dentro de la carpa genera en el espectador la emoción de no saber si se ha vivido un sueño o la realidad, al quedar en la retina tan increíbles actuaciones en tan solo dos horas de duración. En esta ocasión se cumple el dicho de que ‘El Circo es el mayor espectáculo del mundo’, además en el caso del Circ du Soleil, también el más bello.

Xavier Borrell



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada