dijous, 1 de setembre de 2011

Entrevista a Miguel Ruiz Montañez autor de ‘El país de los espíritus’


En el país más pobre de Sudamérica, Haití, las maldiciones del los loas, el vudú, el misterio, la corrupción, la mafia, los indígenas taínos y el gran terremoto, se superponen para crear una magnífica novela de suspense y denuncia, en la que el profesor Miguel Ruiz Montañez (Málaga 1962) pone toda su pasión por esta isla tal y como hizo con el best seller ‘La tumba de Colón’ (2006) En ella un par de hermanos vuelven a su Haití natal, tras haber huido por el asesinato de su padre coincidiendo con la visita de Bill Clinton como presidente, para lograr aclarar su pasado y descubrir un misterio relacionado con malas personas que se aprovechan de las creencias populares para acometer toda clase de fechorías con la ayuda de los espíritus reinantes en el primer país que se independizó de toda América.

Xavier Borrell

¿Cómo surgió la idea de crear una novela en el entorno de un país tan pobre como Haití con el vudú como argumento principal?

A cualquier profesor visitante de universidades haitianas y dominicanas le sería difícil ignorar ese otro mundo paralelo de las almas que impregna la isla. Haití me fascinó lustros atrás, y desde entonces he trabajado en este libro que tiene todos los ingredientes  para una buena novela de misterio: magia (negra y blanca), santería, vudú… Pero ante todo Haití ponía en mis manos el elemento principal para una novela atractiva: personajes que sufren intensamente, un pueblo del que merecía la pena hablar.

¿Es Haití un país distinto al resto de sus vecinos por el hecho de ser el primero en independizarse?

Sin duda. A diferencia del resto de América Latina, no fue la aristocracia colonial la que desencadenó la independencia, si no el esclavo africano. Por eso, siempre se ha hablado de la revolución negra, que además tuvo tintes mágicos: el esclavo Macandal transformado en leyenda, la ceremonia del Bosque Caimán… Incluso en la independencia Haití fue un país peculiar.  

¿Qué hacen sus habitantes para no desmoralizase con tanta corrupción?

La corrupción está institucionalizada en muchos países del mundo a través de sus gobiernos. Pero es que en Haití no existe gobierno. El país lleva décadas viviendo de la ayuda internacional, y las tropas de la ONU patrullan las calles para conseguir un mínimo de estabilidad. Ahora, el principal reto del nuevo presidente Michel Martelly es precisamente crear ese gobierno, convertir la nación en un lugar capaz de canalizar la ayuda internacional de una forma eficiente.

¿Está el vudú muy presente en la vida cotidiana?

Sin ninguna duda. Yo he viajado mucho en mi vida, y jamás he visto un lugar como Haití. Allí nada ocurre si no es por la mediación de un espíritu, de un loa. Si caes enfermo, eso ha sido por un espíritu. Si la chica que te gusta no te hace caso, un espíritu la puede conseguir para ti… Y así en cualquier orden de la vida. Los haitianos creen en el Dios de los cristianos, pero también en los suyos propios, en esa mezcla de divinidades africanas y taínas, los indios que encontró Colón a su llegada a la Hispaniola.

¿Es diferente al que se practica en África?

Sí, el vudú haitiano es muy peculiar. La mezcla con los espíritus del lugar creó unos rituales distintos, con elementos importados de las creencias taínas, los primeros seres en desparecer de América tras la colonización. Después de 1492, no llegaron a vivir más de 40 años, y poco sabemos de ellos. Es uno de los elementos que describo en mi novela, y a lo que he dedicado años de investigación.

¿Qué papel juega la iglesia católica en las creencias populares?

Aunque parezca mentira, Puerto Príncipe es una ciudad plagada de iglesias, pero también de templos vudú. En Haití, visitar a un brujo es un acto sencillo, están por todos lados, y forma parte de la vida diaria pedirles consejo.

¿Por qué este territorio no crece al mismo ritmo que sus vecinos?

Buena pregunta. Es uno de los elementos con los que reflexiono en mi novela. Yo pienso que la falta de clases medias se ha dejado notar en el último siglo. Debido a la terrible dictadura de Papá Doc (mucho más sangriento si cabe que el dictador de la vecina República Dominicana, el Chivo que brillantemente describió Vargas Llosa) una gran parte de los haitianos con formación universitaria y con profesiones liberales huyó del país. Hoy día, hay más de un millón de haitianos en los Estados Unidos, especialmente en Miami, donde existe un populoso barrio denominado “Little Haití”. Si el nuevo presidente convence a esa clase media para que vuelva, será un revulsivo para avanzar.

En la novela los personajes se toman las desgracias como un designio divino y mucha paciencia ¿Es porque ya están curados de desgracias?

Sí, así es. Tengo numerosos amigos haitianos, con formación universitaria algunos de ellos, y todos imploran a los dioses cuando algo les pasa. Cuando llevas siglos de desgracias, la paciencia es lo único que te queda.

¿Fue el terremoto del 2010 el colmo de las desgracias?

El terremoto, que también está presente en “El país de los espíritus”, vino a agravar la situación del pueblo haitiano. De los grandes terremotos de principios de este siglo, sin duda ha sido el de Haití el más terrorífico, a pesar de no ser el de mayor magnitud. Una vez sufrida la desgracia, mucha gente cree que es un buen punto de partida para reconstruir el país, y comenzar de nuevo.

Recientemente agencias de ayuda humanitaria de Haití han denunciado la falta de recursos para continuar con las actividades de recuperación en el país y de que ya no se habla del tema…

Así es. Pero hay que tener en cuenta que hasta hace dos meses no ha habido un presidente democrático elegido por las urnas. Debido al seísmo, no fue posible celebrar las elecciones hasta comienzo de este 2011. Ahora, el presidente Martelly, que es un hombre relativamente bien preparado, de 50 años, y que pertenece a esa clase media que emigró, ha vuelto para tratar de arreglar el país. Yo tuve la oportunidad de estar con él en Madrid recientemente, en su primera visita a Europa. Sinceramente, creo que es un hombre cargado de energías. Si las encamina bien, pronto podremos ver un Haití diferente, el que todos deseamos.

El pais de los espíritus
Miguel Ruiz Montañez
Martinez Roca
Nº páginas: 512 pags
ISBN: 9788427037526
Año de edición:2011

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada