dilluns, 5 de març de 2012

Entrevista a Xulio Ricardo Trigo, autor de ‘El puerto del nuevo mundo / El port del nou mon’


Xulio Ricardo Trigo (Betanzos, A Coruña, 1959) es un escritor afincado en Tarragona. De espíritu aventurero, no duda en adaptarse a los nuevos tiempos e integrarse en las redes sociales, con lo que se ha ganado el calificativo de ‘el escritor 2.0’.
El autor nos desvela que su última novela, ‘El puerto del nuevo mundo’, surgió a partir de un artículo sobre la historia de Barcelona en el que leyó que la ciudad en el siglo XV carecía de puerto. Se trata de una obra ambientada en la Barcelona gótica, que también comprende escenarios como Montblanc o Ampurias y  en la que Xulio R. Trigo  refleja su gran pasión por el mar. “El mar, para mí, significa aventura, pero también misterio, tierras desconocidas”, nos dice.

¿Cree que la edición en castellano de su libro, escrito originalmente en catalán, mantiene toda la esencia de su obra?

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que ‘Temas de Hoy’ es una excelente editorial que lo viene demostrando día tras día. En este sentido estoy muy satisfecho con la edición que han llevado a cabo, y también con la traducción. En este caso, el hecho de ser una lengua cercana y que yo también hablo y escribo facilita mucho las cosas. Será más complicado con otras traducciones. Hace unos días me anunciaban la traducción al polaco, sin duda poco podré hacer en este caso.
Pero respondiendo tu pregunta puedo decir que no creo que se haya tergiversado lo más mínimo la esencia del libro.

¿Qué supone para usted la traducción al castellano de su libro?

Cualquier traducción a otra lengua es una gran satisfacción. El castellano es un mercado natural, los lectores son cercanos y en muchos casos compartimos sueños y escenarios. Se puede decir que es un paso adelante y que, cuando escribes, la ambición de llegar al mayor número de lectores posibles siempre ha de estar presente.

El puerto del nuevo mundo’ mezcla la recreación histórica con la novela ficticia, ¿cómo catalogaría su obra?

Las catalogaciones en novela son un asunto complejo. Está muy claro que ‘El puerto del nuevo mundo’ es una novela histórica, ya que recrea la construcción del puerto de Barcelona durante el siglo XV, pero también puede ser muchas otras cosas, certificando la naturaleza multiforme del género, como por ejemplo una novela de aprendizaje, atendiendo a ese personaje joven que es Marcel y los cambios que experimenta su vida a lo largo de la novela, o, entre otras, una novela de aventuras donde hay una búsqueda, la de la esfera perdida de Al Idrisi. En todo caso aspira a entretenir al lector y, al mismo tiempo a ofrecerle información de primera mano sobre aquella construcción tan controvertida que fue el puerto medieval.

Imagino que si muchos barceloneses desconocen cuáles fueron los inicios de la Barcelona portuaria,  con su libro abrirá un abanico de conocimientos sobre la ciudad condal a los lectores de otras comunidades de España.

La verdad es que fue muy complejo investigar la historia del puerto medieval de Barcelona. No hay demasiados estudios sobre el tema, cosa curiosa, por otra parte, ya que la ciudad está muy estudiada en su época medieval. Pero encontre libros deliciosos del siglo XIX y principios del XX, muy imaginativos, muy novelescos. Mientras tanto, tuve que ir a las fuentes, los diarios del puerto de Barcelona, aunque tampoco hay demasiada información si prescindimos de fechas y anotaciones de visitas. Una construcción como la del puerto medieval creo que puede interesar a mucha gente, fuera de su localización geográfica. Me sirve además para desgranar la historia de la arquitectura portuaria desde la antiguedad hasta el Renacimiento, sin perder de vista, naturalmente, que estamos hablando de una novela de aventuras que quiere resultar entretenida a los lectores y lectoras.

¿Por qué motivo y en qué momento decidió ambientar la novela en la segunda mitad del siglo XV?

El libro nació leyendo un artículo sobre la historia de la ciudad donde se reseñaba la inexistencia de un puerto a finales del siglo XV y como los barcos fondeaban en la playa, con la necesidad de un trabajo añadido por parte de los “bastaixos”, personas que trasladaban las mercancias a la ciudad. Era un desafío personal descubrir qué motivos podía haber para que la gran ciudad comercial del los mercaderes no tenía un puerto, como sí que lo tenían Génova, Palermo, Valencia. La realidad me hizo zambullirme en un proceso complejo, donde la dinámica de las mareas y de la arena cegaban cualquier intento.

Como he mencionado antes, ‘El puerto del nuevo mundo’ nos sitúa en la construcción del puerto de Barcelona. ¿Es un apasionado del mar?

Claro. En todo este recorrido no se puede olvidar que nací en Galicia y que durante mi infancia escuché muchas historias sobre el mar. Uno de mis tíos era capitán mercante y yo era feliz recorriendo su barco. El mar, para mi, significa aventura, pero también misterio, tierras desconocidas. Quizás por eso quise introducir también en la novela temas como la cartografía. En el siglo XV había grandes cartógrafos en el Mediterráneo ya que el oficio fue impulsado por la necesidad que tenían los poderosos de tener representaciones gráficas de los territorios que iban conquistando militar o comercialmente.

La obra también se ambienta en Montblanc y Ampurias como escenarios de paso para encontrar una antigua joya perdida.  ¿Qué le llamó la atención de estos lugares para incluirlos en la historia?

Pensaba que los personajes necesitaban respirar, que la relación entre Marcel y su maestro debía llegar a una compenetración que en Barcelona, rodeados de amigos y familiars, no era posible. Así, decidí desplazarlos en pos de la esfera perdida de Al Idrisi y si tenían que salir de Barcelona pocos sitios más adecuados para lo que quería narrar que Montblanc y Siurana. Montblanc es todavía una ciudad que conserva su apariencia medieval, con grandes monumentos de la época, como su muralla, sus iglesias, la disposición de las calles. Siurana es un pueblo por el que no ha pasado el tiempo, situado en lo alto de un risco impresionante y, además, conserva la estructura y la apariencia de un pequeño lugar perdido en las montañas. Por él parece que no ha pasado el tiempo.

En el libro también está presente el amor, ¿cree que es un ingrediente necesario para que una novela sea exitosa?

Mario Vargas Llosa, que es un gran escritor, aunque no comulgue con sus ideas políticas, siempre dice que no le interesa una novela si detrás no late una historia de amor. Creo que contesta a tu pregunta. Las novelas son realidades paralelas y, si nuestra aspiración es que los lectores y lectoras se queden a vivir en ellas por un tiempo, deben contener aquello que experimentamos con más fuerza en la vida. El amor es sin duda uno de los grandes temas de la Literatura y debe estar presente en una novela como esta.

En la obra aparecen personajes históricos reales, como el geógrafo árabe Al-Isidri o el rey Rogelio II de Sicilia. ¿Ha sido muy ardua la tarea de documentación para escribir sobre ellos?

Sí, porque no había demasiada documentación. Son personajes históricos que he tenido como referencia y que salen en el trasfondo de la novela, pero todo eso implica que yo sabía mucho más de ellos de lo que ponía en la novela, como creo debe pasar en una buena novela histórica. Por otra parte, como ya expliqué antes, su documentación fue complicada al tener que acudir a las fuentes, con las dificultades que supone. No lo he contado, pero tengo la sensación que pasé más tiempo documentándome que escribiéndola.

¿Tiene pensado elaborar próximamente una novela que se ambiente en territorio no catalán?

En principio no pienso en territorios cuando escribo. Me vienen las historias y las persigo. En este caso Cataluña me resulta muy cercana y me interesa su historia, pero nunca descarto nada, por supuesto. Hay muchas historias que me ocupan y alguna de ellas será la próxima novela, quizá pase a Cataluña o quizá no, pero es el territorio donde vivo y he encontrado mi casa, por tanto siento una devoción especial.

¿Pretende continuar con la saga de aventuras de Marcel Roqueta y Lluís Esquiva?

No. No creo que sea una saga. Cuando escribo una novela me dedico muy en cuerpo y alma y, además, sigo un proceso como de descubrimiento personal. Una segunda parte no me acabaría de interesar, com si ese recorrido ya lo hubiera hecho antes i fuera una repetición. Pero nunca se puede decir “de esta agua no beberé”, como ya sabes.

Para finalizar, de cara a los posibles lectores de ‘El puerto del nuevo mundo’, ¿qué considera que es lo que marca la diferencia en su novela respecto al resto?

No sé si sería demasiado atrevido por mi parte marcar una diferencia. Hay muchas novelas interesantes y, en último caso, depende mucho de los lectores, de sus gustos. Yo sé que es una novela sincera, que me ha costado mucho de escribir. Creo que gustará a aquellos que se lo pasen bien leyendo novela histórica, sin olvidar que mi intención también ha sido que funcione como novela de aventuras.

Laura Mas

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada