divendres, 16 de setembre de 2011

Entrevista a Alicia Misrahi autora de ‘Manual de la aprendiza de depredadora’


 En un mundo en que los singles cada vez se sienten más a gusto en su condición, la periodista y escritora especializada en amor, sexo y relaciones humanas Alicia Misrahi, invita a las mujeres a disfrutar de las relaciones con el hombre, de la cacería y de como vivir el momento amoroso de la "depredadora" con alegría y buen humor. En este libro escrito con provocación y sin complejos se incluyen toda clase de consejos y reflexiones, así como ejercicios para llevar a cabo con éxito el ataque al género masculino.  Xavier Borrell

¿Qué entendemos por mujer depredadora?

Una mujer que ha descubierto su sensualidad y su sexualidad y que se halla en un momento de su vida que quiere divertirse en lugar de buscar pareja y asegurarse un compromiso o, lo que sí es realmente dañino, obsesionarse por encontrar a alguien con quien compartir la vida y deprimirse porque no lo encuentra. La depredadora es una mujer que vive el momento y aprovecha oportunidades.
No se trata de tener sexo a tontas ni a locas, sino de convertir la seducción en un estilo de vida y saber disfrutar también de pequeños grandes momentos como una conversación pícara o un juego de miradas con un desconocido. Sin vergüenzas, sin complejos, sin manías.
No es que arremeta contra la pareja y el amor, pero sí pienso que tendríamos que ser más críticos y no confundir enamoramiento loco con amor ni pensar que la pareja nos va a dar la felicidad por arte de magia. ¡Hay otras formas de vida!
Además, ¡toda mujer debería probar el estilo de vida depredador al menos durante un mes! Y, quien sabe, igual les gusta y se quedan una larga temporada en él ;-)

¿Qué hay de cierto en la frase ‘Los hombres nunca conquistan son las mujeres las que se dejan’?

Forma parte de nuestra herencia del pasado y de una serie de mitos que perviven en el subconsciente a pesar de que las mujeres hemos cambiado y la sociedad también, aunque menos.
Creo que actualmente no es cierta porque hay muchas mujeres que no temen identificar lo que quieren y seducir. Sin embargo, está tan fuertemente imbricada en nuestro colectivo inconsciente que todavía nos fastidia la vida, en el sentido de que lo que nos sale automáticamente y lo socialmente correcto sigue siendo que los hombres tomen la iniciativa y las mujeres, receptoras de sus atenciones, usemos esas misteriosas artes femeninas para atraerlos, manipularlos y conseguir lo que queremos de ellos.  Ya sabes, la (siniestra) mano que mece la cuna…


En tu libro das consejos prácticos para ser una buena depredadora, pero también ejercicios para entrenar…

Forma parte del espíritu divertido y lúdico del libro. El objetivo de Manual de la aprendiza de depredadora no es convertirse en una superligona que siempre cobra sus piezas, sino aprender a disfrutar con la seducción, el coqueteo y la caza.
Los ejercicios son tan divertidos –y algunos tan locos- que contribuyen a que perdamos inseguridades y manías y a que, definitivamente, nos lo pasemos de muerte.

¿Qué aconsejarías a una recién separada tras mucho tiempo de vivir en pareja que quiere ser depredadora?

Primero que no se apresure y que se dé tiempo para curarse a sí misma y lo siguiente es que, sin plantearse ningún objetivo concreto, aprenda a disfrutar del coqueteo y de lo maravillosos que son los hombres, que los mire y los admire, que les hable, que les escuche, que coquetee, que disfrute de ellos… Y que nunca ligue para vengarse de los hombres, no es sano.
Mis depredadoras son divertidas, amables, ingeniosas, juguetonas y seducen o conquistan a los hombres porque les encantan, no porque tengan cuentas pendientes con ellos. Si hay un mundo maravilloso de hombres a nuestra disposición, ¿por qué tendríamos que conformarnos con uno solo?

¿Sirve lo mismo para un hombre?

Pues sí, ¿por qué no? Si todos fuéramos más naturales, divertidos y sinceros seguramente las relaciones entre sexos irían mejor.
Además, entre los separados se produce un  curioso y delicioso fenómeno: un tipo de hombres dispuestos a experimentar, divertirse y probar cosas nuevas ya sea apuntarse a un curso de cómo ligar tipo “seducción científica” o tirarse en paracaídas o… ¡hasta aprender a bailar salsa!!! Son los separados arco iris, hombres ideales para las depredadoras y para todas las mujeres que quieran vivir una relación divertida sin ataduras.

Sobre todo en el libro aconsejas desinhibición total y disfrute…

En parte, pero sobre todo lo que aconsejo es que cada una se examine a sí misma, qué quiere realmente, en qué situación de su vida está, los mitos o falsas creencias sobre el amor y las relaciones que ha podido heredar de su educación o de su entorno social y use todo lo que aprenda para vivir su vida como deseee.
El placer forma parte del camino.

Incluso aconsejas la masturbación y das consejos…

Más que consejos doy ideas porque no quiero sentar cátedra en ningún tema sino abrir muchos caminos.
Hablo de masturbación porque la masturbación femenina sigue siendo un tema bastante tabú, aunque afortunadamente es algo que está cambiando. Pienso que el disfrute del sexo y del propio cuerpo empieza por cuidarse y mimarse y la mejor forma de quererse mucho mucho es darse placer.
Si conocemos nuestro cuerpo y los resortes de nuestro placer es más fácil disfrutar con un compañero o darle las claves necesarias en el caso de que vaya un poco perdido. Además, la mejor forma de mantenerse activo sexualmente es fantasear y practicar.

En el libro recurres a los clásicos para explicar algunas cosas ¿Son fuente de referencia en temas tan antiguos como el amor?

Puede que ahora estemos tecnológicamente más avanzados, pero ya había mentes muy desarrolladas en el pasado, especialmente de mujeres que defendían su libertad y la vivían.
No podemos obviar frases que nos estimulan como “La belleza sin gracia es un anzuelo sin cebo” (Ninon de Lenclos) y frases que nos pueden ayudar a conocernos mejor y no cometer errores con los hombres como “No le digas a una mujer que es hermosa; dile que no hay ninguna otra como ella y se te abrirán todas las puertas” (Jules Renard).
Es genial ser coqueta; como decía Cocó Chanel, “la coquetería es la conquista del espíritu por los sentidos”.

Como buen manual el libro ni hace falta leerlo de principio a fin, puede cada uno coger lo que le interese o tenerlo como consulta ¿Fue esa tu intención al principio?

El título del libro es humorístico puesto que no contiene estrategias a seguir ciegamente sino reflexiones y herramientas para encontrar el propio camino.
En realidad, puede tener varias lecturas, una salteada, como comentas, en la que se investiguen o consulten diversos aspectos del amor, de las relaciones, de los hombres y de las cualidades y estrategias de las depredadoras y una lectura más profunda y continuada en la que puede entenderse como un tratado sobre el amor y las relaciones
Mi objetivo era crear un libro que resultara divertido, que desmontara muchos tópicos y que diera a las mujeres las herramientas necesarias para reflexionar y para escoger libremente cómo quieren vivir, sin tópicos ni injerencias éticas ni morales ni sociales.

Manual de la aprendiza de depredadora
Alicia Misrahi
Ediciones  Ceac
ISBN 978-84-329-2124-7
Año 2011
Pag. 272

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada